DO­LOR DE RO­DI­LLAS

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Ase­so­ró: Mar­ce­lo Barroso, qui­ro­prác­ti­co AQA (www.ver­te­bra­lle.com)

Pa­ra que una ro­di­lla sea fle­xi­ble, de­be tra­ba­jar una com­ple­ja red de hue­sos, car­tí­la­gos, li­ga­men­tos, múscu­los y ten­do­nes.¿Quién no se ha que­ja­do, en al­gu­na oca­sión, por su­frir mo­les­tias en una de sus ro­di­llas, o en am­bas? Qui­zás, sin mo­ti­vos apa­ren­tes, sin si­tua­cio­nes que su­pon­gan la po­si­bi­li­dad de es­tar fren­te a una le­sión, la ro­di­lla se ve afec­ta­da y nos im­pi­de el fun­cio­na­mien­to y el tras­la­do nor­mal.

La ro­di­lla es una de las ar­ti­cu­la­cio­nes más com­ple­jas que nos ayu­da a des­pla­zar­nos, y es uno de los gran­des amor­ti­gua­do­res de nues­tro cuer­po.A su vez, es el fo­co de ori­gen de mu­chas pa­to­lo­gías y, por eso, es im­pres­cin­di­ble un buen diag­nós­ti­co pa­ra su tra­ta­mien­to.

Es­ta ar­ti­cu­la­ción asu­me la par­ti­cu­la­ri­dad de te­ner una me­cá­ni­ca su­ma­men­te fi­na en su fun­cio­na­mien­to. Por con­si­guien­te, la pue­den afec­tar in­clu­so trau­mas sua­ves, di­rec­ta­men­te so­bre ella, o so­bre es­truc­tu­ras ve­ci­nas. En su mo­vi­mien­to se com­por­ta como una bi­sa­gra, que su­je­ta dos ex­tre­mos: el fé­mur, por un la­do, y la ti­bia y el pe­ro­né, por el otro.

Asi­mis­mo, es­tá uni­da fuer­te­men­te por li­ga­men­tos que no so­lo la su­je­tan, sino que tam­bién le dan es­ta­bi­li­dad. Por otra par­te, la ro­di­lla es­tá acom­pa­ña­da por fuer­tes pa­que­tes de múscu­los y bol­sas se­ro­sas, que fa­ci­li­tan el des­pla­za­mien­to ar­ti­cu­lar.

Las le­sio­nes más co­mu­nes que ge­ne­ran mo­les­tias y do­lor, son las dis­ten­sio­nes li­ga­men­to­sas y ten­di­ni­tis. És­tas pue­den pro­du­cir­se por un trau­ma di­rec­to so­bre la ar­ti­cu­la­ción, como un gol­pe, un mal apo­yo, etc. In­clu­so, lle­gan a afec­tar la es­ta­bi­li­dad de los ten­do­nes, ge­ne­ran­do la sen­sa­ción de que la ro­di­lla se “aflo­ja”.

La ro­di­lla tam­bién se pue­de afec­tar has­ta el pun­to del des­gas­te y no siem­pre es se­cue­la de la edad, sino que al es­tar so­me­ti­da a trau­ma­tis­mos fre­cuen­tes, se pro­du­cen una ar­tro­sis o una os­teoar­tri­tis.

Ejer­ci­cios be­ne­fi­cio­sos: Sen­tar­se al bor­de de una si­lla. Des­de es­ta po­si­ción rea­li­zar fle­xión y ex­ten­sión de ro­di­llas de ma­ne­ra al­ter­na­da.

Acos­ta­da bo­ca arri­ba, con los bra­zos al cos­ta­do del cuer­po, ele­var una pier­na a 90º. Ba­jar len­ta­men­te la pier­na es­ti­ra­da y sin fle­xio­nar ha­cia el pi­so. Re­pe­tir el ejer­ci­cio con la otra pier­na.

Acos­ta­da bo­ca arri­ba, con los bra­zos al cos­ta­do del cuer­po, fle­xio­nar una pier­na acer­cán­do­la al pe­cho, Ba­jar y re­pe­tir el ejer­ci­cio con la otra pier­na.

Acos­ta­das y con los bra­zos es­ti­ra­dos a los cos­ta­dos, ele­var una pier­na has­ta for­mar una án­gu­lo de 45º. Ex­ten­der to­do lo que pue­da la ro­di­lla y pier­na, pa­ra des­cen­der­la len­ta­men­te, has­ta el plano del sue­lo. Rea­li­zar al­ter­na­da­men­te con am­bas pier­nas.

Acos­ta­da bo­ca aba­jo rea­li­za fle­xo ex­ten­sión de ro­di­llas tra­tan­do de acer­car el ta­lón a los glú­teos de ma­ne­ra gra­dual, si al apo­yar la ro­di­lla en el sue­lo mo­les­ta, pue­de co­lo­car al­gún ele­men­to blan­do de­ba­jo de ella.

Rea­li­zar al­ter­na­da­men­te con am­bas pier­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.