SUPLEMENTO VE­RANO. 50 res­pues­tas pa­ra cal­mar los do­lo­res co­mu­nes

Mia - - SUMARIO - Por Por Liu Ming

¿Qué ge­ne­ra el do­lor se­gún la me­di­ci­na chi­na?

Pa­ra en­ten­der el do­lor hay que pres­tar aten­ción a los fac­to­res que pue­den in­ci­dir so­bre el bie­nes­tar fí­si­co, co­mo el me­dio am­bien­te: el vien­to, por ejem­plo, con­si­de­ra­do el rey de to­das las en­fer­me­da­des, afec­ta la par­te su­pe­rior del cuer­po y mu­chas ve­ces es res­pon­sa­ble de los do­lo­res de ca­be­za, cue­llo, es­pal­da y al­gu­nas con­trac­tu­ras. El frío hace que la ener­gía y la san­gre se es­tan­quen, pro­vo­can­do do­lor en los hue­sos, las ar­ti­cu­la­cio­nes y los múscu­los. Tam­bién pue­de afec­tar a los ór­ga­nos, es­pe­cial­men­te cuan­do los pies que­dan des­pro­te­gi­dos. La hu­me­dad tam­bién es­tan­ca el Chi, que ge­ne­ral­men­te afec­ta a la par­te ba­ja: pier­nas, ro­di­llas y cin­tu­ra. El ca­lor, o ex­ce­so de ener­gíaYang, ge­ne­ra in­fla­ma­ción, que des­equi­li­bra ór­ga­nos y ar­ti­cu­la­cio­nes.

¿Por qué due­len los hue­sos?

La pri­me­ra cau­sa del do­lor de hue­sos es el frío. No abri­gar­se ade­cua­da­men­te pue­de pro­vo­car da­ños muy pro­fun­dos al or­ga­nis­mo. Mu­chas mu­je­res, por ejem­plo, sue­len pro­te­ger­se la par­te su­pe­rior del cuer­po y de­jan al des­cu­bier­to las pier­nas y los pies, uti­li­zan­do po­lle­ras cor­tas y me­dias de nai­lon que en reali­dad no pro­te­gen del frío. Al ves­tir­se de es­te mo­do, se pro­du­cen dos ni­ve­les dis­tin­tos de tem­pe­ra­tu­ra en el or­ga­nis­mo, que tra­ta de com­pen­sar­lo ge­ne­ran­do ca­lor, pe­ro co­mo no pue­de dis­cri­mi­nar por sec­to­res, es de­cir no pue­de en­viar ca­lor so­la­men­te a los pies o a la par­te su­pe­rior del cuer­po, ca­lien­ta el cuer­po en for­ma ho­mo­gé­nea pro­vo­can­do así un au­men­to in­ne­ce­sa­rio de la pre­sión ar­te­rial. Cuan­do los pies es­tán fríos, la ener­gía del ri­ñón no pue­de fluir y los hue­sos se de­bi­li­tan y afec­tan pro­fun­da­men­te,al­go muy di­fí­cil de re­ver­tir. Por eso, tan­to pa­ra la pre­ven­ción co­mo pa­ra la cu­ra, siem­pre in­sis­to en un ne­ce­sa­rio un cam­bio de las cos­tum­bres.

¿Qué há­bi­tos hay que mo­di­fi­car pa­ra evi­tar es­tos do­lo­res?

Pa­ra man­te­ner un cuer­po fuer­te y sano, es fun­da­men­tal pre­ser­var la ener­gía. Una per­so­na es sa­bia cuan­do se ubi­ca en la edad que tie­ne y lo­gra cui­dar­se pen­san­do en el fu­tu­ro. El descanso de­be ser ma­yor des­pués de los 40 años. Los ho­ra­rios de las co­mi­das y la prác­ti­ca de ejer­ci­cios que mo­vi­li­cen la ener­gía in­ter­na, que ayu­den a com­pren­der el pro­pio cuer­po, de­ben res­pe­tar­se pa­ra vi­vir me­jor en el pre­sen­te y pa­ra pre­pa­rar­se pa­ra los años ve­ni­de­ros. Es­ta es la for­ma de evi­tar do­lo­res de hue­sos en el pre­sen­te y en el fu­tu­ro. Las mu­je­res son más vul­ne­ra­bles fren­te a es­tos ma­les, de­bi­do al po­co cui­da­do que sue­len te­ner lue­go de ha­ber te­ni­do hi­jos, es­pe­cial­men­te en la pri­me­ra se­ma­na lue­go del na­ci­mien­to. Siem­pre re­co­mien­do evi­tar el con­tac­to con el agua fría, úni­ca­men­te de­ben uti­li­zar agua ti­bia de­bi­do a que el cuer­po es­tá muy de­bi­li­ta­do por el na­ci­mien­to del be­bé. Tam­bién de­be­mos te­ner en cuen­ta que has­ta los 30 años el cuer­po pa­re­ce po­der aguan­tar cual­quier co­sa sin ma­yor pro­ble­ma, pe­ro si no se to­man los re­cau­dos ne­ce­sa­rios, los da­ños cor­po­ra­les se­rán muy pro­fun­dos y las con­se­cuen­cias se sen­ti­rán en las dé­ca­das fu­tu­ras. Cam­bian­do al­gu­nas cos­tum­bres y ha­cien­do los ejer­ci­cios ade­cua­dos se lo­gra­rá te­ner una me­jor ca­li­dad de vi­da. Los ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción son la me­jor cu­ra pa­ra to­do ti­po de en­fer­me­da­des, en es­te ca­so só­lo bas­ta­rán unos mo­vi­mien­tos acom­pa­ña­dos de ins-

pi­ra­cio­nes, ex­ha­la­cio­nes y una gran con­cen­tra­ción men­tal. La pos­tu­ra ini­cial, co­mo siem­pre, es pa­rar­se con las pier­nas se­pa­ra­das al an­cho de los hom­bros, los pies con los de­dos gor­dos ha­cia aden­tro has­ta que es­tén pa­ra­le­los, el tor­so de­re­cho, la ca­be­za ali­nea­da y los bra­zos a los cos­ta­dos. El ejer­ci­cio es pa­ra me­jo­rar la ar­mo­nía de to­do el cuer­po, los mo­vi­mien­tos de bra­zos y pier­nas se rea­li­zan al mis­mo tiem­po en ca­da res­pi­ra­ción. Se suben los bra­zos por el cos­ta­do del cuer­po in­ha­lan­do has­ta lle­gar con es­tos bien arri­ba y se ba­jan por el per­fil del cuer­po al mis­mo tiem­po que se ex­ha­la has­ta la po­si­ción ini­cial. Es im­por­tan­te re­cor­dar que se de­be in­ha­lar y ex­ha­lar por la na­riz.

¿Hay ali­men­tos que ayu­den a pre­ve­nir el do­lor de hue­sos?

Los hue­sos se re­la­cio­nan con el ri­ñón, por lo tan­to, si se re­fuer­za es­te ór­gano, es po­si­ble me­jo­rar y evi­tar el do­lor. Si las do­len­cias son re­cu­rren­tes, lo me­jor es pre­ve­nir­los in­clu­yen­do en la die­ta bro­tes y po­ro­tos de so­ja, car­ne de cer­do y de po­llo, que con­tie­nen los nu­trien­tes pa­ra es­ti­mu­lar el ór­gano. A las per­so­nas ma­yo­res le di­go que de­ben in­cor­po­rar ve­ge­ta­les de raíz co­mo la za­naho­ria, el na­bo y la re­mo­la­cha. Los pi­can­tes con­su­mi­dos en for­ma mo­de­ra­da ayu­dan a eli­mi­nar la hu­me­dad de los hue­sos y dis­mi­nuir el do­lor. Las se­mi­llas de za­pa­llo po­seen mag­ne­sio, un ele­men­to muy efi­caz pa­ra ali­viar es­te ti­po de do­lo­res. Se pue­den con­su­mir tos­ta­das y pe­la­das, so­las o agre­ga­das a las co­mi­das, de 30 a 50 gra­mos diarios son su­fi­cien­tes pa­ra ha­cer pre­ven­ción. Be­ber té de ro­me­ro es tam­bién útil. Se de­be pre­pa­rar con 2 cu­cha­ra­di­tas de hier­ba en me­dio li­tro de agua. Por úl­ti­mo, el con­su­mo de ca­ne­la es otra op­ción, es­pe­cial­men­te cuan­do el do­lor se ori­gi­na por el frío.

¿Qué pro­po­ne la me­di­ci­na chi­na pa­ra las cer­vi­cal­gias?

Pa­ra ali­viar los do­lo­res que ge­ne­ral­men­te pro­du­cen las ten­sio­nes en la zo­na de las cer­vi­ca­les, lo ideal es la re­la­ja­ción. Co­men­zar dán­do­se una du­cha ca­lien­te y un ma­sa­je, acom­pa­ña­do por mo­vi­mien­tos sua­ves ha­cia am­bos la­dos, de ma­ne­ra que las vér­te­bras se fle­xi­bi­li­cen. Si la mo­les­tia per­sis­te, apli­car ca­lor. Una bue­na al­ter­na­ti­va son las ven­to­sas, o es­ti­mu­lar con di­gi­to pun­tu­ra los pun­tos Hòu Xi, que se ubi­ca en el mon­tícu­lo que se for­ma en la par­te ex­ter­na de la pal­ma de ca­da mano, del la­do del me­ñi­que (si el do­lor es del la­do de­re­cho, el ma­sa­je se hace en la mano iz­quier­da) y Wài Guan, ubi­ca­do en el dor­so del an­te­bra­zo, exac­ta­men­te a dos de­dos de la ar­ti­cu­la­ción de la mu­ñe­ca. Si el do­lor es re­cien­te y se de­be a una ma­la pos­tu­ra, apli­car re­fle­xo­lo­gía en las ma­nos: uno de los pun­tos de ali­vio es el ubi­ca­do en el hue­co que for­man los hue­sos me­ta­car­pia­nos de los de­dos ín­di­ce y ma­yor; en el ex­tre­mo su­pe­rior de los mis­mos; el otro se ha­lla en la ar­ti­cu­la­ción del de­do me­ñi­que. La cer­vi­cal tie­ne que es­tar sa­na pa­ra que la ener­gía Yang pue­da su­bir y ba­jar sin pro­ble­mas. Cuan­do exis­te una gran con­trac­tu­ra que blo­quea al Chi, sur­gen los do­lo­res de ca­be­za y la fal­ta de con­cen­tra­ción, en­tre otros ma­les.

¿Un cam­bio de há­bi­tos ayuda a re­la­jar las cer­vi­ca­les?

Pri­me­ro ha­bría que acla­rar que re­la­jar cual­quier par­te del cuer­po no es aflo­jar al pun­to de sol­tar co­mo un tra­po al­gu­na par­te del cuer­po; por ejem­plo, cuan­do se aflo­jan las ex­tre­mi­da­des su­pe­rio­res de es­ta ma­ne­ra el cuer­po si­gue sos­te­nien­do los bra­zos que cuel­gan con múscu­los de la par­te su­pe­rior de la es­pal­da y es­to pue­de pro­vo­car do­lo­res. Por lo tan­to, co­mo de­cía, re­la­jar no es sol­tar el cuer­po, sino man­te­ner la fle­xi­bi­li­dad y la den­si­dad na­tu­ral don­de el cuer­po no se en­cuen­tra ten­so, pe­ro tam­po­co es flá­ci­do. Una co­lum­na sa­lu­da­ble de­be per­ma­ne­cer re­la­ja­da, tan­to du­ran­te el día co­mo por la no­che. Pa­ra lo­grar­lo, hay que te­ner en cuen­ta de­ter­mi­na­dos as­pec­tos de la vi­da co­ti­dia­na. La ca­ma más ade­cua­da es aque­lla que cuen­te con un elás­ti­co rí­gi­do y un col­chón fir­me que sir­va de sos­tén pa­ra man­te­ner los hue­sos ali­nea­dos. Cuan­do es­ta­mos sen­ta­dos, lo me­jor es con­tar con un res­pal­do que se amol­de a la cur­va­tu­ra de la es­pal­da. Pa­ra las per­so­nas ma­yo­res, son idea­les los res­pal­dos con apo­ya ca­be­zas, de­bi­do a que en ese m omen­to de la vi­da, la ener­gía Chi se en­cuen­tra más arri­ba. Cuan­do se tra­ba­ja en un escritorio hay que pres­tar aten­ción al mo­vi­mien­to del cue­llo, es­pe­cial­men­te si es muy cons­tan­te el su­bir y ba­jar la ca­be­za, ya que pro­vo­ca un gran des­gas­te en la sép­ti­ma vér­te­bra cer­vi­cal y la pri­me­ra dor­sal. Fi­nal­men­te, y aun­que les pa­rez­ca cu­rio­so, de­be te­ner­se en cuen­ta que re­mon­tar ba­rri­le­tes es una bue­na for­ma de man­te­ner bien las cer­vi­ca­les: en la an­ti­gua Chi­na, es­te en­tre­te­ni­mien­to se rea­li­za­ba en la pri­ma­ve­ra. En es­ta es­ta­ción del año, la ener­gía de la tie­rra sube al cie­lo y es­te Chi ge­ne­ra más vien­to. Ade­más, co­mo en pri­ma­ve­ra la ener­gía pre­sen­te es aque­lla que im­pul­sa el desa­rro­llo, se es­ti­mu­la­ba a los ni­ños a ju­gar pa­ra que es­tén en con­tac­to con ella. Tam­bién so­lía creer­se que es­pan--

ta­ba las ma­las ener­gías, ya que el cie­lo se po­bla­ba de dis­tin­tas for­mas y co­lo­res. Más allá de las creen­cias, es­ta ac­ti­vi­dad pue­de ayu­dar tan­to a los chi­cos co­mo a los adul­tos a me­jo­rar ma­las pos­tu­ras y evi­tar las mo­les­tias que oca­sio­nan, es­pe­cial­men­te en la co­lum­na cer­vi­cal. Re­mon­tar un ba­rri­le­te im­pli­ca, en­tre otras co­sas, mo­ver­se, co­rrer, es­ti­rar los bra­zos,mi­rar ha­cia arri­ba y a am­bos la­dos. Es­to hace que los múscu­los y las ar­ti­cu­la­cio­nes se fle­xi­bi­li­cen.

¿Qué po­de­mos ha­cer pa­ra evi­tar la tor­tí­co­lis?

Cuan­do se per­ma­ne­ce mu­cho tiem­po sen­ta­do, es ne­ce­sa­rio des­can­sar cin­co mi­nu­tos ca­da ho­ra. Apro­ve­char ese mo­men­to pa­ra es­ti­rar y ro­tar el cue­llo sua­ve­men­te; es­ti­rar los bra­zos ha­cia arri­ba y aco­mo­dar la co­lum­na. Si es po­si­ble,pa­rar­se y ca­mi­nar unos pa­sos. Tam­bién es im­por­tan­te co­rre­gir la pos­tu­ra, y en es­te sen­ti­do es in­dis­pen­sa­ble apo­yar la es­pal­da en el res­pal­do de la si­lla y evi­tar cru­zar las pier­nas pa­ra que la ener­gía flu­ya me­jor. Nun­ca se de­be rea­li­zar un es­ti­ra­mien­to me­dian­te una hí­per ex­ten­sión del cue­llo. Aun­que pa­rez­ca gra­cio­so, pei­nar­se es una sa­na cos­tum­bre que per­mi­te re­la­jar­se y es­ti­mu­lar la ener­gíaYang. Siem­pre di­go que la ma­ña­na es el me­jor mo­men­to pa­ra ha­cer­lo, al le­van­tar­se, y du­ran­te no me­nos de cin­co mi­nu­tos. Ade­más de pre­ve­nir las con­trac­tu­ras, vi­go­ri­za el ca­be­llo. Los ba­ños de in­mer­sión (con agua no muy ca­lien­te, sal grue­sa y acei­te esen­cial) y tam­bién una bue­na du­cha de agua ca­lien­te ayu­dan a que la ener­gía aflo­re. Lo ideal es du­cha por la ma­ña­na y ba­ño de in­mer­sión por la no­che, an­tes de acos­tar­se. El té de jen­gi­bre con­tri­bu­ye a re­la­jar­se, es­pe­cial­men­te si se le agre­gan unas go­tas de li­món y una cu­cha­ra­di­ta de miel. Fi­nal­men­te, in­sis­to en que no hay que dor­mir bo­ca aba­jo: es­ta po­si­ción man­tie­ne ten­sa la mus­cu­la­tu­ra del cue­llo y no per­mi­te una nor­mal re­la­ja­ción al mo­men­to del descanso, y ele­gir una al­moha­da que acom­pa­ñe la cur­va­tu­ra de la zo­na cer­vi­cal pa­ra que el cuer­po apo­ye me­jor.

¿Có­mo pre­ve­nir el do­lor de ro­di­llas?

La ro­di­lla es una ar­ti­cu­la­ción aso­cia­da al ca­nal del es­tó­ma­go, ra­zón por la cual si se in­gie­ren lí­qui­dos fríos se ve afec­ta­da. El hue­so ne­ce­si­ta ener­gía pa­ra man­te­ner­se en bue­nas con­di­cio­nes y si re­ci­be tem­pe­ra­tu­ras ba­jas no la con­si­gue, co­mien­za a de­te­rio­rar­se y a per­der el es­pa­cio en­tre hue­sos re­sin­tien­do de es­ta for­ma las ar­ti­cu­la­cio­nes y en­du­re­cien­do los ten­do­nes y li­ga­men­tos. Es in­dis­pen­sa­ble man­te­ner el cuer­po ca­lien­te; la for­ma de lo­grar­lo es abri­gan­do los pies y evi­tan­do in­ge­rir lí­qui­dos y ali­men­tos fríos. Co­mo po­de­mos ver, lo que más afec­ta y con­tri­bu­ye a es­ta en­fer­me­dad es el frío y la hu­me­dad, fac­to­res de los cua­les es im­pres­cin­di­ble pro­te­ger­se, por­que im­pi­den que la ener­gía y la san­gre flu­yan ade­cua­da­men­te por el meridiano y el to­rren­te san­guí­neo pro­vo­can­do una le­sión ar­ti­cu­lar; por eso es ne­ce­sa­rio el uso de cal­zas y cal­zon­ci­llos lar­gos de­ba­jo de la ro­pa du­ran­te to­do el año pa­ra evi­tar el do­lor y los da­ños co­la­te­ra­les.

¿Que­rés apren­der más de los do­lo­res más co­mu­nes que te aque­jan? ¿Ne­ce­si­tás con­se­jos pa­ra po­der evi­tar­los o sa­nar­los? En­ton­ces, no te pier­das es­ta com­pi­la­ción, del mé­di­co per­so­nal del Pa­pa Fran­cis­co, el ex­per­to en me­di­ci­na chi­na Liu Ming. Bus­cá 50 res­pues­tas so­bre el do­lor en tu kios­co más cer­cano y ¡con­ver­ti­te en un ex­per­to!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.