LLE­GA EL SE­GUN­DO

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - Por la Lic. Ju­lie­ta To­jei­ro* * Del Ins­ti­tu­to Sin­cro­nía, spe­cia­lis­tas en es­trés, an­sie­dad y emo­cio­nes (www.ins­ti­tuo­sin­cro­nia.com.ar)

Mu­cho se sue­le ha­blar de la es­pe­ra y la pre­pa­ra­ción pa­ra la lle­ga­da del pri­mer hi­jo. Sin em­bar­go, el se­gun­do hi­jo des­pier­ta nue­vas an­sie­da­des, qui­zás no tan li­ga­das a có­mo se­rá el mes a mes du­ran­te el em­ba­ra­zo y el na­ci­mien­to, de­bi­do a la pri­me­ra ex­pe­rien­cia pe­ro sí a nue­vas pre­gun­tas en torno a dar­le un her­mano al pri­mer hi­jo y có­mo se­rá ha­cer­le un lu­gar en la fa­mi­lia.

Don­de vi­ve uno vi­ven dos: es­te mi­to en­ga­ño­so crea la ilu­sión de que to­do se­rá igual que con la lle­ga­da del pri­mer hi­jo pe­ro la del se­gun­do hi­jo es una vi­ven­cia úni­ca. Por eso, siem­pre de­ci­mos y tra­ba­ja­mos con las ma­dres el re­co­no­ci­mien­to de las emo­cio­nes úni­cas que des­en­ca­de­na ca­da em­ba­ra­zo. Los tiem­pos de descanso o re­po­so, el acon­di­cio­nar el ho­gar pa­ra la lle­ga­da, el tra­ba­jar ac­ti­va­men­te pa­ra in­cluir al pri­mer hi­jo ha­cen de esa ex­pe­rien­cia un mo­men­to úni­co.

Preo­cu­pa­cio­nes so­bre las emo­cio­nes del pri­mer hi­jo: en ge­ne­ral las ma­dres re­fie­ren te­mo­res so­bre có­mo ma­ne­jar los ce­los o la sen­sa­ción de sen­tir­se des­pla­za­do que pue­de sen­tir el her­mano ma­yor. La re­co­men­da­ción es po­der apro­ve­char to­do el pro­ce­so de em­ba­ra­zo pa­ra ir in­clu­yen­do y pre­pa­ran­do lo que se­rá el víncu­lo fra­terno. En­tre las op­cio­nes más sen­ci­llas es­tán el brin­dar la in­for­ma­ción al her­mano, siem­pre ade­cuán­do­la a su edad, y pro­po­ner es­pa­cios o mo­men­tos don­de el ma­yor co­la­bo­re y se re­la­cio­ne ac­ti­va­men­te con su her­mano por lle­ga co­mo can­tar­le una can­ción pa­ra que la es­cu­che des­de la pan­za o co­la­bo­rar eli­gien­do al­gún ju­gue­te o cuen­to pa­ra su lle­ga­da son las más ele­gi­das. Si van a te­ner que com­par­tir el cuar­to, lo me­jor es ir ha­cien­do los cam­bios de ma­ne­ra pau­la­ti­na y an­tes del na­ci­mien­to. Tam­bién si al­guien más va a co­la­bo­rar en el cui­da­do del her­mano ma­yor cuan­do naz­ca el be­bé, se­ría re­co­men­da­ble que se fa­mi­lia­ri­ce con esa per­so­na an­tes del na­ci­mien­to. Acon­se­ja­mos no su­per­po­ner con el na­ci­mien­to, el ini­cio del jar­dín o es­cue­la y si no se pue­de evi­tar, ir rea­li­zan­do adap­ta­cio­nes pre­vias en ru­ti­nas y lu­ga­res nue­vos.

Las emo­cio­nes de la ma­dre: a la re­vo­lu­ción emo­cio­nal pro­pia del em­ba­ra­zo, se le su­man la cul­pa por lo que pue­de sen­tir el pri­mer hi­jo y el mie­do de no sa­ber có­mo re­par­tir­se pa­ra dar­les afec­to, tiem­po y aten­ción a am­bos. En es­te pun­to, el tra­ba­jo con la ma­dre so­bre sus pro­pias emo­cio­nes es fun­da­men­tal, ya que se­rán las que pre­pa­ren el te­rreno pa­ra crear el víncu­lo con su hi­jo.

El rol del pa­dre: es fun­da­men­tal tam­bién co­mo en la lle­ga­da del pri­mer hi­jo. Cuan­do lle­ga el se­gun­do, to­da la fa­mi­lia de­be adap­tar­se y en la re­or­ga­ni­za­ción hay mu­chas ven­ta­jas por­que a di­fe­ren­cia del acom­pa­ña­mien­to del pa­dre en los pri­me­ros mo­men­tos de vi­da del pri­mer hi­jo, es­ta vez el re­par­tir­se tiem­pos y ac­ti­vi­da­des con ca­da hi­jo pro­pi­cia­rá un nue­vo es­pa­cio pa­ra ha­cer cre­cer y for­ta­le­cer aun más el víncu­lo de uno a uno.Ya que los mo­men­tos a so­las con ca­da miem­bro se vi­ven con la in­ten­si­dad y ale­gría de po­der com­par­tir de ese ra­to ex­clu­si­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.