Hoy es un mu­seo pe­ro, a prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do, fue la puer­ta de en­tra­da a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra los in­mi­gran­tes. Mu­chos lle­ga­ron a es­tre­llas de Holly­wood pe­ro otros tan­to ja­más pu­die­ron pa­sar de allí

Mia - - LUGARES DEL MUNDO -

Uno de ca­da tres es­ta­dou­ni­den­ses pue­de lo­ca­li­zar sus raí­ces en Ellis Is­land. Pa­ra más de 12 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes, es­te is­lo­te si­tua­do en el puer­to de Nue­va York mar­có el ini­cio de una vi­da so­ña­da. Ha­ce 125 años se abrió la prin­ci­pal adua­na de Nue­vaYork, hoy con­ver­ti­da en una atrac­ción tu­rís­ti­ca.

Frank Kudrna lle­gó en 1912 pro­ce­den­te de la ciu­dad de Šar­di­ce, ac­tual­men­te che­ca, de­jan­do atrás por el mo­men­to a su mu­jer em­ba­ra­za­da, An­na, y a su hi­jo Jan. Los dos le si­guie­ron 10 años más tar­de en su via­je a Es­ta­dos Uni­dos. Ipar­hos Per­di­kis, de 16 años, lle­gó con sus pa­dres pro­ce­den­te de Chipre. En Nue­va York cam­bió su nom­bre por el de Ha­rold Pe­rris y se con­vir­tió en un cé­le­bre can­tan­te y bailador. "A es­ta her­mo­sa ciu­dad de­bo mis sue­ños", di­jo más tar­de.

Pa­ra los Kudrna, Per­di­kis y otros mi­llo­nes de per­so­nas, Ellis Is­land fue el lu­gar que cam­bió su des­tino. En 1892, se inau­gu­ró es­ta adua­na pa­ra in­mi­gran­tes, la más gran­de y ac­ti­va de Es­ta­dos Uni­dos. Pa­ra la ma­yo­ría de los que arri­ba­ron en­tre 1892 y 1954, se con­vir­tió en la "is­la de la es­pe­ran­za", el pri­mer pa­so en el nue­vo mun­do. Sin em­bar­go, a no po­cos se les de­ne­gó la en­tra­da y, pa­ra ellos, fue la "is­la de las lá­gri­mas". Di­rec­to a Holly­wood

Al­gu­nos de los que lle­ga­ron a Ellis Is­land, en su ma­yo­ría po­bres pe­ro con gran­des es­pe­ran­zas, se con­vir­tie­ron en adi­ne­ra­das es­tre­llas mun­dia­les, co­mo Johnny Weiss­mu­ller ("Tar­zán"), el có­mi­co Bob Ho­pe, el can­tan­te Ir­vin Ber­lin o la le­yen­da de Holly­wood, Cary Grant.

Ge­ne­ral­men­te, lo pri­me­ro que veían los re­cién lle­ga­dos era la Es­ta­tua de la Li­ber­tad, que do­mi­na la ve­ci­na Is­la de la Li­ber­tad. En el pa­sa­do, los na­ti­vos ame­ri­ca­nos re­co­lec­ta­ban os­tras al­re­de­dor de Ellis Is­land. En 1774, el co­mer­cian­te neo­yor­quino Sa­muel Ellis com­pró la "is­la con su mag­ní­fi­ca ubi­ca­ción" y es­ta­ble­ció en ella un lo­cal. Des­pués de su muer­te, Nue­va York y, más tar­de, Es­ta­dos Uni­dos se apro­pia­ron de la is­la pa­ra usar­la co­mo pri­sión, de­pó­si­to de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.