To­mar de más y pa­sar­la mal al día si­guien­te es otro de los ri­tua­les de las Fies­tas de fin de año.Tam­bién los con­se­jos: usá hie­lo, no mez­cles, to­má agua. En ver­dad, la ma­yo­ría no tie­ne sus­ten­to y, por eso, lo me­jor es aten­der a los es­pe­cia­lis­tas

Mia - - SALUD -

La re­sa­ca apa­re­ce como con­se­cuen­cia de los pro­ce­sos me­ta­bó­li­cos del hí­ga­do, los efec­tos diu­ré­ti­cos del al­cohol y la dis­mi­nu­ción del azú­car en sangre, con sín­to­mas como sen­sa­ción de ma­reo, ma­les­tar ge­ne­ral y fal­ta de con­cen­tra­ción. Se­gún va­rios es­tu­dios, pro­vo­ca mi­llo­nes de pe­sos en pér­di­das en to­do el mun­do a cau­sa del au­sen­tis­mo la­bo­ral y más del 77% de los con­su­mi­do­res de al­cohol la han su­fri­do en di­ver­sas oca­sio­nes.

El ex­ten­di­do im­pac­to de la re­sa­ca so­bre la po­bla­ción adul­ta ha ge­ne­ra­do la bús­que­da de di­ver­sos mé­to­dos pa­ra pre­ve­nir­la y tra­tar­la, mu­chos de ellos de es­ca­so ri­gor mé­di­co, ge­ne­ran­do un alu­vión de mi­tos al res­pec­to. A con­ti­nua­ción, se de­ta­llan los más po­pu­la­res con­tras­ta­dos con la evi­den­cia cien­tí­fi­ca:

FAL­SO. La in­ges­ta de be­bi­das al­cohó­li­cas so­la­men­te pue­de agra­var el cua­dro. Ca­be des­ta­car que, a ve­ces, en per­so­nas al­cohó­li­cas se generan sín­to­mas pa­re­ci­dos a los de la re­sa­ca a raíz del sín­dro­me de abs­ti­nen­cia, por eso, en ellos, el be­ber sue­le dis­mi­nuir el ma­les­tar. Pe­ro no ocu­rre lo mis­mo con be­be­do­res oca­sio­na­les. FAL­SO. To­mar mu­cha agua pa­ra ace­le­rar la diu­re­sis (es de­cir, la se­cre­ción de

FAL­SO. Es­ta creen­cia se re­la­cio­na con el apar­ta­do an­te­rior. El ba­jo ni­vel de azú­car en sangre, que es una de las con­se­cuen­cias de la diu­re­sis pro­du­ci­da por in­ges­ta de al­cohol, con­tri­bu­ye a la des­hi­dra­ta­ción, pe­ro no exis­te re­la­ción di­rec­ta en­tre la se­ve­ri­dad de la re­sa­ca y el ni­vel de azú­ca­res, fruc­to­sa o glu­co­sa, en sangre.

VER­DA­DE­RO. Los pro­duc­tos lác­teos como le­che o yo­gur crean una pe­lí­cu­la pro­tec­to­ra en el es­tó­ma­go que di­la­ta el pro­ce­so de ab­sor­ción del al­cohol. En reali­dad, no pre­vie­ne la re­sa­ca en sí, sino la in­to­xi­ca­ción al­cohó­li­ca; pe­ro si por ha­ber con­su­mi­do lác­teos se abu­sa de la in­ges­ta de al­cohol, no po­drá evi­tar­se di­cha in­to­xi­ca­ción con sus res­pec­ti­vas con­se­cuen­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.