Có­mo pro­gra­mar CREEN­CIAS

Mia - - SHOPPING -

Pro­gra­mar creen­cias es muy fá­cil. To­dos lo ha­ce­mos a dia­rio sin ser cons­cien­tes de ello. Ha­cer­lo de mo­do que per­du­ren y nos con­duz­can di­rec­tos al ob­je­ti­vo, con in­de­pen­den­cia de las cir­cuns­tan­cias, re­quie­re al­go más de co­no­ci­mien­tos y ex­pe­rien­cia, no por la pro­gra­ma­ción en sí, sino por el con­te­ni­do que se desea pro­gra­mar.

Cual­quie­ra, con in­de­pen­den­cia de su ni­vel cul­tu­ral, co­no­ci­mien­tos, ex­pe­rien­cias u ori­gen, pue­de pro­gra­mar creen­cias con fa­ci­li­dad y ra­pi­dez.

Si bien es cier­to que cuan­to más ba­ja­mos la fre­cuen­cia ce­re­bral más ac­ce­so te­ne­mos a nues­tro sub­cons­cien­te, tam­bién lo es que po­de­mos pro­gra­mar creen­cias en cual­quier ni­vel de fre­cuen­cias ce­re­bra­les, in­clui­dos los ni­ve­les be­ta: pre­ci­sa­men­te en ellos acos­tum­bra­mos a rea­li­zar la gra­ba­ción es­pon­tá­nea de creen­cias, a par­tir de la ado­les­cen­cia; con an­te­rio­ri­dad a esas eda­des, el ce­re­bro de los niños fun­cio­na en fre­cuen­cias in­fe­rio­res (al­fa y ze­ta), fre­cuen­cias en las que se pro­du­ce la gra­ba­ción.

Lo pri­me­ro que de­be­mos te­ner en men­te cuan­do va­mos a pro­gra­mar cual­quier creen­cia es el efec­to que esa pro­gra­ma­ción ten­drá so­bre nues­tro cuer­po, y en es­pe­cial so­bre nues­tro ce­re­bro.

La pro­gra­ma­ción de una creen­cia com­por­ta cambios fí­si­cos. Ade­más de gra­bar­se ener­gé­ti­ca­men­te la fre­cuen­cia de di­cha creen­cia en nuestras cé­lu­las, se activan las co­ne­xio­nes neu­ro­na­les ne­ce­sa­rias pa­ra que esa creen­cia pue­da ge­ne­rar un de­ter­mi­na­do pa­trón de com­por­ta­mien­to, tal como de­mos­tró el neu­ro­cien­tí­fi­co Jef­frey Fanning. Ca­da creen­cia re­quie­re de una de­ter­mi­na­da ac­ti­va­ción neu­ro­nal en nues­tro ce­re­bro pa­ra po­der ser eje­cu­ta­da, y la sim­ple gra­ba­ción de una creen­cia ge­ne­ra di­cha ac­ti­va­ción.

Las creen­cias li­mi­tan­tes se ca­rac­te­ri­zan por es­tar aso­cia­das a ac­ti­va­cio­nes ce­re­bra­les li­mi­ta­das; cuan­do es­tas creen- cias en­tran en ac­ción, al­guno de los he­mis­fe­rios ce­re­bra­les se ha­lla par­cial o to­tal­men­te des­ac­ti­va­do.

Cuan­do pro­gra­ma­mos una o va­rias creen­cias, lo que estamos ha­cien­do real­men­te es cam­biar nues­tra fre­cuen­cia vi­bra­to­ria, al tiem­po que am­plia­mos el nú­me­ro de co­ne­xio­nes neu­ro­na­les en nues­tro ce­re­bro, in­te­gran­do ple­na­men­te am­bos he­mis­fe­rios, si­tua­ción im­pres­cin­di­ble pa­ra desa­rro­llar to­do nues­tro po­ten­cial.

Téc­ni­cas am­plia­men­te di­fun­di­das como la pro­gra­ma­ción neu­ro­lin­güís­ti­ca, el mé­to­do Sil­va, el Ho’opo­no­pono o el The­ta Hea­ling, en­tre otras, per­mi­ten, con ma­yor o me­nor fa­ci­li­dad y ra­pi­dez, lle­var a ca­bo la gra­ba­ción de cual­quier creen­cia, pe­ro to­das ellas ca­re­cen de un ele­men­to cla­ve: ga­ran­ti­zar que am­bos he­mis­fe­rios ce­re­bra­les se ha­llen ac­ti­va­dos en el mo­men­to de la gra­ba­ción.

No te­ner al­guno de los he­mis­fe­rios ce­re­bra­les ac­ti­va­dos pa­ra una de­ter­mi­na­da creen­cia com­por­ta que no se ge­ne­ren las co­ne­xio­nes neu­ro­na­les ne­ce­sa­rias pa­ra que di­cha creen­cia pue­da eje­cu­tar­se en el fu­tu­ro.

Un pro­ce­so de pro­gra­ma­ción de creen­cias del mé­to­do In­te­gra es un pro­ce­so di­se­ña­do pa­ra trans­for­mar una de­ter­mi­na­da creen­cia, o gru­po de creen­cias, a ni­vel sub­cons­cien­te, pa­ra trans­for­mar la ener­gía con la que vi­bran nuestras cé­lu­las, in­cor­po­ran­do la fre­cuen­cia de vi­bra­ción ener­gé­ti­ca de la creen­cia o creen­cias que desea­mos in­te­grar.

El re­sul­ta­do es la in­te­gra­ción ener­gé­ti­ca de la creen­cia, y al mis­mo tiem­po, la ac­ti­va­ción en el ce­re­bro de las co­ne­xio­nes neu­ro­na­les ne­ce­sa­rias en­tre los dos he­mis­fe­rios, que per­mi­tan a esa creen­cia en­trar en ac­ción de mo­do au­to­má­ti­co. En de­fi­ni­ti­va, con­sis­te en re­pro­gra­mar la men­te pa­ra desa­rro­llar el po­ten­cial que esa creen­cia nos ofre­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.