DA­TOS ÚTI­LES

Mia - - LUGARES DEL MUNDO -

mu­ni­cio­nes y for­ta­le­za.

Sin em­bar­go, el nú­me­ro de in­mi­gran­tes fue cre­cien­do ca­da vez más. El pe­que­ño Castle Clin­ton, si­tua­do en el ex­tre­mo sur de Man­hat­tan y que has­ta en­ton­ces se usa­ba co­mo cen­tro de in­mi­gra­ción, fue que­dan­do chi­co. El 1° de enero de 1892, se abrió en Ellis Is­land una pri­me­ra ofi­ci­na de in­mi­gra­ción he­cha de ma­de­ra que se in­cen­dió 5 años des­pués. El com­ple­jo de pie­dra que se cons­tru­yó lue­go, con sus ca­rac­te­rís­ti­cas to­rre­ci­tas ace­bo­lla­das, se ha man­te­ni­do en pie has­ta el día de hoy. Jun­to al com­ple­jo de in­mi­gra­ción, se cons­tru­yó en la is­la tam­bién un hos­pi­tal.

An­nie Moo­re y sus dos her­ma­nos, pro­ce­den­tes de Ir­lan­da, fue­ron los pri­me­ros in­mi­gran­tes en pa­sar por el nue­vo cen­tro. El pro­ce­di­mien­to de re­gis­tro, que in­cluía ins­pec­cio­nes, in­te­rro­ga­to­rios y exá­me­nes, du­ra­ba co­mo pro­me­dio en­tre 3 y 7 ho­ras. Los po­ten­cia­les in­mi­gran­tes te­nían que con­tes­tar 29 pre­gun­tas, en­tre ellas una so­bre la can­ti­dad de di­ne­ro en efec­ti­vo que lle­va­ban con­si­go. A la ma­yo­ría de los en­fer­mos se les de­ne­ga­ba la en­tra­da. En to­tal, el 3% de los re­cién lle­ga­dos fue­ron re­cha­za­dos. A Ellis Is­land se lle­ga en ferry. Los pa­sa­jes se pue­den com­prar con an­te­la­ción en la pá­gi­na web: www.sta­tue­crui­ses.com. Los fe­rries sa­len de Bat­tery Park, en el ex­tre­mo sur de Man­hat­tan. Se re­co­mien­da a los via­je­ros des­pla­zar­se en trans­por­te pú­bli­co al mue­lle por­que pue­de ser di­fí­cil en­con­trar allí un lu­gar pa­ra es­ta­cio­nar y es ca­ro.

"Mu­chas fa­mi­lias te­nían que aguan­tar aquí va­rios días o se­ma­nas", cuen­ta Mi­chael Bur­ke, di­rec­tor de la em­pre­sa de fe­rries que hoy lle­va ca­da día a cien­tos de tu­ris­tas a la is­la. "Pa­ra ellas ha­bía un hos­pi­tal en la que na­cie­ron a lo lar­go de los años 35 ni­ños, pe­ro tam­bién mu­rie­ron aquí 3.500 per­so­nas".

El re­cuer­do

Ellis Is­land ce­rró en 1954 de­bi­do a que ya no se po­día ab­sor­ber cen­tral­men­te en un so­lo lu­gar el flu­jo de in­mi­gran­tes. Ac­tual­men­te, la is­la es una de las atrac­cio­nes tu­rís­ti­cas más po­pu­la­res de Nue­vaYork, aun­que en reali­dad per­te­ne­ce en gran par­te al ve­cino es­ta­do de Nue­va Jer­sey en vir­tud de una de­ci­sión adop­ta­da en 1998 por la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia de Es­ta­dos Uni­dos tras un li­ti­gio que du­ró va­rios años.

Ac­tual­men­te, la Agen­cia de Par­ques Na­cio­na­les de Es­ta­dos Uni­dos ges­tio­na la is­la, jun­to con la ve­ci­na Is­la de la Li­ber­tad. A las rui­nas del hos­pi­tal en la par­te sur de Ellis Is­land so­lo se pue­de ac­ce­der en vi­si­tas guia­das es­pe­cia­les. La en­tra­da al mu­seo es gra­tis. Tras una am­plia re­no­va­ción, que cos­tó va­rios mi­llo­nes de dó­la­res, pa­ra re­pa­rar los da­ños cau­sa­dos por el hu­ra­cán Sandy, en 2012, el mu­seo bri­lla con un nue­vo es­plen­dor. Des­pués del pa­so del hu­ra­cán, el agua lle­ga­ba en la plan­ta ba­ja del mu­seo has­ta el te­cho.

Tan­tas per­so­nas in­mi­gra­ron a tra­vés de Ellis Is­land a Es­ta­dos Uni­dos que ca­si ca­da es­ta­dou­ni­den­se tie­ne a un an­te­pa­sa­do en su fa­mi­lia o círcu­lo de ami­gos. Los ne­xos ge­nea­ló­gi­cos pue­den ve­ri­fi­car­se fá­cil­men­te me­dian­te una bús­que­da on­li­ne en la pá­gi­na web de la is­la.Y quien quie­ra de­jar su hue­lla en la is­la pue­de man­dar gra­bar su nom­bre, a cam­bio de un do­na­ti­vo, en una pa­red fren­te al mu­seo con vis­tas al sky­li­ne de Man­hat­tan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.