Rie­go con re­glas

Pa­ra evi­tar que las plan­tas no se pon­gan mus­tias en ve­rano, se ne­ce­si­ta mu­cha agua. ¿Pe­ro cuán­to?, ¿con qué fre­cuen­cia, ¿de arri­ba o de aba­jo? Aquí al­gu­nos da­tos úti­les

Mia - - JARDINERÍA -

La ma­yo­ría de las plan­tas de­pen­den de una hu­me­dad uni­for­me. Sin em­bar­go, un li­ge­ro se­ca­do an­tes de re­gar pro­mue­ve el cre­ci­mien­to de las raí­ces de las plan­tas. Re­gar con me­nos fre­cuen­cia pe­ro a fon­do: en la ca­ma de flo­res, una o dos se­sio­nes de rie­go a la se­ma­na son su­fi­cien­tes. Me­jor re­gar con me­nos fre­cuen­cia, pe­ro con un mon­tón de agua en lu­gar de un po­co y a me­nu­do. Dar la can­ti­dad de agua co­rrec­ta:

un re­qui­si­to pa­ra el rie­go ade­cua­do es que el agua al­can­ce su­fi­cien­te­men­te las raí­ces. Po­ca can­ti­dad de agua a me­nu­do só­lo cu­bren los cen­tí­me­tros su­pe­rio­res del sue­lo -o in­clu­so no lle­ga a ellos en ab­so­lu­to, por ejem­plo, cuan­do hay un acol­cha­do que cu­bre el sue­lo y de­ma­sia­do po­co rie­go. Tam­bién sig­ni­fi­ca que las plan­tas de cul­ti­vo son par­ti­cu­lar­men­te de­pen­dien­tes de la tie­rra uni­for­me­men­te hú­me­da en el tiem­po, has­ta que sus cul­ti­vos es­tén ma­du­ros pa­ra la co­se­cha (por ejem­plo: la for­ma­ción de raí­ces y tu­bércu­los de za­naho­rias y pa­pas; de ho­jas de al­baha­ca y le­chu­ga; de ca­be­zas de coliflor y le­chu­ga; de las cás­ca­ras de porotos, to­ma­tes y fru­tas. Rie­gue al atar­de­cer o a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na: cuan­do rie­ga la tie­rra ya en­fria­da en la tar­de o no­che, se eva­po­ra me­nos agua que en la tie­rra ca­lien­te, du­ran­te el día .Y las plan­tas pue­den abas­te­cer­se de agua an­tes del ca­lor del día si­guien­te.

Man­ten­ga las ho­jas se­cas: és­tas se vuel­ven ho­jas en­fer­mas si se man­tie­nen mo­ja­das por la no­che. El re­sul­ta­do pue­de ser la apa­ri­ción de moho. Las ho­jas que se que­dan hú­me­das en el sol desa­rro­llan li­ge­ras mar­cas de que­ma­du­ras (efec­to de que­ma­du­ra con cris­tal so­bre las go­ti­tas de agua). Re­gar con un ob­je­ti­vo re­par­ti­do:

ha­cer­lo siem­pre en un so­lo pun­to con­du­ce al cre­ci­mien­to de la raíz por un so­lo la­do y de ese mo­do, a la ab­sor­ción de nu­trien­tes en el sue­lo más po­bre. Por lo tan­to, siem­pre re­gar al­re­de­dor de la plan­ta y dis­tri­buir por to­da la zo­na. Re­gar de ma­ne­ra que se aho­rre

agua: ha­cer­lo tan­to como sea ne­ce­sa­rio y tan po­co como sea po­si­ble. Es­to se sim­pli­fi­ca con un sis­te­ma de rie­go au­to­má­ti­co con sen­sor de hu­me­dad.

Evi­tar el anega­mien­to: es­to su­pri­me el ai­re de las raí­ces pa­ra res­pi­rar fue­ra de la tie­rra -las cé­lu­las de la raíz se aho­gan sin oxí­geno. Uti­li­zar tie­rra de ca­li­dad, ri­ca en

ar­ci­lla: tie­ne me­jo­res pro­pie­da­des de ex­pan­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.