Los se­res hu­ma­nos no cre­ce­mos li­neal­men­te sino a tra­vés de cri­sis, es de­cir pér­di­das, se­pa­ra­cio­nes y ex­pe­rien­cias trau­má­ti­cas. Y ca­da vez nos rear­ma­mos más ri­cos, di­ver­sos y fle­xi­bles, o más rí­gi­dos, em­po­bre­ci­dos y blin­da­dos. Así, nues­tra vi­da trans­cu­rre

Mia - - PSICOLOGÍA - *Mé­di­ca, psi­coa­na­lis­ta e in­ves­ti­ga­do­ra en in­no­va­ción y re­des

To­do es­fuer­zo cuen­ta cuan­do es­tás en­fo­ca­da a al­can­zar un re­sul­ta­do. Es sen­ci­llo al­can­zar pe­que­ñas me­tas pa­ra, lue­go, po­ner­se ob­je­ti­vos más gran­des. Si pen­sás en el pre­cio por lo­grar una me­ta, es­te sim­ple pen­sa­mien­to pue­de de­rro­tar­te an­tes de em­pe­zar. Pen­sá en to­do lo que pa­gás por otras co­sas que no te sir­ven an­tes de no ha­cer na­da. Ca­da vez que al­can­ces una pe­que­ña me­ta, sen­ti­te or­gu­llo­sa. A ve­ces, la

La per­so­na más im­por­tan­te en tu vi­da sos vos. No ha­gas las co­sas por te­ner el re­co­no­ci­mien­to de los de­más por­que pro­ba­ble­men­te es­pe­rés mu­cho tiem­po. Ca­da quien es­tá li­bran­do sus pro­pias ba­ta­llas. Por lo re­gu­lar, cuan­do la gen­te ve que al­guien pro­gre­sa, se acuer­dan de to­do lo que no han lo­gra­do, sien­ten en­vi­dia y di­fí­cil­men­te re­co­no­cen los lo­gros de los de­más. No per­mi­tas que es­to te de­silu­sio­ne y se­guí ade­lan­te con tus me­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.