Clau­dio Cec­co­li,

Mia - - SOCIALES - Mú­si­co y au­tor de “Tie­rra sin nom­bre”

-¿A qué se de­be el tí­tu­lo de tu úl­ti­mo dis­co? -En prin­ci­pio, es el nom­bre de uno de los te­mas y re­pre­sen­ta bas­tan­te bien có­mo nos sen­ti­mos en es­te pro­yec­to. Es co­mo si es­tu­vié­ra­mos en un te­rri­to­rio muy di­fí­cil de de­fi­nir, li­te­ral­men­te ex­plo­ran­do una tie­rra sin nom­bre, co­sa que nos es­ti­mu­la en lo ar­tís­ti­co pe­ro di­fi­cul­ta bas­tan­te la elec­ción de ba­tea pa­ra las dis­que­rías. En otro de mis dis­cos, un crí­ti­co las lla­mó mú­si­cas in­cla­si­fi­ca­bles y es­toy bas­tan­te de acuer­do con esa mi­ra­da.

-¿El dúo tam­bién tra­ba­ja con esa idea de in­cla­si­fi­ca­ble? -Lo nues­tro fue siem­pre su­mar apor­tes y huir del es­que­ma, por ejem­plo, per­cu­sió­na­com­pa­ñan­te. Nos re­tro­ali­men­ta­mos en ese jue­go con­ti­nuo y los en­sa­yos son una pues­ta en prác­ti­ca de ese es­pa­cio lú­di­co más que la re­pe­ti­ción tex­tual de las mú­si­cas es­cri­tas. Hay mo­men­tos en los que la gui­ta­rra es un tam­bor más y el efecto es ca­si de dúo de per­cu­sio­nes.

-¿Te ba­sás en te­mas co­no­ci­dos por to­dos pa­ra ha­cer es­te mix en­tre mú­si­ca es­cri­ta e im­pro­vi­sa­ción o apos­tás a los tu­yos? -Des­de que sa­qué mi pri­mer dis­co so­lis­ta, "La son­ri­sa", en 2002, apos­té a to­car y gra­bar mi pro­pia mú­si­ca, con só­lo unas po­cas ex­cep­cio­nes.Al mo­men­to de arre­glar la de otros pa­ra mis pro­yec­tos, sue­lo bus­car mi­ra­das un po­co le­ja­nas a la com­po­si­ción ori­gi­nal, con lo cual en de­ter­mi­na­do, de­ci­dí in­cli­nar­me más ha­cia co­sas nue­vas. Lo de la im­pro­vi­sa­ción fue lle­gan­do de a po­co y me sien­to có­mo­do con las pro­por­cio­nes ac­tua­les: hay co­sas es­cri­tas de mo­do bas­tan­te es­tric­to, otras un po­co in­de­ter­mi­na­das y al­gu­nas que son el fru­to del mo­men­to

-¿Te es có­mo­do mez­clar al­go de jazz con te­mas de raíz fol­cló­ri­ca, tan­to ar­gen­ti­na co­mo sud­ame­ri­ca­na? -Creo que uno crea des­de su his­to­ria y las fu­sio­nes, aun­que es­ta pa­la­bra ya dé un po­co de fas­ti­dio. De he­cho, mi pun­to de vis­ta, es que no exis­te la pu­re­za en nues­tras mú­si­cas. Lo que con­si­de­ra­mos pu­ro hoy, es fru­to de fu­sio­nes de ayer y lo mis­mo pa­sa­rá con lo que con­si­de­re­mos pu­ro ma­ña­na, así que me preo­cu­po bas­tan­te po­co por eso. Mi re­co­rri­do es muy ecléc­ti­co: des­de chi­co can­to y to­co fol­clo­re, me for­mé ins­ti­tu­cio­nal­men­te en gui­ta­rra clá­si­ca y jazz, to­co tan­go ha­bi­tual­men­te y desa­rro­llé un ca­mino en la com­po­si­ción. ¡Mi vi­da es una fu­sión! Apues­to a que mis te­mas sue­nen a es­tas geo­gra­fías, pe­ro siem­pre re­cor­dan­do que so­mos ha­bi­tan­tes de una tie­rra sin nom­bre.

-¿Hay al­go que pe­se más, de cual­quier mo­do, en tu obra? - Hay un ses­go muy mar­ca­do en que las rít­mi­cas de es­ta re­gión del mun­do es­tén ex­pues­tas de una ma­ne­ra muy evi­den­te.Tu­ve la suer­te de to­car con re­fe­ren­tes muy im­por­tan­tes, tan­to del fol­clo­re co­mo del tan­go, y creo mu­cho en pa­rar­me des­de esa tra­di­ción, pe­ro no pa­ra ha­cer ar­queo­lo­gía mu­si­cal sino pa­ra que po­da­mos de­cir nues­tra pa­la­bra en es­te mo­men­to de la his­to­ria y des­de es­te pai­sa­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.