¿Les da­mos pan?

Por­que se acos­tum­bra­ron a com­par tir nues­tros há­bi­tos, tam­bién co­men pan. El ali­men­to hu­mano por ex­ce­len­cia, es tam­bién fuen­te de ener­gía pa­ra los pe­rros

Mia - - MASCOTAS -

Los pe­rros fue­ron el ani­mal de com­pa­ñía del hom­bre des­de ha­ce más de trein­ta mil años, por lo que han evo­lu­cio­na­do su ali­men­ta­ción jun­to con la de los hu­ma­nos. Pri­me­ro fue el re­sul­ta­do de la ca­za de otros ani­ma­les, y des­pués las hor­ta­li­zas cuan­do apren­di­mos a cul­ti­var­las. El pan, la fuen­te pri­ma­ria de ener­gía pa­ra los hom­bres, tam­bién le per­mi­te a los pe­rros ob­te­ner ener­gía, vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les.

Se ha vis­to que el pan de ave­na les sien­ta me­jor que el de tri­go; sin em­bar- go, cual­quie­ra de los dos es bueno pa­ra man­te­ner una ali­men­ta­ción equi­li­bra­da en ca­nes. El pan in­te­gral tie­ne ade­más el be­ne­fi­cio de ayu­dar­les si pa­de­cie­ran es­tre­ñi­mien­to.

Al igual que a no­so­tros, un pan de ha­ri­na re­fi­na­da (blan­ca) les da a los pe­rros ener­gía ca­si de ma­ne­ra in­me­dia­ta, mien­tras que un pan in­te­gral les pro­por­cio­na ener­gía de for­ma más len­ta. De­pen­dien­do de la ra­za de pe­rro y sus ac­ti­vi­da­des, po­drás dar­le pan blan­co o pan in­te­gral, no como ba­se de su ali­men­ta­ción, pe­ro sí com­ple­men­tán­do­la. Una ali­men­ta­ción ba­lan­cea­da pa­ra nues­tra fa­mi­lia pe­rru­na es mez­clar en gran me­di­da pro­teí­nas ani­ma­les (por­que son pre­do­mi­nan­te­men­te car­ní­vo­ros), vís­ce­ras, hue­sos con car­ne, ver­du­ras, fru­ta y pan. Una ven­ta­ja de los pe­rros es que les en­can­ta mor­der el pan du­ro. Se en­tre­tie­nen, los re­la­ja y, ade­más, los ali­men­ta.

Cuan­do es­tés en­tre­nan­do a un pe­rro, po­dés uti­li­zar pe­que­ños pe­da­zos de pan como re­com­pen­sa an­te un com­por­ta­mien­to po­si­ti­vo. Es im­por­tan­te co­no­cer las ca­rac­te­rís­ti­cas del pe­rro, ya que hay al­gu­nos que an­te la co­mi­da ha­cen cual­quier co­sa y el pan es ex­ce­len­te pa­ra las se­sio­nes de en­tre­na­mien­to. Hay otros que la co­mi­da no es su es­tí­mu­lo prin­ci­pal y lo son más las ca­ri­cias.

Cuan­do quie­ras re­ti­rar el pan como es­tí­mu­lo/re­com­pen­sa po­dés ir al­ter­nan­do los pe­da­ci­tos de pan an­te un com­por­ta­mien­to po­si­ti­vo con ca­ri­cias o pa­la­bras de alien­to, así el pe­rro po­drá en­ten­der que el pan, las ca­ri­cias y las pa­la­bras de alien­to sir­ven pa­ra re­co­no­cer que se por­tó bien. Ase­so­ra­mien­to: Dra. ve­te­ri­na­ria Ma­ri­lú Acos­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.