En­se­ñar a emo­cio­nar­se Por Ma­tías Gia­rra­ta­na*

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN -

El tér­mino in­te­li­gen­cia emo­cio­nal fue uti­li­za­do por pri­me­ra vez, en 1990, por Pe­ter Sa­lo­vey (psi­có­lo­go so­cial) y John Ma­yer (psi­có­lo­go), quienes la de­fi­nen como Pos­te­rior­men­te, el psi­có­lo­go Da­niel Go­le­man se en­car­gó de po­pu­la­ri­zar es­te con­cep­to lle­ván­do­lo fun­da­men­tal­men­te al ám­bi­to edu­ca­ti­vo como edu­ca­ción emo­cio­nal pa­ra la vida. His­tó­ri­ca­men­te, los sis­te­mas edu­ca­ti­vos se ocu­pa­ron de desa­rro­llar ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas en los alum­nos, sin te­ner en cuen­ta los as­pec­tos emo­cio­na­les del apren­di­za­je y la mo­ti­va­ción. Hoy se ha de­mos­tra­do que a tra­vés de la edu­ca­ción emo­cio­nal se ha ob­te­ni­do una dis­mi­nu­ción con­si­de­ra­ble de los pro­ble­mas de con­duc­ta que se sus­ci­tan en los es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­ti­vos.

En es­cue­las y co­le­gios de Eu­ro­pa, como así tam­bién de nues­tro país, que se apli­can es­tos pro­gra­mas se vie­ron re­du­ci­das las si­tua­cio­nes re­la­cio­na­das con el fra­ca­so es­co­lar, el bull­ying, en­tre otras. Cuan­do un ni­ño o ado­les­cen­te co­mien­za a re­gis­trar y a com­pren­der qué emo­cio­nes son las que se ma­ni­fies­tan en su cuer­po y en su men­te, lo pri­me­ro que su­ce­de es que se ha­ce cons­cien­te de es­tas emo­cio­nes. Una vez que pue­de iden­ti­fi­car­las con un nom­bre, por ejem­plo, enojo, an­sie­dad, tris­te­za, ira, frus­tra­ción, el pa­so que si­gue es acep­tar que es­ta emo­ción o sen­ti­mien­to es­tá allí y qui­zás no pue­da ha­cer na­da con ese sen­ti­mien­to, pe­ro sí lo que pue­de ha­cer es abrir una ven­ta­na tem­po­ral en donde pue­da ob­ser­var­se en es­ta si­tua­ción y ele­gir cuál es la ac­ti­tud que pue­de to­mar. Es­te pro­ce­di­mien­to los in­vi­ta a re­fle­xio­nar an­tes de pa­sar di­rec­ta­men­te a la ac­ción que, mu­chas ve­ces, sue­le ser vio­len­ta, no so­la­men­te fí­si­ca sino de to­do ti­po. Las es­cue­las son el ám­bi­to ideal pa­ra apli­car es­te ti­po de pro­gra­mas ya que se ha­ce ne­ce­sa­rio que es­te apren­di­za­je emo­cio­nal se reali­ce des­de pe­que­ño. Cuan­to an­tes po­da­mos en­se­ñar­les a los niños cuá­les son las emo­cio­nes que es­tá sin­tien­do y có­mo ca­na­li­zar­las sa­lu­da­ble­men­te, más cer­ca se es­ta­rá de lo­grar una me­jor con­vi­ven­cia en­tre to­dos. És­ta es la ver­da­de­ra pre­ven­ción con­tra to­do ti­po de vio­len­cia. Exis­ten cin­co gran­des ca­pa­ci­da­des que las per­so­nas de­ben apren­der: Au­to­con­cien­cia Au­to­rre­gu­la­ción Mo­ti­va­ción Em­pa­tía Des­tre­zas so­cia­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.