LEC­TU­RA. De emo­cio­nes e in­ten­cio­nes

Mia - - SUMARIO - Por Mar­ga­ret Cu­llen y Gon­za­lo Bri­to * Del li­bro “Mind­ful­ness y equi­li­brio emo­cio­nal”, Si­rio (Fa­ce­book.com/edi­to­rial­si­rioar­gen­ti­na)

¿ Qué son los va­lo­res y las in­ten­cio­nes y qué tie­nen que ver con el equi­li­brio emo­cio­nal? Las in­ten­cio­nes son los pen­sa­mien­tos o im­pul­sos que di­ri­gen nues­tra con­duc­ta y los va­lo­res son la ex­pre­sión de aque­llo que real­men­te im­por­ta en la vi­da. Aun­que no seas ple­na­men­te cons­cien­te de ellas, las in­ten­cio­nes que im­pul­san tu com­por­ta­mien­to per­ma­ne­cen co­mo una fuer­za in­vi­si­ble pe­ro ope­ra­ti­va que de­fi­ne la ca­li­dad de lo que pien­sas, di­ces y ha­ces. Co­mo es­cri­be Sha­ron Salz­berg (2004): "To­das las de­ci­sio­nes que to­ma­mos, to­das las ac­cio­nes que em­pren­de­mos na­cen de una in­ten­ción".

Una for­ma efi­caz de for­ta­le­cer el equi­li­brio emo­cio­nal es es­cla­re­cer tus in­ten­cio­nes y co­nec­tar de nue­vo con tus va­lo­res más pro­fun­dos. El equi­li­brio emo­cio­nal es­tá ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­do con el equi­li­brio cog­ni­ti­vo (una for­ma sa­lu­da­ble de pen­sar y sa­ber) y el equi­li­brio co­na­ti­vo o in­ten­cio­nal (una ma­ne­ra sa­lu­da­ble de re­la­cio­nar­se con las in­ten­cio­nes). Jun­tas, la cog­ni­ción, la emo­ción y la in­ten­ción son tres as­pec­tos bá­si­cos de la men­te. Si la cog­ni­ción se ocu­pa del "qué" de la men­te- el co­no­ci­mien­to y la in­for­ma­ción- y la emo­ción se re­fie­re a "có­mo" nos sen­ti­mos acer­ca de es­te co­no­ci­mien­to, la in­ten­ción es el "por qué". Es­ta úl­ti­ma es la ma­ne­ra en que los hu­ma­nos tra­du­ci­mos aque­llo que sen­ti­mos so­bre lo que sa­be­mos en lo que ha­ce­mos.

Las in­ten­cio­nes tam­bién dan sen­ti­do y orien­ta­ción a lo que pen­sa­mos, có­mo nos sen­ti­mos y el mo­do en que ac­tua­mos en el mun­do.

Los va­lo­res y las in­ten­cio­nes son co­mo el ti­món que guía el bar­co. En el agi­ta­do mar de las emo­cio­nes in­ten­sas, dis­po­ner de un só­li­do ti­món per­mi­te al bar­co se­guir su rum­bo. Y si una ac­ción es­tá co­nec­ta­da con una in­ten­ción cons­cien­te en­rai­za­da en tus va­lo­res fun­da­men­ta­les, no so­lo te ayu­da­rá a al­can­zar tu ob­je­ti­vo, sino que pue­de ser la pie­dra de to­que a la cual vol­ver cuan­do inevi­ta­ble­men­te sur­jan las re­sis­ten­cias.

¿Qué son las in­ten­cio­nes? Las in­ten­cio­nes se pue­den en­ten­der co­mo la fuer­za in­vi­si­ble que precede a la con­duc­ta. Aun­que sea a me­nu­do in­cons­cien­te, la in­ten­ción es un pen­sa­mien­to, una de­ci­sión o un im­pul­so que lle­va al cuer­po a mo­ver­se de una de­ter­mi­na­da for­ma. An­tes de le­van­tar el bra­zo, es­tá la in­ten­ción de le­van­tar­lo; an­tes de que te ras­ques pa­ra ali­viar­te un pi­cor, es­tá la in­ten­ción de ras­car­te, etc. De he­cho, an­tes de cual­quier ac­ción, por tri­vial e in­sig­ni­fi­can­te que pa­rez­ca, hay una in­ten­ción que la precede.

La fun­ción más po­de­ro­sa, aun­que a me­nu­do in­vi­si­ble, de la in­ten­ción es su po­ten­cial de afec­tar a los re­sul­ta­dos de la ac­ción. Pa­ra el ma­ri­ne­ro, es evi­den­te que el ob­je­ti­vo del ti­món es­tá to­tal­men­te re­la­cio­na­do con el rum­bo que si­ga el bar­co. Sin em­bar­go, en nues­tra cul­tu­ra oc­ci­den­tal, se nos ha edu­ca­do pa­ra que nos cen­tre­mos en las ac­cio­nes co­mo los úni­cos de­ter­mi­nan­tes de los re­sul­ta­dos, ig­no­ran­do el po­der de la in­ten­ción o la mo­ti­va­ción. Así lo ejem­pli­fi­can afo­ris­mos co­mo: "El ca­mino al in­fierno es­tá pa­vi­men­ta­do de bue­nas in­ten­cio­nes" u "Obras son amo­res y no bue­nas ra­zo­nes". Evi­den­te­men­te, si las bue­nas in­ten­cio­nes nun­ca se re­fle­jan en ac­cio­nes con­cre­tas, no hay du­da de que el ca­mino al in­fierno es­ta­rá per­fec­ta­men­te pa­vi­men­ta­do. Sin em­bar­go, en otras cul­tu­ras, la in­ten­ción es la que desem­pe­ña el pa­pel más im­por­tan­te en las con­se­cuen­cias de nues­tras ac­cio­nes. Di­ce un re­frán ti­be­tano: "To­do des­can­sa so­bre la pun­ta de la in­ten­ción".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.