Por la Lic. Mo­ra Marengo*

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN -

Cuan­do lle­ga un nue­vo hi­jo a la fa­mi­lia, es im­por­tan­te ha­blar con los her­ma­nos de ma­ne­ra cla­ra y tran­qui­la. Ex­pli­car­le al ni­ño qué va a pa­sar, cuán­do, có­mo va a ser cuan­do el her­ma­ni­to naz­ca. Los pa­dres se pue­den apo­yar con di­fe­ren­tes re­cur­sos te­nien­do en cuen­ta la edad del ni­ño y sus in­tere­ses. Por ejem­plo, se le pue­de ar­mar una his­to­ria con di­bu­jos, con­tar­le un cuen­to que na­rre el na­ci­mien­to de un her­mano, re­pre­sen­tar­lo con mu­ñe­cos; ex­pli­car de ma­ne­ra más con­cre­ta y grá­fi­ca las fe­chas, mos­trar­le fo­tos de cuan­do es­tu­vo en la pan­za de su ma­má y cuan­do era be­bi­to. El pro­ce­so de adap­ta­ción va a de­pen­der de ca­da ni­ño y es es­pe­ra­ble que mues­tre cier­ta am­bi­va­len­cia en­tre “amor-odio”. En es­tos mo­men­tos, se acon­se­ja que el adul­to mo­du­le es­ta in­ter­ac­ción y nue­vo víncu­lo, pa­ra que el ni­ño com­pren­da qué es lo que se pue­de y lo que no, de­jan­do cla­ros los lí­mi­tes y nor­mas pa­ra una me­jor con­vi­ven­cia.

Es­tra­te­gias

Ayu­dar­lo a com­pren­der la nue­va si­tua­ción fa­mi­liar que va a vi­vir y ga­ran­ti­zar­le que es­to no va a mo­di­fi­car el amor que ellos le tie­nen.

Que pue­da ex­pre­sar lo que pien­sa y sien­te pa­ra con­te­ner­lo, va­li­dar lo que le su­ce­de y ayu­dar­lo a cal­mar y re­gu­lar sus an­sie­da­des y emo­cio­nes.

Ha­cer­lo par­tí­ci­pe de di­fe­ren­tes si­tua- cio­nes que es­tén re­la­cio­na­das con el nue­vo integrante. Por ejem­plo, pen­sar po­si­bles nom­bres jun­tos, que eli­ja al­go que le gus­te pa­ra el be­bé cuan­do ha­gan las com­pras.

Si se mues­tra in­tere­sa­do en par­ti­ci­par del cui­da­do del be­bé que pue­da ayu­dar a la ma­má a rea­li­zar al­gu­nas ta­reas, te­nien­do en cuen­ta las pre­cau­cio­nes ne­ce­sa­rias. Es­to va a fo­men­tar que se re­la­cio­ne de una ma­ne­ra más po­si­ti­va y sig­ni­fi­ca­ti­va pa­ra el ni­ño.

Com­par­tir mo­men­tos de dis­fru­te en­tre los pa­dres y los her­ma­nos, in­cen­ti­van­do el nue­vo víncu­lo fra­terno.

Si el ni­ño se mues­tra muy re­sis­ten­te a in­ter­ac­tuar con el be­bé, no for­zar­lo. Res­pe­tar sus tiem­pos e in­cen­ti­var­lo de a po­co y de ma­ne­ra pro­gre­si­va a que se va­ya co­nec­tan­do con su her­ma­ni­to.

Es fun­da­men­tal e im­pres­cin­di­ble que los pa­dres en­cuen­tren un mo­men­to pa­ra in­ter­ac­tuar con su hi­jo a so­las, sin que la aten­ción es­té pues­ta en el be­bé. Que pue­da te­ner un mo­men­to de ple­na y ab­so­lu­ta aten­ción por par­te de sus pa­dres. Es­to le va a sig­ni­fi­car al ni­ño que, a pe­sar de te­ner un me­nor tiem­po dis­po­ni­ble con sus pa­dres, pue­de dis­fru­tar de ellos y de su aten­ción ex­clu­si­va por un mo­men­to, to­dos los días.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.