A LA CO­CI­NA

Mia - - COCINA - Por Pa­blo de la Igle­sia, coau­tor de los li­bros “Pues­ta a pun­to” (Urano) y “Es­ti­mu­la tu in­mu­ni­dad na­tu­ral” Ke­pler (www.pa­blo­de­lai.blogs­pot.com)

La raíz se uti­li­za como de­coc­ción ape­ri­ti­va, pa­ra to­ni­fi­car el hí­ga­do y me­jo­rar las di­ges­tio­nes, flui­di­fi­car la san­gre y me­jo­rar la cir­cu­la­ción gra­cias a sus pro­pie­da­des li­ge­ra­men­te diu­ré­ti­cas. Pue­de ser tos­ta­da y uti­li­zar­se con be­ne­fi­cios como sus­ti­tu­to del ca­fé, so­la o com­bi­na­da con mal­ta to­rra­da o hi­go tos­ta­do.

La de­coc­ción de ho­jas se­cas ayu­da a ali­viar la ic­te­ri­cia: se hier­ven, du­ran­te 5 mi­nu­tos,15 g de ho­jas por li­tro de agua y se be­ben 2 ta­zas por día. Una al­ter­na­ti­va, pa­ra quie­nes son más pro­pen­sos a re­to­mar las tra­di­cio­nes y a ha­cer re­ce­tas como las de la abue­la, es ma­ce­rar, du­ran­te 2 se­ma­nas, 35 g de raí­ces se­cas en un li­tro de un buen vino blan­co y se be­be una co­pi­ta an­tes de las dos co­mi­das prin­ci­pa­les.

Fres­ca o co­ci­da, sim­ple­men­te con acei­te de oli­va y li­món, po­de­mos apro­ve­char es­ta hor­ta­li­za en mu­chos de nues­tro pla­tos ha­bi­tua­les y es fá­cil de cul­ti­var en la huer­ta pro­pia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.