Na­da de ver­du­ri­ta

Mia - - COCINA -

La achi­co­ria ya era muy apre­cia­da du­ran­te el apo­geo del im­pe­rio ro­mano, tiem­po en el que se la con­su­mía en en­sa­la­da y co­ci­da, sien­do muy ci­ta­da en la li­te­ra­tu­ra de la épo­ca, en­tre otros por Horacio, Pli­nio, Vir­gi­lio y Ovi­dio, Ga­leno afir­ma­ba que es­ta plan­ta es “ami­ga del hí­ga­do”. Ade­más de sus ho­jas, se usa la raíz en fór­mu­las na­tu­ra­les como sus­ti­tu­to del ca­fé.

Apor­ta vi­ta­mi­nas, es­pe­cial­men­te la Cy B (B1, B2 y fo­la­tos) que le dan sus pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes, tó­ni­cas y pro­tec­to­ras del sis­te­ma ner­vio­so, así como re­ge­ne­ra­do­ras de la san­gre. En­tre sus apor­tes mi­ne­ra­les se des­ta­can po­ta­sio, fós­fo­ro, cal­cio, hie­rro y mag­ne­sio.Tam­bién su­ma una bue­na do­sis de beta-ca­ro­teno que en el or­ga­nis­mo pue­de trans­for­mar­se en vi­ta­mi­na A cuan­do es ne­ce­sa­ria. Como to­dos los ve­ge­ta­les cru­das, apor­ta la clo­ro­fi­la, fun­da­men­tal pa­ra al­ca­li­ni­zar los te­ji­dos, oxi­ge­nar la san­gre y des­in­to­xi­car el or­ga­nis­mo.

Con­su­mir ali­men­tos ri­cos en clo­ro­fi­la for­ta­le­ce la res­pues­ta in­mu­no­ló­gi­ca, me­jo­ra los pro­ce­sos di­ges­ti­vos, re­du­ce los ni­ve­les de colesterol y tri­gli­cé­ri­dos cuan­do es­tán ex­ce­di­dos, equi­li­bra la glu­co­sa, me­jo­ra la cir­cu­la­ción re­du­cien­do la ten­sión ar­te­rial y for­ta­le­cien­do el múscu­lo car­día­co, evi­ta los ga­ses, eli­mi­na el mal alien­to, ayu­da a ci­ca­tri­zar úl­ce­ras, re­fuer­za la me­mo­ria, es un gran coad­yu­van­te en el tra­ta­mien­to del cán­cer.

La inuli­na pre­sen­te en la raíz es un glú­ci­do com­ple­jo o po­li­sa­cá­ri­do que fa­ci­li­ta los pro­ce­sos di­ges­ti­vos y con­tri­bu­ye no­ta­ble­men­te al equi­li­brio de la flo­ra bac­te­ria­na fa­vo­re­cien­do el cre­ci­mien­to de los mi­cro­or­ga­nis­mos be­ne­fi­cio­sos por su efec­to pre­bió­ti­co, de igual mo­do, es­ti­mu­la los mo­vi­mien­tos pe­ris­tál­ti­cos ayu­dan­do a man­te­ner una bue­na re­gu­la­ri­dad in­tes­ti­nal.

La in­ti­bi­na, prin­ci­pio amar­go que le con­fie­re su sa­bor, se con­cen­tra en los ner­vios de las ho­jas y tie­ne ac­ción es­ti­mu­lan­te de la se­cre­ción de los ju­gos di­ges­ti­vos pa­ra pro­mo­ver el va­cia­mien­to de la ve­sí­cu­la bi­liar (efec­to co­la­go­go).

La co­li­na, un nu­trien­te que se asi­mi­la al gru­po de las vi­ta­mi­nas del com­ple­jo B,

es ne­ce­sa­ria pa­ra la in­te­gri­dad es­truc­tu­ral de las mem­bra­nas ce­lu­la­res, la fun­ción de mu­chos neu­ro­trans­mi­so­res y la sín­te­sis de se­cuen­cias de im­por­tan­cia pa­ra la in­mu­ni­dad na­tu­ral y la pro­duc­ción en el ce­re­bro de se­ro­to­ni­na, do­pa­mi­na y me­la­to­ni­na. La de­fi­cien­cia de co­li­na pue­de cau­sar afec­cio­nes en el hí­ga­do, ne­cro­sis re­nal, in­fer­ti­li­dad, hipertensión e in­clu­so es un fac­tor de pre­dis­po­si­ción al cán­cer.

La achi­co­ria es ri­ca en oxa­la­tos y, por eso, con fre­cuen­cia se con­tra­in­di­ca en per­so­nas que ten­gan ten­den­cia a for­mar cálcu­los re­na­les, sin em­bar­go, se tra­ta de oxa­la­tos de po­ta­sio y so­dio que son so­lu­bles y se eli­mi­nan por la ori­na, el de cal­cio se eli­mi­na por las he­ces por lo que el ries­go se re­du­ce si te­ne­mos una dieta con bue­na hi­dra­ta­ción y ali­men­tos fres­cos y vi­vos. Pa­ra re­du­cir el ries­go que se for­men oxa­la­tos de cal­cio en los ri­ño­nes se re­co­mien­da com­bi­nar los ve­ge­ta­les ri­cos en es­ta sus­tan­cia con ali­men­tos abun­dan­tes en cal­cio de ca­li­dad: al­gas, al­men­dras, bró­co­li, coliflor, le­gum­bres de co­lor cla­ro. Por úl­ti­mo, her­vir o co­ci­nar al va­por la achi­co­ria, re­du­ce la can­ti­dad de oxa­la­tos en ca­so de que sea ne­ce­sa­rio.

Por Pa­blo de la Igle­sia*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.