Glo­ria Ca­sa­ñas,

Mia - - SOCIALES - Au­to­ra de “No­che de luna lar­ga”

-En mu­chas de tus no­ve­las apa­re­cen per­so­na­jes de his­to­rias an­te­rio­res: ¿te en­ca­ri­ñás con ellos? -Mis li­bros se fue­ron en­ca­de­nan­do sin que me lo pro­pu­sie­se. Hu­bo per­so­na­jes se­cun­da­rios que se man­tu­vie­ron en mi men­te y eso me lle­vó a con­tar una his­to­ria pa­ra ellos.Así, sin que­rer­lo, la se­rie his­tó­ri­ca for­mó una gran fa­mi­lia con al­gu­nos que atra­vie­san las no­ve­las pe­ro sin per­der la in­de­pen­den­cia, es de­cir, no se con­ti­núan unas en otras, se pue­den leer por se­pa­ra­do. “No­che de luna lar­ga” es la pri­me­ra que to­ma a un pro­ta­go­nis­ta de la se­gun­da ge­ne­ra­ción, pues Ju­lia­na Bal­car­ce es la hi­ja de la Eli­za­beth O’ Con­nor de “La maes­tra de la la­gu­na”.

-¿Por qué te gus­ta tan­to vol­ver a la his­to­ria de la in­te­gra­ción en­tre co­lo­ni­za­ción y pue­blos ori­gi­na­rios? -Me en­can­ta que Amé­ri­ca sea un con­ti­nen­te mes­ti­zo, que de la co­lo­ni­za­ción ha­ya sur­gi­do sangre nue­va y va­ria­da y que nues­tro país sea un cri­sol de cul­tu­ras di­ver­sas. Esa va­rie­dad me re­sul­ta en­ri­que­ce­do­ra, fér­til y creativa. Ade­más, hu­bo mez­cla de san­gres des­de que Co­lón pi­só es­ta tie­rra.Amé­ri­ca fue siempre el he­cho nue­vo, lo in­só­li­to, lo dis­tin­to. Eso tie­ne mu­cho va­lor y qui­zá no­so­tros no lo per­ci­bi­mos de­bi­do a que estamos in­mer­sos en esa reali­dad, pe­ro los que nos mi­ran des­de afuera, lo no­tan.

-¿Qué te pa­sa con la ma­tan­za de pue­blos ori­gi­na­rios, otro de tus te­mas re­cu­rren­tes? -A mí me in­tere­sa mu­cho el con­flic­to de ra­zas y cul­tu­ras, el cho­que que se da en­tre con­quis­ta­dor y con­quis­ta­do, pues de la cri­sis sur­ge al­go nue­vo, se mo­di­fi­can unos y otros y es un te­ma que se pro­yec­ta has­ta hoy.

-¿Cuál es la de­vo­lu­ción que te­nés de tu úl­ti­mo li­bro con­si­de­ran­do que es una his­to­ria de Navidad que se pu­bli­ca en es­te mo­men­to? -Fe­liz de ha­ber­la es­cri­to.Ado­ra­ba leer re­la­tos de Navidad du­ran­te el tiem­po pre­vio a la No­che­bue­na pa­ra ir em­pa­pán­do­me de su es­pí­ri­tu y con esa ilu­sión es­cri­bí “No­che de luna lar­ga”, pa­ra que el lec­tor pu­die­ra ha­cer lo mis­mo. Es­te li­bro me lle­na de go­zo por­que ade­más es una edi­ción pre­cio­sa, muy cui­da­da, con be­llas ilus­tra­cio­nes, ta­ma­ño per­fec­to y le­tra dis­tin­ta.

-¿Qué te gus­ta­ría que le pa­sa­ra a los lec­to­res de es­te li­bro? -Qui­sie­ra que sig­ni­fi­ca­se un mo­men­to de quie­tud, que le per­mi­tie­se re­cor­dar aque­llas Na­vi­da­des de su in­fan­cia, cuan­do era la épo­ca más linda del año.Yo me re­sis­to a per­der esa ma­gia, quie­ro guar­dar­la en el co­ra­zón, pen­sar en el sig­ni­fi­ca­do ver­da­de­ro de la Navidad, ése que nos inun­da de amor. Mu­chas co­sas ma­las su­ce­den, pe­ro tam­bién las hay bue­nas y es­tos son los pe­que­ños mi­la­gros que va­len la pe­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.