La­bios bien cui­da­dos ba­jo el sol

El sol, los am­bien­tes cli­ma­ti­za­dos y el es­trés, agrie­tan y des­hi­dra­tan fá­cil­men­te los la­bios. Con­se­jos pa­ra pro­te­ger­los y lu­cir­los be­llos pa­ra lle­nar­los de be­sos

Mia - - SUMARIO -

El cui­da­do de los la­bios abar­ca tam­bién la piel del con­torno de la bo­ca, de­li­ca­da y sen­si­ble al pa­so del tiem­po. El co­lá­geno que du­ran­te nues­tra ju­ven­tud los man­tie­ne pa­ra­le­los y fle­xi­bles, con los años pro­vo­can las tan te­mi­das y mo­les­tas arru­gas al­re­de­dor.

Si que­re­mos te­ner una bo­ca per­fec­ta, de­be­mos nu­trir e hi­dra­tar co­rrec­ta­men­te los la­bios. ¿Pe­ro qué tie­nen de di­fe­ren­te la piel de los la­bios y la del con­torno de la bo­ca?

La piel de los la­bios es una ca­pa del­ga­da y transparente, ex­ce­si­va­men­te sen­si­ble y frá­gil.

Los la­bios no tie­nen me­la­ni­na, pig­men­to que nos pro­te­ge del sol, por lo que se que­man con fa­ci­li­dad.

Los la­bios cons­ti­tu­yen una zo­na de­li­ca­da de nues­tro cuer­po.

La doc­to­ra Lau­ra Mi­jels­hon, médica der­ma­tó­lo­ga del Cen­tro Piel y Es­té­ti­ca, ex­pli­ca que los la­bios es­tán com­pues­tos por dos zo­nas de te­ji­do lla­ma­das: mu­co­sa, la zo­na más hú­me­da e in­ter­na, y se­mi­mu­co­sa, la más ex­ter­na y se­ca. Se ca­rac­te­ri­zan por des­hi­dra­tar­se con cier­ta fa­ci­li­dad, en es­pe­cial con el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te, la ac­ción del sol y del vien­to. Pa­ra im­pe­dir esa des­hi­dra­ta­ción, se de­be evi­tar su ex­po­si­ción a las ra­dia­cio­nes ul­tra­vio­le­tas sin pro­tec­tor so­lar, que de­be te­ner un FPS 30 o ma­yor.

“Al apli­car cre­ma hu­mec­tan­te fa­cial, tam­bién pue­de ex­ten­der­se so­bre los la­bios, siem­pre y cuan­do és­ta no con­ten­ga áci­dos. La an­ti­gua man­te­ca de ca­cao, es co­no­ci­da por apor­tar sus­tan­cias gra­sas a la se­mi­mu­co­sa. Es un buen lu­bri­can­te, aun­que no nu­tre. Hay productos pa­ra la­bios que son nu­tri­ti­vos y epi­te­li­zan­tes.” Có­mo cui­dar­los

Uti­li­zar fac­tor de pro­tec­ción so­lar en la­bios es fun­da­men­tal, so­bre to­do si nos ex­po­ne­mos al sol.

Por la no­che, cre­mas con vi­ta­mi­nas que nu­tren y re­ge­ne­ran la piel de los la­bios.

Pa­ra es­ti­mu­lar la cir­cu­la­ción, ma­sa­jear­los sua­ve­men­te por lo me­nos una vez al día.

Cuan­do ha­ce frío, uti­li­zar un cos­mé­ti­co de bue­na ca­li­dad pues lo de­fien­de de los agen­tes am­bien­ta­les y ayu­da a man­te­ner la hu­me­dad de los mis­mos.

Pa­ra dis­mi­nuir o pre­ve­nir las arru­gas del con­torno de la­bios, po­de­mos usar una cre­ma es­pe­cial pa­ra el con­torno de la­bios o bien se pue­de uti­li­zar tam­bién un con­torno de ojos.

Evi­tar mor­der­se o arran­car tro­ci­tos de piel de los la­bios, es­te há­bi­to afi­na la piel de la zo­na, la agrie­ta y la vuel­ve más sus­cep­ti­ble a las in­fec­cio­nes, por­que

cual­quier mi­cro­trau­ma­tis­mo de la piel pue­de ser la puer­ta de en­tra­da de al­gún agen­te in­fec­cio­so.

Con­su­mir de 2 a 3 li­tros de agua dia­rios, de­pen­dien­do del vo­lu­men de trans­pi­ra­ción. Es­to fa­vo­re­ce la hi­dra­ta­ción y el buen fun­cio­na­mien­to de to­dos los te­gu­men­tos (te­ji­dos) del or­ga­nis­mo, in­clu­yen­do los la­bios.

Uti­li­zar productos es­pe­cí­fi­cos pa­ra la­bios con fac­tor 50 o su­pe­rior, tam­bién se pue­de apli­car el pro­tec­tor so­lar de ca­ra.

Hi­dra­tar­los una vez al día, a la no­che con cre­mas hu­mec­tan­tes con vi­ta­mi­na A o áci­do hia­lu­ró­ni­co.

Con­sul­tar in­me­dia­ta­men­te si apa­re­cen man­chas en el la­bio o ci­ca­tri­ces que no cu­ran, pue­den ser asien­to de le­sio­nes ma­lig­nas.

Lim­piar los la­bios lue­go de in­ge­rir ali­men­tos áci­dos, como los cí­tri­cos o sa­la­dos ya que es­tos ha­ce que se re­se­quen o pas­pen.

Man­te­ner una dieta equi­li­bra­da. Son ex­ce­len­tes los ali­men­tos ri­cos en Vi­ta­mi­na B.

Ac­tual­men­te al­gu­nos lá­pi­ces de la- bios pre­sen­tan po­der hu­mec­tan­te y an­ti­oxi­dan­tes. Tam­bién hay lá­pi­ces que au­men­tan la tur­gen­cia del mis­mo.

La doc­to­ra Ma­ría Jo­sé Pe­lli, médica der­ma­tó­lo­ga, in­di­ca al­gu­nos tips pa­ra evi­tar que se re­se­quen y me­jo­rar su hu­mec­ta­ción:

Nun­ca se de­be hu­me­de­cer los la­bios con la len­gua cuan­do se sien­ten se­cos: el ali­vio es só­lo tem­po­ral.

Man­te­ner­los hi­dra­ta­dos es bá­si­co. Lle­var siem­pre a mano una va­se­li­na o productos que con­ten­gan man­te­ca de ka­ri­te, vi­ta­mi­na A y E.

Usar la­bia­les muy cre­mo­sos, evi­tan­do las fór­mu­las de lar­ga du­ra­ción, que sue­len ser me­nos emo­lien­tes.

Pa­ra ex­fo­liar­los se pue­de fro­tar so­bre ellos un ce­pi­llo de dien­tes vie­jo o una toa­lla hú­me­da una vez por se­ma­na. Así se eli­mi­na la piel so­bran­te.

Se acon­se­ja apli­car un bál­sa­mo o emul­sión hi­dra­tan­te pa­ra la­bios unos mi­nu­tos an­tes del la­bial pa­ra lo­grar una ma­yor du­ra­ción.

Pre­ve­nir an­tes de cu­rar

El Dr. Sán­chez Sai­zar sos­tie­ne que “el Las “bo­cas de pa­to” que­da­ron atrás, hoy se im­po­nen los tra­ta­mien­tos equi­li­bra­dos, mí­ni­ma­men­te in­va­si­vos y que brin­dan vo­lu­men a los la­bios con­ser­van­do un as­pec­to na­tu­ral. El doc­tor Nés­tor Vin­cent, mé­di­co ci­ru­jano, se­ña­la que “la ten­den­cia ac­tual es ir de­trás de una for­ma y no de­trás del vo­lu­men. En la for­ma tie­ne que es­tar de­fi­ni­do el ar­co de cu­pi­do o bor­de su­pe­rior del la­bio, que ase­me­ja un ar­co de fle­chas.Ten­drá que es­tar de­fi­ni­do el fil­trum, la pe­que­ña de­pre­sión so­bre el la­bio su­pe­rior que es la zo­na de unión en­tre la par­te cen­tral del ar­co con la ba­se na­sal o co­lu­me­la; y por úl­ti­mo pe­ro, no por eso de me­nor im­por­tan­cia, el vo­lu­men del ber­me­llón de los la­bios, don­de el su­pe­rior tie­ne que pro­pa­sar le­ve­men­te al in­fe­rior, pues si se su­pera esa pro­yec­ción da la ima­gen de un pro­la­bio des­pro­por­cio­na­do y gro­tes­co, pro­pio de los di­bu­jos ani­ma­dos, lo que co­mún­men­te se de­no­mi­na bo­ca de pa­to”. En cuan­to a los tra­ta­mien­tos con re­lle­nos, así como pa­ra cual­quier pro­ce­di­mien­to es­té­ti­co, es fun­da­men­tal ele­gir ci­ru­ja­nos plás­ti­cos, der­ma­tó­lo­gos o mé­di­cos es­pe­cia­lis­tas ca­li­fi­ca­dos y rea­li­zar­los siem­pre en clí­ni­cas o con­sul­to­rios de­bi­da­men­te ha­bi­li­ta­dos,que ga­ran­ti­cen tu se­gu­ri­dad. Hoy el tra­ta­mien­to pre­fe­ri­do a ni­vel mun­dial por su se­gu­ri­dad y por ser una sus­tan­cia pro­du­ci­da na­tu­ral­men­te por el or­ga­nis­mo, es el re­lleno con áci­do hia­lu­ró­ni­co. Co­no­ci­do como hia­lu­ro­na­to, es un car­bohi­dra­to cu­ya fun­ción es la de re­te­ner el agua, por lo que ac­túa como hi­dra­tan­te na­tu­ral y da­dor de vo­lu­men. Con el pa­so del tiem­po, el cuer­po dis­mi­nu­ye su pro­duc­ción, lo que da pa­so a las arru­gui­tas, la pér­di­da del vo­lu­men y la opa­ci­dad. De ahí que sea ne­ce­sa­rio re­ci­bir un plus de es­te pro­duc­to me­dian­te un tra­ta­mien­to con mi­cro­in­yec­cio­nes, prác­ti­ca­men­te in­do­lo­ro (ya que in­clu­ye un anes­té­si­co en su fór­mu­la pa­ra ga­ran­ti­zar una apli­ca­ción sin mo­les­tias), cu­yos re­sul­ta­dos du­ran en­tre 12 y 18 me­ses y brin­dan a los la­bios un as­pec­to re­ju­ve­ne­ci­do y na­tu­ral.

1. Bál­sa­mo Pa­ra La­bios Lí­nea Cock­tail ($ 69,99, Gi­got): bal­sa­mo res­tau­ra­dor con mul­ti­vi­ta­mi­nas pa­ra la­bios. 2. Shi­ne lo­ver ($ 755, Lan­cô­me): con efec­to “bon­ne mi­ne” (bue­na ca­ra), que per­mi­te que el co­lor del la­bial se fun­da con el co­lor na­tu­ral de los la­bios. 3. Aqua­sour­ce Fps 15 ($ 1.250, Biot­herm): cre­ma hi­dra­tan­te con pro­tec­ción so­lar, ex­trac­to de ka­ri­té, vi­ta­mi­na E. 4. L’Oréal Pa­ris Co­lor Ri­che Pa­ris­sie­ne ($ 236, L´Oréal Pa­ris): la­bial con pig­men­tos in­ten­sos, acei­te de jo­jo­ba y es­fe­ras ater­cio­pe­la­das. 5. Pro­tec­tor La­bial ($ 63,50, Ba­gó­vit A): pro­te­ge, nu­tre y hu­mec­ta la­bios, na­riz y pó­mu­los, con vi­ta­mi­na A y fil­tro so­lar. 6. Ac­ni­ben RX Bál­sa­mo Re­pa­ra­dor ($ 163, Is­din): hi­dra­ta y re­pa­ra los la­bios, re­du­ce la des­ca­ma­ción, re­ge­ne­ra la mu­co­sa la­bial. 7. Anew Lá­piz La­bial Acon­di­cio­na­dor Trans­for­ma­dor FPS 15 ($ 260 Avon): lá­piz la­bial con com­ple­jo hi­dra­tan­te, sua­vi­za y me­jo­ra la tex­tu­ra de los la­bios. Con re­ti­nol y co­lá­geno. 8. Pro­tec­cion la­bial FPS 40 ($ 100, Der­ma­glós): pa­ra uti­li­zar en de­por­tes náu­ti­cos y de mon­ta­ña,evi­ta el re­se­ca­mien­to. 9. Ci­ca­plast La­bios ($ 230, La Ro­che-Po­say): bál­sa­mo re­pa­ra­dor, re­lle­na grie­tas. Efec­to an­ti­rre­ci­di­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.