Por la Dra. Vir­gi­nia Bus­ne­lli, Mé­di­ca es­pe­cia­lis­ta en Nu­tri­ción. Di­rec­to­ra Mé­di­ca de CRENYF

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN -

El des­co­no­ci­mien­to de la gran va­rie­dad de op­cio­nes que exis­ten su­ma­do a los mi­tos que ron­dan so­bre ellos, es par­te de las du­das que se le generan a los pa­cien­tes al mo­men­to de in­cor­po­rar­los a su ali­men­ta­ción.

Los fru­tos se­cos son lla­ma­dos así por­que to­dos tie­nen una ca­rac­te­rís­ti­ca en co­mún: en su com­po­si­ción na­tu­ral, tie­nen me­nos de un 50 % de agua. Son ali­men­tos de al­to con­te­ni­do ener­gé­ti­co, ri­cos en gra­sas, en pro­teí­na, así como en oli­go­ele­men­tos. Se­gún el ti­po de fru­to se­co, tam­bién pue­den apor­tar bue­nas can­ti­da­des de vi­ta­mi­nas (so­bre to­do del gru­po B) o áci­dos gra­sos ome­ga 3. Si bien hay una gran va­rie­dad, en­tre los fru­tos se­cos más co­no­ci­dos en­con­tra­mos: al­men­dras; ave­lla­nas; cas­ta­ñas; ma­ní; nue­ces; pi­ño­nes; pis­ta­chos; se­mi­llas de ca­la­ba­za y se­mi­llas de gi­ra­sol.

Se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do re­cien­te­men­te por la Uni­ver­si­dad de Har­vard, que se su­ma a otros in­for­mes al res­pec­to, las per­so­nas que co­men fru­tos se­cos a dia­rio no só­lo me­jo­ran su con­di­ción car­día­ca sino que, ade­más, tie­nen una me­jor sa­lud y una vida más lar­ga. Gra­sas sa­lu­da­bles, ome­ga 3, fi­bra, fe­no­les ve­ge­ta­les, pro­teí­nas, vi­ta­mi­nas, minerales, fla­vo­noi­des y gran­des can­ti­da­des de an­ti­oxi­dan­tes, son al­gu­nos de los com­pues­tos que ha­cen de los fru­tos se­cos un há­bi­to sa­lu­da­ble y re­co­men­da­ble pa­ra nues­tra ali­men­ta­ción.

Los mi­tos vin­cu­la­dos al con­su­mo de los fru­tos se­cos es­tán aso­cia­dos, prin­ci­pal­men­te, a que po­seen un al­to va­lor ca­ló­ri­co. Sin em­bar­go, y con­si­de­ran­do to­dos los atri­bu­tos que los con­vier­ten en una op­ción sa­lu­da­ble, es­te es uno de esos ca­sos en los que se pue­de de­cir “que su­mar ca­lo­rías res­ta”.

Si in­cor­po­ra­mos 30 gra­mos por día (lo que ca­be en la pal­ma de una mano), dan­do va­rie­dad y tex­tu­ra a nues­tra ali­men­ta­ción, no só­lo es­ta­re­mos nu­trién­do­nos de for­ma sa­lu­da­ble y res­pon­sa­ble sino que, ade­más, es­to nos per­mi­ti­rá re­em­pla­zar otras al­ter­na­ti­vas me­nos ri­cas en pro­pie­da­des po­si­ti­vas pa­ra nues­tra sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.