A la es­pe­ra del ali­vio

Mia - - SUMARIO - El equi­po de Mia

Mien­tras en la Cá­ma­ra de Se­na­do­res es­pe­ra turno la apro­ba­ción del uso me­di­ci­nal del can­na­bis, las ma­dres de chi­cos con epi­lep­sia re­frac­ta­ria aguar­dan pa­ra po­der su­mi­nis­trar y con­se­guir lo úni­co que da re­sul­ta­do pa­ra que es­tos ni­ños ten­gan una me­jor ca­li­dad de vi­da. Pe­ro no son las úni­cas. Dos es­pe­cia­lis­tas en do­lor, uno de ellos tam­bién en me­di­ci­na can­ná­bi­ca, con­fir­man que hay pa­cien­tes con do­lor cró­ni­co de di­fe­ren­tes orí­ge­nes y ubi­ca­cio­nes que so­lo en­cuen­tran ali­vio con el acei­te de can­na­bis. Una mu­jer con cán­cer de ma­ma cuen­ta que so­lo es­ta plan­ta me­di­ci­nal con­si­guió au­men­tar su ape­ti­to, gra­cias a lo cual, so­por­tó me­jor sus tra­ta­mien­tos e in­clu­so la me­tás­ta­sis. Por su­pues­to, el de­ba­te no es­tá ce­rra­do, mu­chos te­men que li­be­rar al can­na­bis pa­ra los en­fer­mos au­men­ta­ría el uso lú­di­co de la ma­rihua­na. Otros, sos­pe­chan que se lu­cre con el cul­ti­vo y la ven­ta. Sa­be­mos que se pue­de re­gu­lar, con­tro­lar y pre­ve­nir cuan­do hay ver­da­de­ra in­ten­ción de ha­cer­lo, que cuan­do se quie­re, se pue­de. Mien­tras dis­cu­ten, hay chi­cos y gran­des que su­fren cuan­do po­drían ver­se li­be­ra­dos de ese yu­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.