GUÍA DE AR­TE & ES­PEC­TÁCU­LOS. To­do lo que hay pa­ra ver

Au­to­ra de “Tu ros­tro en el Fue­go”

Mia - - SUMARIO - Por Adria­na Aboy

-Vi­vís en Per­ga­mino, "tu lu­gar en el mun­do", ¿de tu co­no­ci­mien­to del lu­gar es que ubi­cas tus his­to­rias allí? -Las his­to­rias trans­cu­rren en mis pa­gos no só­lo por el gran ca­ri­ño que les ten­go a es­tas tie­rras sino por­que ellas fue­ron es­ce­na­rio de he­chos muy im­por­tan­tes du­ran­te las épo­cas que des­cri­bo:1836-1858.An­tes de ha­ber es­cri­to mi pri­me­ra no­ve­la,Tie­rra en Som­bras, des­co­no­cía por com­ple­to el pa­pel pre­pon­de­ran­te que tu­vie­ron a la ho­ra de de­fi­nir en­cuen­tros, ba­ta­llas, lu­chas con­tra los in­dios y de­más.Tu­ve que rea­li­zar un tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción muy ex­haus­ti­vo. Por me­dio de es­ta Tri­lo­gía me per­mi­to dar a co­no­cer al­gu­nos he­chos his­tó­ri­cos que no me gus­ta­rían que que­da­sen en el ca­jón del ol­vi­do. Pa­ra es­cri­bir con sol­tu­ra so­bre las cos­tum­bres cam­pes­tres tu­ve a mi fa­vor el ha­ber pa­sa­do mi in­fan­cia y par­te de mi ado­les­cen­cia en el cam­po de mis abue­los en Vi­lla Ca­ñás, don­de apren­dí, en­tre otras co­sas, a an­dar a ca­ba­llo, a en­ce­rrar ga­na­do y ha­cer al­gu­nas mal­da­des co­mo co­rrer ga­lli­nas con bo­lea­do­ras de mar­lo.

-¿Por qué te atrae tan­to la épo­ca de Ro­sas y las vi­ci­si­tu­des pro­pias de esa eta­pa del si­glo XIX? -Por­que fue una épo­ca tan con­flic­ti­va que en­fren­tó fa­mi­lias, her­ma­nos y has­ta ma­tri­mo­nios. Las de­la­cio­nes es­ta­ban a la or­den del día, sin im­por­tar el ca­ri­ño o la con­fian­za que hu­bie­ra exis­ti­do. Ese en­fren­ta­mien­to tan en­car­ni­za­do creó si­tua­cio­nes muy do­lo­ro­sas e ines­pe­ra­das, que des­per­ta­ron mi in­te­rés co­mo es­cri­to­ra.

- ¿Có­mo na­ció en vos el ar­gu­men­to de la no­ve­la? ¿Te fuis­te de­jan­do lle­var por los per­so­na­jes o ya lo te­nías cla­ro des­de el co­mien­zo? -En Tu Ros­tro en el Fue­go, tu­ve muy en cla­ro las his­to­rias de los per­so­na­jes se­cun­da­rios des­de un prin­ci­pio, no así la de los pro­ta­go­nis­tas. Sur­gie­ron al­gu­nos de ellos muy fuer­tes que no los pu­de de­jar ir, co­mo el ca­so de Ho­no­rio Iriar­te, un fer­vien­te ad­mi­ra­dor de Ro­sas, víc­ti­ma de un en­ga­ño que lo trans­for­mó en un ser cruel y ven­ga­ti­vo. Es­ta no­ve­la es una con­ti­nua­ción, por así de­cir­lo, en el tiem­po de Tie­rra en Som­bras, aun­que se pue­den leer en for­ma in­de­pen­dien­te.

-Una vez ter­mi­na­da una no­ve­la, ¿te cues­ta "des­pe­dir­te de sus pro­ta­go­nis­tas? -Eso te lo voy a po­der con­tes­tar cuan­do ter­mi­ne la no­ve­la que es­toy es­cri­bien­do en es­te mo­men­to, que es la úl­ti­ma de laT­ri­lo­gía. En ella se unen los per­so­na­jes deTie­rra en som­bras yTu Ros­tro en el Fue­go pa­ra ce­rrar los hi­los de las di­fe­ren­tes tra­mas.To­da­vía si­go con las fi­gu­ras en­tra­ña­bles de mi que­ri­da Ma­til­de Vi­cen­te La­go o de la inol­vi­da­ble do­ña So­co­rro. Co­mo to­do es­cri­tor, la men­te nun­ca des­can­sa, por eso ya es­toy per­fi­lan­do una nue­va no­ve­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.