El ori­gen del mal­tra­to

Mia - - SUMARIO -

La so­cie­dad nos hi­zo creer que so­lo se­ría­mos cien­to por cien­to mu­je­res si for­má­ba­mos pa­re­ja. Ba­jo es­ta fan­ta­sía ilu­so­ria de en­con­trar a nues­tra otra mi­tad, por años nos he­mos equi­vo­ca­do de­ma­sia­do. Por cul­pa de es­te con­cep­to, las mu­je­res han bus­ca­do “me­dio hom­bre”, pen­san­do en en­car­gar­se ellas de com­ple­tar a su “me­dia na­ran­ja”. Con es­ta elec­ción erró­nea, si es­te hom­bre era abu­si­vo, mal­tra­ta­dor o vio­len­to, pen­sas­te que tu amor lo com­ple­ta­ría, lo cam­bia­ría; ter­mi­na­rían sien­do uno so­lo y de es­ta for­ma, la re­la­ción fun­cio­na­ría.

Así, ela­bo­ras­te pen­sa­mien­tos de res­ca­te y de “sal­va­do­ra” como es­tos: “Él es así por­que na­die lo amó”, “Nun­ca sus pa­re­jas an­te­rio­res lo han apo­ya­do”, “Él no es ma­lo, lo que su­ce­de es que lo las­ti­ma­ron mu­cho y aho­ra se de­fien­de”.

De in­me­dia­to, es­tas mu­je­res asu­men la ta­rea de ser ellas quie­nes de­ben com­pen­sar to­do lo que a es­te hom­bre le ha fal­ta­do. Se­rán quie­nes se en­car­guen de sa­car­los del cau­ti­ve­rio, su­mer­gién­do­se en una con­ti­nua bús­que­da de jus­ti­fi­ca­cio­nes so­bre su mo­do de ac­tuar.

Cuan­do ellas sal­van a es­te hom­bre, se sien­ten úti­les o las he­roí­nas de la his­to­ria y car­gan so­bre sus hom­bros el éxi­to que él de­be te­ner. Pa­ra que él se suba, ellas ten­drán que aga­char­se, in­cli­nar­se, ha­cer­se pe­que­ñi­tas.

¿Por qué las mu­je­res nos sen­ti­mos las cus­to­dias, las res­pon­sa­bles de la vi­da de ese hom­bre? Di­cen que so­mos las que más ca­ren­cias emo­cio­na­les te­ne­mos. Des­de pe­que­ñas nos en­se­ña­ron a su­plir los hue­cos emo­cio­na­les de los de­más.

Cuán­tas ve­ces, des­de que eras una ni­ña, es­cu­chas­te de­cir a tu ma­dre: “aten­dé a tu pa­dre”, o “lle­va­le es­to a tu her­mano que lo ne­ce­si­ta”. No­so­tras le­van­tá­ba­mos la me­sa mien­tras nues­tro her­mano va­rón se re­ti­ra­ba a des­can­sar por­que al día si­guien­te lo es­pe­ra­ba un día di­fí­cil. ¿Aca­so no lla­más a tu ami­ga o a al­gún fa­mi­liar pa­ra ver si ne­ce­si­tan al­go?

Nos edu­ca­ron pa­ra com­pren­der y asis­tir las ne­ce­si­da­des del otro, las aje­nas; y de he­cho, ¡lo ha­ce­mos muy bien! Pe­ro en es­te vi­vir por el otro, nos ol­vi­da­mos de aten­der nues­tras pro­pias ca­ren­cias emo­cio­na­les. No lo ha­ce­mos no­so­tras ni tam­po­co lo re­ci­bi­mos del otro la­do. Es por ello que nos cuesta tan­to ser in­de­pen­dien­tes.

Cuan­do el ser hu­mano le pres­ta aten­ción a sus ne­ce­si­da­des emo­cio­na­les, cuan­do son rea­li­za­das, en­ton­ces sí se es­tá lis­to pa­ra sa­lir a ex­pe­ri­men­tar el mun­do. De lo con­tra­rio, se per­ma­ne­ce­rá en­ce­rra­do en el mis­mo lu­gar de siem­pre. Por eso, ellos pue­den sa­lir a con­quis­tar el mun­do mien­tras no­so­tras

Día a día, mu­chas mu­je­res su­fren abu­so emo­cio­nal que en oca­sio­nes se agra­va y se trans­for­ma en mal­tra­to fí­si­co. Ale­jan­dra Sta­ma­teas, au­to­ra de “No me mal­tra­to ni me mal­tra­tan” (V&R Edi­to­ras), re­ve­la có­mo se ges­tan esos víncu­los tó­xi­cos y qué se pue­de ha­cer pa­ra sa­lir ile­sa de ellos

per­ma­ne­ce­mos re­clui­das en nues­tro pe­que­ño mun­do con nues­tras ca­ren­cias, cre­yen­do que si se­gui­mos dan­do más y más esa ne­ce­si­dad se va a sus­ti­tuir.

La de­ci­sión es de él

Hay dos ti­pos de hom­bre que ejer­cen abu­so emo­cio­nal y fí­si­co so­bre los de­más: los que no desean cam­biar y se jac­tan del po­der que tie­nen so­bre los otros, y los que sí po­drían cam­biar con ayu­da te­ra­péu­ti­ca. Pe­ro es el mis­mo hom­bre el que de­be que­rer po­ner­le fin y mo­di­fi­car su for­ma de re­la­cio­nar­se. Es fun­da­men­tal que ca­da mu­jer pue­da dis­cer­nir cuál de es­tos dos es­ti­los de hom­bres es­tá a su la­do.Tal vez es­tás fren­te a un di­le­ma: ir­te o es­pe­rar a que cam­bie.

¿Él quie­re cam­biar?, ¿tie­ne la vo­lun­tad y la fuer­za que ne­ce­si­ta pa­ra ejer­cer ese cam­bio? En la ma­yo­ría de los ca­sos, acep­tar es­ta reali­dad nos in­ti­mi­da, nos asus­ta y sen­ti­mos que de­be­mos ha­cer­nos car­go del hom­bre que he­mos ele­gi­do como com­pa­ñe­ro pa­ra to­da la vi­da. Fin­gi­mos ser fe­li­ces vi­vien­do una vi­da que no es pre­ci­sa­men­te la que so­ña­mos cuan­do de­ci­di­mos es­tar con él. Al acep­tar el abu­so y el mal­tra­to, una vez más te res­pon­sa­bi­li­zás por su com­por­ta­mien­to, por el po­co amor que sos ca­paz de dar­le y la po­ca aten­ción que le brin­dás.

Ex­cu­sas, mie­do, te­mor, es­tan­ca­mien­to. De es­te mo­do, se re­pi­te el círcu­lo del en­cie­rro, de la li­mi­ta­ción y de la ma­ni­pu­la­ción. So­lo a par­tir del mo­men­to en el que es­te hom­bre pue­da ha­cer­se car­go de lo que es­tá con­su­man­do y re­co­no­cer la ra­zón de sus pro­pias con­duc­tas, ten­drá la mo­ti­va­ción ne­ce­sa­ria pa­ra co­men­zar a tra­ba­jar en un cam­bio que lo lle­va­rá a trans­for­mar­se.

Es­tá en tus ma­nos qui­tar­le a ca­da abu­so, a ca­da pa­la­bra y a ca­da ma­gu­llón la po­si­bi­li­dad de que si­ga te­nien­do au­to­ri­dad so­bre tu vi­da. No te­nés que pa­gar nin­gún pre­cio por tu fe­li­ci­dad, la cuen­ta fue sal­da­da, no de­bés na­da. Co­men­zá a dis­fru­tar de lo que sos me­re­ce­do­ra.

Perfil del ma­ni­pu­la­dor

El ma­ni­pu­la­dor emo­cio­nal sa­be a la per­fec­ción qué pa­so de­be dar y qué pa­la­bra de­be sol­tar en ca­da si­tua­ción pa­ra ejer­cer con­trol so­bre tu vi­da. Tra­ta­rá siem­pre, por to­dos los me­dios, de jus­ti­fi­car lo que es­tá ha­cien­do, a su dis­po­si­ción es­tán las coar­ta­das y las ex­cu­sas per­fec­tas.

Se tra­ta de hom­bres sa­ga­ces y au­da­ces, per­fec­tos men­ti­ro­sos, que ocul­ta­rán lo que en reali­dad son. Así in­ten­ta­rá de to­das las ma­ne­ras ex­pli­car­te que lo que ha­ce, es por tu bien, pa­ra cui­dar­te y res­guar­dar­te de los pe­li­gros ex­te­rio­res.

Él sa­be qué pa­la­bras y fra­ses usar pa­ra pa­sar des­aper­ci­bi­do. In­clu­so, si en al­gún mo­men­to es des­cu­bier­to, te di­rá: “Fue

sin que­rer, per­dón”. Pe­ro en muy po­cas opor­tu­ni­da­des lle­ga a re­co­no­cer sus há­bi­tos y sus con­duc­tas abu­si­vas ha­cia los otros y ha­cia su pa­re­ja. To­do lo que di­ce es­tá su­ma­men­te es­tu­dia­do pa­ra dis­cul­par­se o es­con­der­se de­trás de lo que ha he­cho. De es­ta for­ma, él se trans­for­ma en víc­ti­ma y los de­más en sus vic­ti­ma­rios.

En mu­chas oca­sio­nes, pue­de de­cir­te que lo sien­te, que es­tá arre­pen­ti­do por­que sa­be que es lo que es­tás desean­do es­cu­char. Sin em­bar­go, es­tas per­so­nas en ra­ras oca­sio­nes se arre­pien­ten y pi­den per­dón por sus con­duc­tas. No sa­ben de re­mor­di­mien­tos, no te ve como una per­so­na sino como un ob­je­to: él es el téc­ni­co y vos un te­le­vi­sor, por ejem­plo. Así, de­ci­de des­ar­mar­te po­co a po­co pa­ra ana­li­zar­te y co­no­cer tus gus­tos, tus an­he­los, tus mie­dos y de­bi­li­da­des, pa­ra lue­go ma­ni­pu­lar­te. Es­tos hom­bres no tie­nen afec­ti­vi­dad, tal vez pue­dan mos­trar en al­gún mo­men­to com­pren­sión o in­clu­so son ca­pa­ces de llo­rar, pe­ro no lo du­des: ¡es­tán ac­tuan­do! Al mis­mo tiem­po se des­ha­cen de cual­quier estorbo que ha­ya en el ca­mino.To­dos son un ob­je­to pa­ra él.

Su fun­ción es do­mi­nar. Sub­es­ti­man a su víc­ti­ma, su as­pec­to, sus emo­cio­nes y la des­pres­ti­gian ha­cien­do co­men­ta­rios que la las­ti­man y la des­va­lo­ri­zan de­lan­te de los de­más.

No obs­tan­te, si lle­gan a en­con­trar­se aco­rra­la­dos, siem­pre tie­nen las pa­la­bras que el otro quie­re es­cu­char. De es­ta ma­ne­ra, lo per­do­na­rás y, una vez más, él es­ta­rá de­mos­tran­do quién es el que tie­ne el po­der en la re­la­ción. Es­tos hom­bres no tie­nen lí­mi­tes: Exi­gen de­ma­sia­da ad­mi­ra­ción Tie­nen pro­yec­tos me­ga­ló­ma­nos Ha­cen in­ver­sio­nes ex­ce­si­vas (to­do o na­da)

Abu­san de sus­tan­cias (al­cohol o dro­gas) Son ju­ga­do­res com­pul­si­vos Tie­nen to­do ti­po de ex­ce­sos, por ejem­plo:de ve­lo­ci­dad, de so­por­tar do­lor fí­si­co, de en­tre­ga al prin­ci­pio de la re­la­ción (da mu­cho en muy po­co tiem­po o lo da to­do, pe­ro lue­go pe­di­rá diez ve­ces más), de pul­cri­tud y or­den.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.