Có­mo ele­gir za­pa­ti­llas

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - * Es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na y ci­ru­gía del pie, au­di­tor de la co­ber­tu­ra médica Wi­lliam Ho­pe

An­tes de com­prar las za­pa­ti­llas de­por­ti­vas, los pa­pás de­ben te­ner en cuen­ta: No es re­co­men­da­ble cal­zar a un ni­ño an­tes de que em­pie­ce a ca­mi­nar, ya que ca­mi­nar des­cal­zo fa­vo­re­ce a su desa­rro­llo.

Es acon­se­ja­ble que el cal­za­do le sien­te có­mo­do y le per­mi­ta li­ber­tad de mo­vi­mien­to. No se re­co­mien­da com­prar za­pa­ti­llas más gran­des pa­ra que las use más tiem­po. En pro­me­dio, se cal­cu­la que el cal­za­do de­be ser 1 a 1,5 cm más lar­go que el de­do más lar­go (de­do gor­do o se­gun­do de­do se­gún el ti­po de pie).

La pun­ta de una za­pa­ti­lla de­be ser an­cha y lar­ga pa­ra per­mi­tir el li­bre mo­vi­mien­to de los de­dos. No de­be mo­les­tar su uso aún cuan­do el cal­za­do sea nue­vo. No se de­be es­pe­rar a “amol­dar­lo”, sino que de­be sen­tir­se có­mo­do des­de el co­mien­zo. Ha­bi­tual­men­te el ta­ma­ño de am­bos pies no es igual y en es­te ca­so de­be op­tar­se por el cal­za­do que se adap­te al pie más gran­de.

Si el ni­ño no prac­ti­ca de­por­tes y no tie­ne pro­ble­mas (pa­to­lo­gías) en el pie (pies pla­nos, pies ca­vos, etc.) se­rán me­jo­res aque­llas za­pa­ti­llas más fle­xi­bles que per­mi­tan la mo­vi­li­dad de to­das las ar­ti­cu­la­cio­nes, con sue­las más blan­das y sin con­tra­fuer­tes (za­pa­ti­llas de te­la de lo­na, cue­ro o sin­té­ti­co). El ni­ño de­be ca­mi­nar un buen ra­to en la za­pa­te­ría an­tes de de­ci­dir la com­pra.

Es re­co­men­da­ble no uti­li­zar za­pa­ti­llas con plan­ti­llas “stan­dard” ya que el pie es una es­truc­tu­ra di­ná­mi­ca que cam­bia con ca­da ni­ño y con el tiem­po, por lo tan­to, una plan­ti­lla que es pa­ra to­dos igual pue­de crear­le in­con­ve­nien­tes en la mar­cha y la es­truc­tu­ra del pie a fu­tu­ro. De ser ne­ce­sa­rio co­lo­car plan­ta­res, las mis­mas de­ben ser rea­li­za­das en for­ma per­so­na­li­za­da.

Con res­pec­to a la prác­ti­ca de­por­ti­va, hay que te­ner en cuen­ta que el cal­za­do de­be pro­te­ger de las le­sio­nes, per­mi­tir la prác­ti­ca del de­por­te con co­mo­di­dad y adap­tar­se a las ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias del pie y de ca­da ac­ti­vi­dad en cues­tión.

Te­nis: es­te cal­za­do de­be ser an­cho, con sue­la pla­na y fle­xi­ble. Es un de­por­te que exi­ge fre­na­das y avan­ces rá­pi­dos y se­gu­ros. De­be ser ajus­ta­do por arri­ba por lo cual se acon­se­ja acor­do­na­do. Tam­bién es útil que ter­mi­ne en el to­bi­llo, lo cual da­rá es­ta­bi­li­dad pe­ro sin qui­tar mo­vi­li­dad al mis­mo. La sue­la va­ría se­gún se tra­te de pol­vo de la­dri­llo o cés­ped, pe­ro man­tie­ne las ca­rac­te­rís­ti­cas men­cio­na­das.

Fút­bol: el cal­za­do (bo­tín) en sus di­fe­ren­tes ver­sio­nes, de­be ase­gu­rar el pie evi­tan­do le­sio­nes por im­pac­to di­rec­to y per­mi­tien­do el ma­ne­jo de la pe­lo­ta du­ran­te los 90 mi­nu­tos del jue­go. Pa­ra es­to de­be con­tar con una co­ber­tu­ra en la par­te su­pe­rior que dis­mi­nu­ya los im­pac­tos y te­ner “ta­po­nes” en sus dis­tin­tas ver­sio­nes que per­mi­tan me­jor ad­he­ren­cia a los dis­tin­tos te­rre­nos de jue­go, fa­ci­li­tan­do los mo­vi- mien­tos de gi­ro y des­pla­za­mien­tos del an­te pie, sin pro­du­cir le­sio­nes en la ro­di­lla (li­ga­men­tos ó me­nis­cos).

En el ca­so par­ti­cu­lar de los ni­ños, el uso de bo­ti­nes con “ta­po­nes” de­be ser pro­gre­si­vo y con su­per­vi­sión del en­tre­na­dor, quién de­be ex­pli­car qué “ac­ti­tu­des” no de­ben to­mar­se res­pec­to al uso de los mis­mos.

Bás­quet: en es­te de­por­te, la za­pa­ti­lla de­be ser al­ta, que pro­te­ja al to­bi­llo de las tor­ce­du­ras en los sal­tos, con bue­na amor­ti­gua­ción y sue­la ade­cua­da como pa­ra per­mi­tir los gi­ros y la ve­lo­ci­dad ne­ce­sa­ria que el jue­go exi­ge. La du­ra­ción de una za­pa­ti­lla de bás­quet es fun­da­men­tal. Si es­tá muy des­gas­ta­da, so­bre to­do cuan­do se jue­ga en ce­men­to y no en par­quet, no so­por­ta­rá las pre­sio­nes y se des­li­za­rá en de­ma­sía, pu­dien­do ge­ne­rar le­sio­nes en el pie o el to­bi­llo.

Run­ning: la za­pa­ti­lla de­be ser li­via­na, con ade­cua­do sis­te­ma de su­je­ción y de amor­ti­gua­ción. Es­to no im­pli­ca que de­ba te­ner cá­ma­ra de ai­re. Por otro la­do se ven­den za­pa­ti­llas pa­ra pie neu­tro, pro­na­dor o su­pi­na­dor. Es­to se re­fie­re a la po­si­ción que adop­ta el pie del co­rre­dor du­ran­te la mar­cha o ca­rre­ra. Es acon­se­ja­ble que si Ud tie­ne du­das, an­tes de com­prar se di­ri­ja al trau­ma­tó­lo­go, quién le ha­rá una eva­lua­ción clí­ni­ca al ni­ño y even­tual­men­te rea­li­za­rá un es­tu­dio de mar­cha (ba­ro­po­do­me­tría) re­co­men­dán­do­le el cal­za­do ade­cua­do pa­ra el pie del ni­ño.

Por el Dr. Fer­nan­do G. Troi­lo*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.