La mo­chi­la EMO­CIO­NAL

Mia - - MODA -

Cuan­do des­cu­brí los múl­ti­ples es­tu­dios cien­tí­fi­cos que nos mues­tran el po­der real de las emo­cio­nes en la crea­ción y con­fi­gu­ra­ción de nues­tra reali­dad, com­pren­dí la im­por­tan­cia de una co­rrec­ta ges­tión de las emo­cio­nes en nues­tro día a día. Nues­tros mie­dos crean enemi­gos don­de no los hay, po­nen odio don­de hay amor, eri­gen cer­cos don­de hay li­ber­tad y nos con­vier­ten en es­cla­vos de nues­tras reac­cio­nes, nues­tros sen­ti­mien­tos y nues­tras pa­la­bras.

Ob­ser­var las emo­cio­nes co­mo lo que real­men­te son- ener­gía-, me lle­vó a en­ten­der su fun­cio­na­mien­to, así co­mo la fa­ci­li­dad con la que po­de­mos des­ha­cer­nos de ellas. Me lle­vó tam­bién a en­ten­der que el cam­bio pue­de ser in­me­dia­to, que no re­quie­re de un pro­ce­so de cons­tan­cia ni de fuerza de vo­lun­tad y que el su­fri­mien­to es to­tal­men­te in­ne­ce­sa­rio en es­te ti­po de pro­ce­sos.

Acos­tum­bra­mos a pa­sar la vi­da bus­can­do com­pren­der el por­qué de nues­tras reac­cio­nes, con la creen­cia de que esa com­pren­sión nos ayu­da­rá a cam­biar. Nos han he­cho creer que en la com­pren­sión del mo­ti­vo se ha­lla la so­lu­ción, cuan­do to­do el mun­do es co­no­ce­dor de la ha­bi­tual es­te­ri­li­dad que se en­cie­rra en pro­ce­sos co­mo la psi­co­te­ra­pia.

En ma­yor o me­nor me­di­da, prác­ti­ca­men­te to­dos te­ne­mos blo­queos emo­cio­na­les. Las ex­pe­rien­cias del día a día ac­ti­van en no­so­tros un sin­fín de emo­cio­nes que de­ben ser ges­tio­na­das opor­tu­na­men­te. No ha­cer­lo nos lle­va a in­terio­ri­zar la ener­gía de di­cha emo­ción, que se que­da atra­pa­da en nues­tras cé­lu­las. Li­te­ral­men­te, nues­tras cé­lu­las se que­dan vi­bran­do en la fre­cuen­cia de di­chas emo­cio­nes. Con pos­te­rio­ri­dad, cual­quier nue­va vi­ven­cia que nos ge­ne­re una emo­ción si­mi­lar a la que que­dó atra­pa­da re­fuer­za y am­pli­fi­ca ener­gé­ti­ca­men­te di­cha emo­ción.

Múl­ti­ples es­tu­dios rea­li­za­dos por to­do el mun­do nos mues­tran el enor­me po­der que ejer­cen las emo­cio­nes so­bre nues­tro or­ga­nis­mo. Nues­tro ADN in­ter­pre­ta las fre­cuen­cias de las emo­cio­nes y res­pon­de de for­ma in­me­dia­ta. Las fre­cuen­cias ele­va­das que ca­rac­te­ri­zan a las emo­cio­nes "po­si­ti­vas", co­mo por ejem­plo la gra­ti­tud, el amor o la com­pa­sión, pro­vo­can que las hé­li­ces de ADN se des­en­ro­llen, se re­la­jen y se ex­pan­dan, y que se ac­ti­ven más có­di­gos. Por el con­tra­rio, las ba­jas fre­cuen­cias de las emo­cio­nes "ne­ga­ti­vas", co­mo la ra­bia, el mie­do, el es­trés, etc., pro­vo­can la con­trac­ción en las hé­li­ces de ADN, que se en­ro­llan so­bre sí mis­mas, se acor­tan y apa­gan va­rios de sus có­di­gos.

A efec­tos prác­ti­cos, las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas pro­vo­can una des­car­ga ener­gé­ti­ca par­cial del cuer­po, res­tán­do­le ca­pa­ci­da­des pa­ra con­tra­rres­tar otros es­tí­mu­los ne­ga­ti­vos de cual­quier ti­po que re­ci­ba o pa­ra res­ta­ble­cer la sa­lud cuan­do es­ta­mos en­fer­mos. Cuan­do una emo­ción ne­ga­ti­va per­du­ra en el tiem­po, los efec­tos so­bre la sa­lud pue­den ser de­vas­ta­do­res.

A lo lar­go de la vi­da acu­mu­la­mos en nues­tras cé­lu­las un gran nú­me­ro de pro­ble­mas emo­cio­na­les pen­dien­tes de re­sol­ver. Co­mo si de una mo­chi­la co­lo­ca­da en la es­pal­da se tra­ta­ra, va­mos echan­do den­tro to­do lo que no que­re­mos ver, to­do lo que no sa­be­mos re­sol­ver y to­do lo que no nos ve­mos ca­pa­ces de afron­tar. En esa mo­chi­la lo me­te­mos to­do, des­de pe­que­ños pro­ble­mas de nues­tra vi­da co­ti­dia­na has­ta gra­ves pro­ble­mas que apa­re­cen sú­bi­ta­men­te. Sin dar­nos cuen­ta, va­mos al­ma­ce­nan­do nues­tro do­lor, nues­tra pe­na, nues­tra im­po­ten­cia... en de­fi­ni­ti­va, to­do ti­po de blo­queos emo­cio­na­les que nos acom­pa­ñan, y que su­po­nen un gra­ve ries­go pa­ra dis­fru­tar de una vi­da ple­na y sa­lu­da­ble.

Las emo­cio­nes no re­suel­tas nun­ca mue­ren. Esas emo­cio­nes atra­pa­das que va­mos me­tien­do en la mo­chi­la se am­pli­fi­can ca­da vez que nos en­con­tra­mos an­te si­tua­cio­nes con las que re­sue­nan, lle­ván­do­nos a re­pro­du­cir de­ter­mi­na­das reac­cio­nes y com­por­ta­mien­tos con los que ha­bi­tual­men­te nos sen­ti­mos in­có­mo­dos. Afor­tu­na­da­men­te, el pro­ce­so es prác­ti­ca­men­te re­ver­si­ble a to­dos los ni­ve­les y dis­po­ne­mos de dis­tin­tas téc­ni­cas que nos per­mi­ten li­be­rar los blo­queos emo­cio­na­les de for­ma rá­pi­da, fá­cil, efec­ti­va, sin te­ner que su­frir y sin efec­tos se­cun­da­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.