La im­por­tan­cia de hi­dra­tar­nos

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Ase­so­ró: Dra. Vir­gi­nia Bus­ne­lli, Di­rec­to­ra Mé­di­ca de CRENYF

In­ge­rir la can­ti­dad ade­cua­da de lí­qui­do dia­rio, ade­más de sa­ciar la sed, re­gu­la el buen fun­cio­na­mien­to de las cé­lu­las, fa­vo­re­ce la di­ges­tión, ab­sor­ción, trans­por­te de oxí­geno y nu­trien­tes así co­mo la eli­mi­na­ción de los desechos. La in­ges­ta su­fi­cien­te de agua fa­vo­re­ce, ade­más, la hi­dra­ta­ción de la piel, me­jo­ra la lu­bri­ca­ción de las ar­ti­cu­la­cio­nes, mu­co­sas y los ór­ga­nos, ayuda a re­gu­lar la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral ab­sor­bien­do el ca­lor y li­be­rán­do­lo a tra­vés de la trans­pi­ra­ción y tam­bién re­gu­la la pre­sión ar­te­rial y el trán­si­to in­tes­ti­nal.

El agua con­te­ni­da en los ali­men­tos jun­to con la que be­be­mos (in­fu­sio­nes y be­bi­das) tie­nen que ga­ran­ti­zar una co­rrec­ta hi­dra­ta­ción en to­das las eda­des y cir­cuns­tan­cias de la vi­da. Ca­da in­di­vi­duo pre­sen­ta ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas de hi­dra­ta­ción en fun­ción de fac­to­res co­mo la edad, el se­xo, el me­ta­bo­lis­mo, el ni­vel de ac­ti­vi­dad fí­si­ca que reali­ce y las con­di­cio­nes am­bien­ta­les. Es­tas ne­ce­si­da­des au­men­tan en cier­tos gru­pos de po­bla­ción co­mo los an­cia­nos, los ni­ños, las em­ba­ra­za­das y lac­tan­tes o los de­por­tis­tas.

¿Qué pa­sa en la épo­ca de más ca­lor? El or­ga­nis­mo, ge­ne­ra pér­di­das de agua por trans­pi­ra­ción y res­pi­ra­ción (pér­di­das in­sen­si­bles), por la eli­mi­na­ción de ori­na y he­ces. Cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra am­bien­tal es ele­va­da y prac­ti­ca­mos más ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre, au­men­ta la eli­mi­na­ción por trans­pi­ra­ción, pu­dien­do lle­gar a per­der -por ho­ra- un li­tro de agua o más, por lo que es fun­da­men­tal in­cre­men­tar el con­su­mo de agua en to­das las eda­des, te­nien­do en cuen­ta que cuan­to más se trans­pi­re, más se de­be­rá cui­dar la hi­dra­ta­ción. Sin­to­más que alertan:

Do­lor de ca­be­za, des­con­cen­tra­ción: aun­que es­te­mos sen­ta­dos en la ofi­ci­na to­do el día, nuestro cuer­po pier­de lí­qui­do. Si no se re­po­ne cons­tan­te­men­te, el vo­lu­men de san­gre cae lo que ge­ne­ra una ba­ja en la can­ti­dad de oxí­geno que lle­ga has­ta nuestro ce­re­bro pu­dien­do ge­ne­rar do­lor de ca­be­za y des­con­cen­tra­ción.

Can­san­cio: tam­bién por la caí­da del vo­lu­men de san­gre es que nues­tros múscu­los em­pie­zan co­mo a “apa­gar­se o en­len­te­cer­se” pa­ra cui­dar sus re­ser­vas ha­cien­do que nos sin­ta­mos cansados.

Ori­na os­cu­ra: cuan­do to­ma­mos ade­cua­da can­ti­dad de agua, és­ta lim­pia los des­he­chos que te­ne­mos den­tro del cuer­po y los ex­pul­sa a tra­vés del ri­ñón por me­dio de la ori­na. Sin agua, es­tos res­tos se con­cen­tran en el cuer­po y la ori­na pre­sen­ta me­nor vo­lu­men y es más tur­bia por la gran can­ti­dad de sus­tan­cias que es­tá ex­pul­san­do de a po­cos.

Es­tre­ñi­mien­to: si es­ta­mos des­hi­dra­ta­das, el co­lón ab­sor­be de­ma­sia­da agua de los ali­men­tos de­jan­do las he­ces du­ras y se­cas.

Pér­di­da de elas­ti­ci­dad de la piel: al to­mar po­ca agua, la piel irá per­dien­do de a po­co la ca­pa­ci­dad de es­ti­rar­se ade­más de ver­se des­lu­ci­da y re­se­ca.

Bo­ca se­ca: es una de las se­ña­les más ob­vias de que el cuer­po pi­de agua a gri­tos. Los la­bios se re­se­can, la len­gua es­tá pas­to­sa y cam­bia la sen­sa­ción en tu bo­ca. Lo re­co­men­da­ble, es no lle­gar a es­tas se­ña­les, ya que cuan­do se pre­sen­tan ya exis­te un prin­ci­pio de des­hi­dra­ta­ción.

Ca­lam­bres fre­cuen­tes: la pér­di­da de lí­qui­dos hace que la can­ti­dad de so­dio y po­ta­sio en nuestro cuer­po dis­mi­nu­ya. Esos com­po­nen­tes son im­por­tan­tes pa­ra la con­trac­ción mus­cu­lar y, al ha­ber un desbalance de ellos, los múscu­los se con­traen de for­ma in­vo­lun­ta­ria ge­ne­ran­do los ca­lam­bres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.