¿Qué es un ani­mal? Fun­da­ción Aza­ra

Mia - - SUMARIO - Por Fun­da­ción Aza­ra

¿Qué es un ani­mal?

Es un ser vi­vo que se ali­men­ta de otros se­res vi­vos y que es­tá for­ma­do por mu­chos gru­pos (o te­ji­dos) de cé­lu­las, ca­da uno con dis­tin­tas ta­reas o fun­cio­nes (como el te­ji­do mus­cu­lar o el te­ji­do ner­vio­so). Los ani­ma­les se dis­tin­guen fá­cil­men­te por ser ca­pa­ces de mo­ver­se, aun­que sea en al­gu­nas eta­pas de la vi­da. No obs­tan­te al­gu­nos vi­ven fi­jos y no se mue­ven, como las es­pon­jas y los li­rios de mar. Los ani­ma­les con­su­men oxí­geno que trans­por­tan por to­do su cuer­po. Los más sim­ples, los pla­co­zoos, tie­nen unos po­cos ti­pos de cé­lu­las, pe­ro los ver­te­bra­dos te­ne­mos mu­chí­si­mos más. Los ani­ma­les in­clu­yen tan­to a las es­pon­jas de mar olas me­du­sas (aguas vi­vas) como a se­res mu­cho más com­ple­jos: los pul­pos, los del­fi­nes o no­so­tros mis­mos.

¿Cuán­tos ti­pos hay?

En­tre los ani­ma­les hay una gran va­rie­dad, que po­de­mos di­vi­dir en unos 35 gran­des gru­pos o fi­los (Phy­lla). Tan­to no­so­tros como peces, an­fi­bios, rep­ti­les, aves y ma­mí­fe­ros, con unas 65.000 es­pe­cies, nos ha­lla­mos en el mis­mo fi­lo de los Cor­da­dos por te­ner una cuer­da dor­sal o, en al­gu­nos, vér­te­bras. El res­to se ha­lla en­tre los ani­ma­les in­ver­te­bra­dos, con un asom­bro­so nú­me­ro de ¡más de 1.300.000 es­pe­cies! Sí, los in­ver­te­bra­dos (que in­clu­yen a las es­pon­jas, las me­du­sas, los gu­sa­nos, los mo­lus­cos y los ar­tró­po­dos, en­tre mu­chos otros), lle­gan a ser 20 ve­ces más abun­dan­tes que no­so­tros, los ani­ma­les con ver­te­bras. Den­tro de es­te gru­po, el tro­feo se lo lle­van los ar­tró­po­dos, o ar­ti­cu­la­dos, don­de en­con­tra­mos a los in­sec­tos, las ara­ñas, los crus­tá­ceos y los mil­piés, que en to­tal su­man ¡más de 1.200.000 es­pe­cies!

¿Cuál es el ani­mal más gran­de?

En­tre los ani­ma­les que hoy exis­ten, el pre­mio al más gran­de de­be di­vi­dir­se en­tre los in­ver­te­bra­dos y los ver­te­bra­dos. Hay enor­mes in­ver­te­bra­dos como los ca­la­ma­res gi­gan­tes lla­ma­dos Ar­chi­teut­his (pro­nun­ciar ar­qui­teu­tis), de los que se co­no­cen has­ta fil­ma­cio­nes so­bre su com­por­ta­mien­to en las pro­fun­di­da­des ma­ri­nas. No obs­tan­te, el in­ver­te­bra­do más gran­de es un ca­la­mar aun ma­yor lla­ma­do Me­sony­cho­teut­his (pro­nun­ciar me­so­ni­co­teu­tis), que pue­de al­can­zar los 14 me­tros de lon­gi­tud (al­go más lar­go que un co­lec­ti­vo), aun­que só­lo se co­no­cen ejem­pla­res jó­ve­nes de unos 5 me­tros de lar­go. El pe­so es­ti­ma­do de es­tos co­lo­sos su­pe­raría los 700 ki­lo­gra­mos. Es­tos ca­la­ma­res tie­nen ocho lar­gos bra­zos de más de 10 me­tros de lar­go equi­pa­dos con ven­to­sas que po­seen pe­que­ños gan­chos con las que se afir­man a sus pre­sas y se de­fien­den de sus pre­da­do­res. Sus ojos son real­men­te gi­gan­tes: tie­nen un diá­me­tro de 25 cen­tí­me­tros: ¡el ta­ma­ño de una pe­lo­ta de fút­bol! Por el la­do de los ani­ma­les con vér­te­bras, el de ma­yor ta­ma­ño es un ma­mí­fe­ro ma­rino: la ba­lle­na azul. Es­ta ba­lle­na su­pera los 30 me­tros de lar­go y pe­sa has­ta 170 to­ne­la­das (só­lo la len­gua de es­tos gi­gan­tes ¡pe­sa lo mis­mo que un ele­fan­te!). La ba­lle­na azul vi­ve en las frías aguas de los ma­res po­la­res, aun­que en in­vierno mi­gra ha­cia aguas más cá­li­das. Su dieta cons­ta de pe­que­ños ca­ma­ro­nes co­no­ci­dos como krill, de los que co­me mi­llo­nes por día pa­ra sa­ciar su ape­ti­to. Hoy en día, las ba­lle­nas azu­les se en­cuen­tran en pe­li­gro de ex­tin­ción ya que du­ran­te mu­chí­si­mos años fue­ron aza­das pa­ra uti­li­zar su acei­te, hue­sos y car­ne.

¿Cuál es el más chi­co?

Tam­bién pa­ra res­pon­der es­ta pre­gun­ta po­dría­mos ha­blar

de los in­ver­te­bra­dos y ver­te­bra­dos más chi­cos. Por el la­do de los in­ver­te­bra­dos exis­ten mu­chí­si­mos ani­ma­les de ta­ma­ños mi­cros­có­pi­cos (es de­cir, que só­lo po­de­mos ver­los con un mi­cros­co­pio), pe­ro aquí men­cio­na­re­mos a Sty­go­tan­tu­lus, un pe­que­ñí­si­mo ar­tró­po­do de ape­nas 100 mi­cro­nes, o sea ¡una dé­ci­ma par­te de un mi­lí­me­tro! Es­te mi­ni ani­ma­li­to ma­rino vi­ve como pa­rá­si­to de los co­pé­po­dos, otro gru­po de ar­tró­po­dos. Pa­ra el ca­so de los ver­te­bra­dos, el más pe­que­ño es una ra­ni­ta que vi­ve en la is­la de Nue­va Gui­nea, al nor­te de Aus­tra­lia. In­creí­ble­men­te, es­ta ra­na mi­de só­lo 7 mi­lí­me­tros (¡el ta­ma­ño de una mos­ca!). Es­ta mi­nia­tu­ra vi­ve en el sue­lo, en­tre las ho­jas caí­das de los bos­ques hú­me­dos y tro­pi­ca­les de la zo­na. A di­fe­ren­cia de otras ra­nas, al na­cer no se ha­ce re­na­cua­jo, sino que na­ce ya como una pe­que­ña ra­na. Se ali­men­ta de pe­que­ños in­ver­te­bra­dos. Una cu­rio­si­dad in­tere­san­te es que pue­den sal­tar a una dis­tan­cia 30 ve­ces más lar­ga que su pro­pio cuer­po. Otras ra­nas mi­nús­cu­las exis­ten en Cu­ba y Bra­sil, pe­ro son un mi­lí­me­tro más gran­des.

¿Cuá­les tie­nen la vi­da más cor­ta?

Los in­ver­te­bra­dos que me­nos vi­ven son las efí­me­ras, unos in­sec­tos pa­re­ci­dos a pe­que­ñas mos­cas cu­yo nom­bre pro­vie­ne de lo efí­me­ra que es su vi­da adul­ta: só­lo du­ra un día. Al­gu­nas de es­tas es­pe­cies na­cen al atar­de­cer y an­tes de la ma­ña­na si­guien­te ya se mu­rie­ron. De he­cho, ni si­quie­ra se ali­men­tan. Su úni­co ob­je­ti­vo, du­ran­te su cor­ta ida, es el de re­pro­du­cir­se. Una vez que los ma­chos se apa­rean con las hem­bras, y és­tas po­nen sus hue­vos en el agua, mue­ren. Sin em­bar­go, ca­be acla­rar que se tra­ta de la úl­ti­ma eta­pa de su vi­da ya que an­tes de vi­vir ese agi­ta­do día, pa­sa­ron por una eta­pa de lar­va que pue­de lle­gar a du­rar unos po­cos me­ses. En­tre los ver­te­bra­dos exis­te un di­mi­nu­to pez, el go­bio pigmeo, que vi­ve ape­nas 59 días. Es­te pez, que mi­de en­tre uno y dos cen­tí­me­tros, ha­bi­ta en los arre­ci­fes de co­ral al nor­te de Aus­tra­lia a una pro­fun­di­dad de en­tre 3 a 20 me­tros. Se desa­rro­lla como lar­va du­ran­te tres se­ma­nas en el océano y al lle­gar a su eta­pa adul­ta tie­ne una vi­da re­pro­duc­ti­va de só­lo 25 días en don­de la hem­bra rea­li­za tres pues­tas de hue­vos. Es­ta es­tra­te­gia de vi­da de “vi­vir rá­pi­do y mo­rir jo­ven” muy pro­ba­ble­men­te sea la res­pues­ta a la in­ten­sa mor­ta­li­dad que su­fre por par­te de quie­nes se ali­men­tan de él.

¿Só­lo las aves po­nen hue­vos con cás­ca­ra?

No, de he­cho la ma­yo­ría de los rep­ti­les -e in­clu­so al­gu­nos po­cos ma­mí­fe­ros- tam­bién lo ha­cen. A es­tos gru­pos se los co­no­ce como los am­nio­tas, y la for­ma­ción del hue­vo les per­mi­te a las crías es­tar pro­te­gi­das de gol­pes, cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra y per­ma­ne­cer con la hu­me­dad y el ali­men­to ne­ce­sa­rio has­ta su na­ci­mien­to. En el gru­po de las aves to­das po­nen hue­vos, tan­to so­bre el sue­lo como en ni­dos cons­trui­dos en las al­tu­ras de ár­bo­les, cue­vas o ba­rran­cas. En el ca­so de los rep­ti­les, mu­chos de ellos rea­li­zan ni­da­das en­te­rran­do los hue­vos en la tie­rra o en la are­na, y mu­chas ve­ces los cu­bren con res­tos de plan­tas pa­ra man­te­ner­los con cier­ta ca­li­dez. Sin em­bar­go, al­gu­nos po­cos rep­ti­les tie­nen a sus crías di­rec­ta­men­te sin la pues­ta de hue­vos. A es­tas es­pe­cies se las co­no­ce como ovo­vi­ví­pa­ras. Por úl­ti­mo, los úni­cos ma­mí­fe­ros que po­nen hue­vos son los mo­no­tre­mas, un pe­que­ño gru­po de ani­ma­les que vi­ven en la re­gión aus­tra­lia­na y que in­clu­yen al or­ni­to­rrin­co (un ex­tra­ño ani­ma­li­to pe­lu­do con pi­co de pa­to, co­la de cas­tor, y una es­pi­na ve­ne­no­sa en las patas tra­se­ras) y al equid­na (otro cu­rio­so ani­mal con lar­gas púas so­bre su cuer­po y un ho­ci­co di­mi­nu­to y lar­go con el cual se ali­men­ta de hor­mi­gas y ter­mi­tas). Los mo­no­tre­mas son los úni­cos so­bre­vi­vien­tes de un gru­po de ma­mí­fe­ros que fue­ron muy co­mu­nes en Su­da­mé­ri­ca en tiem­pos de los dinosaurios.

¿Hay ani­ma­les bue­nos y ani­ma­les ma­los?

De­fi­ni­ti­va­men­te no. De­cir que los ti­bu­ro­nes son ma­los o que las or­cas son ba­lle­nas ase­si­nas es un con­cep­to erró­neo. Esos atri­bu­tos fue­ron pues­tos por el hom­bre ar­bi­tra­ria­men­te, ya que no co­no­ce­mos has­ta aho­ra ac­tos ani­ma­les que se ri­jan por la bon­dad o mal­dad. Los ti­bu­ro­nes ca­zan a sus pre­sas pa­ra ali­men­tar­se, de la mis­ma for­ma que lo ha­cen las or­cas. Las ser­pien­tes muer­den pa­ra ca­zar o pa­ra de­fen­der­se, aun­que al­gu­nas lo ha­gan con mu­cho ahín­co, como las co­bras, que es­cu­pen ve­neno, o la ya­ra­ra­cu­sa, que pue­de sal­tar va­rias ve­ces pa­ra al­can­zar a su pre­sa. Lla­ma­ti­va­men­te, el hom­bre su­fre mu­chí­si­mos más ata­ques por año de hi­po­pó­ta­mos que de ti­bu­ro­nes, y na­die ha­bla de los “ma­los hi­po­pó­ta­mos”. De he­cho sus re­chon­chas cur­vas les dan más un as­pec­to sim­pá­ti­co que te­me­ra­rio. La­men­ta­ble­men­te, es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas pu­ra­men­te hu­ma­nas (la bon­dad y

la mal­dad) trans­fe­ri­das a los ani­ma­les ha­cen que mu­chas es­pe­cies sean ca­za­das de for­ma abu­si­va sim­ple­men­te por su ma­la fa­ma, y se en­cuen­tren en pe­li­gro o de he­cho ex­tin­tas en mu­chas re­gio­nes. Da­do que los pre­da­do­res po­seen ar­mas na­tu­ra­les ca­pa­ces de da­ñar­nos y no nos te­men, son las fre­cuen­tes víc­ti­mas de nues­tro pro­pio te­mor.

¿Có­mo res­pi­ran los peces?

A di­fe­ren­cia de los ani­ma­les te­rres­tres que te­ne­mos pul­mo­nes, los peces res­pi­ran ba­jo el agua gra­cias a unos ór­ga­nos es­pe­cia­li­za­dos que se lla­man bran­quias. És­tas per­mi­ten to­mar el oxí­geno (in­dis­pen­sa­ble pa­ra la vi­da de cual­quier ani­mal) del agua sin ne­ce­si­dad de sa­lir de su am­bien­te pa­ra res­pi­rar. Ubi­ca­das a ca­da la­do de la ca­be­za se ob­ser­van va­rias bran­quias, en nú­me­ro que pue­de va­riar de acuer­do a las es­pe­cies, y se­ña­la­das por aber­tu­ras que per­mi­ten el pa­so del agua. Las bran­quias es­tán bien po­bla­das de ar­te­rias por don­de cir­cu­la la san­gre, que en con­tac­to con el agua ab­sor­be el oxí­geno y lo lle­va a to­dos los rin­co­nes del cuer­po. Como nues­tros an­te­pa­sa­dos po­seían bran­quias, no­so­tros las te­ne­mos en las pri­me­ras se­ma­nas de ges­ta­ción, y lue­go se nos trans­for­man en dis­tin­tas glán­du­las. Só­lo hay un pe­que­ño gru­po de peces que tie­ne la ca­pa­ci­dad de res­pi­rar fue­ra del agua por me­dio de un pul­món. En­tre ellos los dip­noos o peces pul­mo­na­dos, vi­ven en char­cas de aguas po­co pro­fun­das ex­pues­tas a la se­quía, oca­sio­nes e ue es­tos peces se en­tie­rran y si­guen vi­vien­do y res­pi­ran­do has­ta el re­torno del agua, un me­ca­nis­mo muy útil pa­ra su su­per­vi­ven­cia.

¿Por qué los can­gu­ros tie­nen un bol­si­llo en la pan­za?

Es­te bol­si­llo de piel se co­no­ce como mar­su­pio (de ahí que se los lla­ma mar­su­pia­les), y no só­lo lo tie­nen los can­gu­ros sino tam­bién los koa­las, wom­bats, y de­más ma­mí­fe­ros na­ti­vos de Aus­tra­lia, pe­ro tam­bién en nues­tro país las co­ma­dre­jas o me­jor lla­ma­das za­ri­güe­yas, in­te­gran­tes de es­te gran gru­po de los mar­su­pia­les y que ha­bi­tan nues­tro país des­de la épo­ca de los dinosaurios. Cuan­do na­ce un mar­su­pial, lo ha­ce con muy po­co desa­rro­llo, por lo que con ayu­da de su ma­dre se arras­tra has­ta el in­te­rior del mar­su­pio, don­de se fi­ja al pe­zón de la ma­dre pa­ra to­mar su le­che mien­tras se ter­mi­na de desa­rro­llar y al que a ve­ces vuel­ve a bus­car pro­tec­ción cuan­do aún es jo­ven. De he­cho, no es ra­ro ver a una ma­má can­gu­ro con un ca­cho­rro aso­man­do por su mar­su­pio. Hoy en día los mar­su­pia­les son un gru­po muy exi­to­so en Aus­tra­lia, aun­que al­gu­nas co­mu­ni­da­des pe­que­ñas tam­bién se en­cuen­tran en otras par­tes del mun­do. En la Ar­gen­ti­na, la co­ma­dre­ja ove­ra o za­ri­güe­ya, la co­ma­dre­ja co­lo­ra­da o lu­treo­li­na, la co­ma­dre­ja na­da­do­ra o ya­poc y la co­ma­dre­ja enana o mar­mo­sa, son de los po­cos mar­su­pia­les que te­ne­mos, y por ello de­be­ría­mos va­lo­rar­los más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.