De sa­bo­res y sa­be­res

Mia - - SUMARIO -

El sa­bor es la pro­pie­dad de las sus­tan­cias que se per­ci­be a tra­vés del gus­to y evo­ca cier­tas im­pre­sio­nes en nues­tro ser y en su for­ma de ma­ni­fes­tar­se. So­le­mos de­cir que tal o cual co­sa nos de­jó un sa­bor amar­go o que al­guien es muy dul­ce.

Los ali­men­tos po­seen el ta­len­to de ali­near nues­tra men­te y los sen­ti­dos en una di­rec­ción in­ter­na que reúne tan­to a los com­po­nen­tes emo­cio­na­les como a los fí­si­cos y que lue­go se ma­ni­fies­tan en el ex­te­rior, no so­lo a tra­vés de nues­tra apa­rien­cia sino en el hu­mor o las sen­sa­cio­nes que se des­pren­den del ac­to de ali­men­tar­se.

¿Al­gu­na vez fuis­te tes­ti­go de có­mo un be­bé sa­bo­rea a su ma­má cuan­do lo ama­man­ta? Pa­re­ce­ría que es­tá de­gus­tan­do la dul­zu­ra con la que ella tier­na­men­te lo mi­ra y ob­ser­va de­lei­tán­do­se mu­tua­men­te en una má­gi­ca sin­to­nía de amor. En ese ac­to se in­ter­cam­bian mue­cas que cuen­tan acer­ca de la sa­tis­fac­ción, la com­pli­ci­dad y la con­fian­za.

Ali­men­tar es amar, es ali­near, es tra­tar a la men­te en el al­tar, es ten­tar, te­ner en lí­nea a ma­má y la tra­ma, lo que ella nos ha de­ja­do y no­so­tras po­dría­mos de­jar, sim­ple­men­te por ser mu­je­res nu­tri­do­ras de la ra­za hu­ma­na, que no so­lo tie­ne que ver con vi­vir el pro­ce­so de la lac­tan­cia sino con en­tre­gar­nos pa­ra con­ce­der la crea­ti­vi­dad, la sa­bi­du­ría y la es­pi­ri­tua­li­dad, con­di­men­tos fe­me­ni­nos por na­tu­ra­le­za.

Co­nec­tar­se con el ali­men­to es te­ner la ha­bi­li­dad pa­ra di­se­ñar un es­pa­cio en un tiem­po pa­ra el dis­fru­te, el en­cuen­tro, la en­tre­ga y el com­pro­mi­so de enal­te­ci­mien­to con otro u otros. Es la ce­le­bra­ción pa­ra com­par­tir la abun­dan­cia de ser quie­nes so­mos. Mo­men­to en el que los cuer­pos y las al­mas se dis­po­nen a nu­trir­se fí­si­ca y es­pi­ri­tual­men­te. El ali­men­to apor­ta ma­te­ria y ge­ne­ra el cre­ci­mien­to.

El ar­te de co­mer y de be­ber bien, se apren­de, se edu­ca de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción. Como así tam­bién la ca­li­dez de pre­pa­rar una bue­na co­mi­da como lo ha­cían nues­tras abue­las, que le de­di­ca­ban el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra que el aro­ma tur­ba­ra nues­tros sen­ti­dos de tal ma­ne­ra que aun ha­bien­do pasado mu­cho tiem­po, guar­dá­ra­mos en nues­tra me­mo­ria esas de­li­ca­das re­ce­tas sa­zo­na­das con el sua­ve con­di­men­to del amor a la fa­mi­lia.

Apa­ren­te­men­te, los tiem­pos van cam­bian­do y el efec­to se re­fle­ja en to­dos los as­pec­tos de la vi­da, has­ta en la co­ci­na. An­tes, co­ci­nar sin­te­ti­za­ba el ar­te de ad­mi­nis­trar el di­ne­ro y el tiem­po pa­ra que la fa­mi­lia pu­die­ra per­ma­ne­cer sin al­te­rar ja­más el sa­gra­do ri­to de la me­sa bien ser­vi­da, a la ho­ra in­di­ca­da, en la que los co­men­sa­les fiel­men­te se reunían pa­ra nu­trir­se de la com­pa­ñía y las ca­ri­cias de la de­li­cia de turno. En los tiem­pos de co­ci­na, na­da se des­per­di­cia, to­do se trans­for­ma pa­ra una nue­va opor­tu­ni­dad de en­cuen­tro.

La pre­pa­ra­ción, la me­sa bien ser­vi­da, la ve­li­ta que apor­ta la luz in­ter­na, ha­blan de en­cuen­tro, de sa­be­res, de pre­sen­tes con­tem­pla­dos y com­par­ti­dos, des­de el co­no­ci­mien­to, las com­bi­na­cio­nes, el dis­cre­to en­can­to de lo es­té­ti­co, las in­ten­cio­nes, los sen­ti­dos y el apre­cio. La re-unión, la po­si­bi­li­dad de vol­ver a ser uni­dad de sen­ti­do pa­ra di­ri­gir­nos lue­go a re­to­mar las di­fe­ren­tes aven­tu­ras. Pa­rar y con­fi­gu­rar en amor ese es­ta­do de cohe­ren­cia es­ta­ble­ci­do en­tre nues­tras creen­cias, pen­sa­mien­tos, emo­cio­nes y la ac­ción que lle­va­mos a ca­bo.

So­mos pro­duc­to de aque­llo que ele­gi­mos pa­ra nu­trir­nos. So­mos lo que ele­gi­mos co­mer y tam­bién aque­llo de lo que nos pri­va­mos. So­mos la ca­ren­cia, el ex­ce­so o el desea­do equi­li­brio. ¿Có­mo es tu me­sa? ¿Có­mo te es­tas lle­van­do con tus pro­pues­tas de co­ci­na? ¿Ge­ne­rás la re-unión?

La co­ci­na es el es­pa­cio que te in­vi­ta al sua­ve con­di­men­to del amor a vos mis­ma, a la fa­mi­lia, a la po­si­bi­li­dad de al­can­zar el bie­nes­tar y la fe­li­ci­dad a tra­vés del agra­de­ci­mien­to por ser, es­tar y sen­tir­se vi­vos y uni­dos en la cá­li­da aven­tu­ra de apren­der el pla­cer de vi­vir.

Por Clau­dia Luchetti*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.