SA­LUD. Sín­dro­me de Ta­kot­su­bo

El sín­dro­me de Ta­kot­su­bo es una pa­to­lo­gía car­día­ca que no ma­ta pe­ro asus­ta, re­la­cio­na­da so­lo con las emo­cio­nes fuer­tes y el es­trés y que afec­ta pre­fe­ren­te­men­te a las mu­je­res des­pués de la me­no­pau­sia

Mia - - SUMARIO - Ase­so­ra­mien­to: Dr. Sebastián Na­ni, je­fe de Car­dio­lo­gía y Uni­dad Co­ro­na­ria de la Clí­ni­ca Oli­vos

Cuan­do ter­mi­na­ba di­ciem­bre del año pa­sa­do, mu­cha gen­te que­dó con­mo­vi­da con la muer­ta de la ac­triz nor­te­ame­ri­ca­na Deb­bie Rey­nolds, dos días des­pués de que fa­lle­cie­ra su hi­ja, Ca­rrie Fis­her, la fa­mo­sa Prin­ce­sa Leia de la sa­ga "Stars War". Si bien cuen­ta la edad de la ac­triz, se ha­bló de una muer­te por "co­ra­zón ro­to", un sín­dro­me que afec­ta a las mu­je­res y del que sa­be­mos po­co.

El sín­dro­me de Ta­kot­su­bo es una mio­car­dio­pa­tía que se pre­sen­ta vin­cu­la­da a emo­cio­nes ex­tre­mas, en la que el ven­trícu­lo iz­quier­do se con­trae de ma­ne­ra más fuer­te que la ha­bi­tual. Po­pu­lar­men­te se lo co­no­ce co­mo sín­dro­me del Co­ra­zón Ro­to de­bi­do a que las si­tua­cio­nes emo­cio­nal­men­te fuer­tes, co­mo asal­tos, fa­lle­ci­mien­tos de se­res que­ri­dos, es­trés la­bo­ral, in- clu­si­ve par­ti­dos de fút­bol o te­rre­mo­tos, fue­ron iden­ti­fi­ca­dos co­mo dis­pa­ra­do­res de es­ta en­fer­me­dad.

Un es­tu­dio rea­li­za­do en Di­na­mar­ca y pu­bli­ca­do por la re­vis­ta "Open Heart" re­ve­ló que las per­so­nas que han per­di­do a su pa­re­ja tie­nen un 41% más de pro­ba­bi­li­da­des de su­frir es­te sín­dro­me, so­bre to­do du­ran­te el pri­mer mes de la rup­tu­ra. La ma­yor in­ci­den­cia de es­ta en­fer­me­dad se da en­tre las mu­je­res post­me­no­páu­si­cas que han vi­vi­do un even­to es­tre­san- te: se cal­cu­la que el 90% de las per­so­nas afec­ta­das per­te­ne­cen a és­te gru­po eta­rio y una de las teo­rías plan­tea­das es que es­to se de­be al de­fi­cit de es­tró­ge­nos.

De qué se tra­ta

El sín­dro­me fue des­crip­to por pri­me­ra vez en 1990, en Ja­pón, y de­be su nom­bre a una tram­pa ni­po­na pa­ra pul­pos que tie­ne la mis­ma for­ma que adop­ta el ven­trícu­lo iz­quier­do al mo­men­to de con­traer­se en la cri­sis.

Los pa­cien­tes sue­len ex­pe­ri­men­tar sín­to­mas si­mi­la­res a los de un in­far­to de mio­car­dio co­mo do­lor de pe­cho, di­fi­cul­tad res­pi­ra­to­ria y pa­rá­li­sis del bra­zo iz­quier­do. Sin em­bar­go, a di­fe­ren­cia del in­far­to, no afec­ta a las ar­te­rias y no es tan mor­tal: afor­tu­na­da­men­te, el por­cen­ta­je de mor­ta­li­dad es muy ba­jo (me­nos del 2%) y, aun­que en al­gu­nos ca­sos se pro­du­cen com­pli­ca­cio­nes gra­ves, es una en­fer­me­dad tran­si­to­ria y con buen pro­nós­ti­co.

En la eta­pa agu­da, pue­de ha­ber dis­fun­ción ven­tri­cu­lar, shock car­dio­gé­ni­co o arrit­mias com­ple­jas, las cua­les de­ben ser tra­ta­das co­mo ta­les. Si bien no exis­te su­fi­cien­te in­for­ma­ción so­bre la efi­ca­cia de los tra­ta­mien­tos, los fár­ma­cos que ha­bi­tual­men­te se uti­li­zan son be­ta­blo­quean­tes, in­hi­bi­do­res de la en­zi­ma con­ver­ti­do­ra de an­gio­ten­si­na y diu­ré­ti­cos. Con es­ta me­di­ca­ción y re­po­so, la ma­yo­ría de los pa­cien­tes se re­cu­pe­ran pron­to y sin se­cue­las.

Bá­si­ca­men­te, la adre­na­li­na y otras ca­te­co­la­mi­nas son sus­tan­cias que pro­du­cen res­pues­tas en nuestro cuer­po que es­tán di­se­ña­das pa­ra per­mi­tir­nos es­ca­par a los de­pre­da­do­res co­mo la di­la­ta­ción de las pu­pi­las, el au­men­to de la fre­cuen­cia res­pi­ra­to­ria, el es­tre­cha­mien­to de los va­sos pe­ri­fé­ri­cos, la su­do­ra­ción o el au­men­to de la pre­sión ar­te­rial. En el co­ra­zón, es­to se tra­du­ce en un au­men­to de la fre­cuen­cia car­día­ca y en una con­trac­ción del co­ra­zón más fuer­te de lo ha­bi­tual. El pro­ble­ma es que do­sis ele­va­das de es­tas sus­tan­cias pro­vo­can un da­ño en el múscu­lo car­día­co, que, por for­tu­na, lo nor­mal es que sea tran­si­to­rio.

Des­de que se des­cri­bió la mio­car­dio­pa­tía por es­trés se es­tá vien­do que no es una en­ti­dad tan ra­ra co­mo se creía ini­cial­men­te. Se cal­cu­la que al­re­de­dor del 2% de los pa­cien­tes que pre­sen­tan un ata­que al co­ra­zón pa­de­ce es­ta pa­to­lo­gía. Aun­que no sue­len pre­sen­tar­se se­cue­las, en has­ta uno de ca­da diez en­fer­mos se pro­du­cen re­cu­rren­cias, ge­ne­ral­men­te con nue­vos epi­so­dios de es­trés, so­bre to­do si son muy fuer­tes y brus­cos. El sín­to­ma más ha­bi­tual es un do­lor to­rá­ci­co si­mi­lar al que pre­sen­tan los pa­cien­tes con in­far­to, aun­que tam­bién pue­de de­bu­tar con otras mo­les­tias co­mo la fal­ta de ai­re, la pér­di­da del co­no­ci­mien­to y, en ca­sos ex­tre­mos, el pa­ro car­día­co. Por otra par­te, no hay re­co­men­da­cio­nes pre­ci­sas so­bre la pre­ven­ción de es­ta en­fer­me­dad, pe­ro de­bi­do a su aso­cia­ción con si­tua­cio­nes de es­trés, evi­tar­las po­dría ayu­dar a re­du­cir su apa­ri­ción. Asi­mis­mo, rea­li­zar che­queos car­dio­vas­cu­la­res una vez al año y ejer­ci­cio fí­si­co re­gu­lar, tam­bién pue­den con­tri­buir a evi­tar el sín­dro­me.

La fe­li­ci­dad tam­bién com­pli­ca

Tras de­fi­nir es­te sin­dro­me, al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas de­tec­ta­ron ca­sos tam­bién en si­tua­cio­nes emo­cio­na­les de ex­tre­ma fe­li­ci­dad. Un es­tu­dio rea­li­za­do en­tre 1.750 pa­cien­tes mos­tró que 485 te­nían un ga­ti­llo emo­cio­nal pre­vio de­fi­ni­do al sin­dro­me, 20 de los cua­les (4,1%) ha­bían te­ni­do even­tos emo­cio­na­les pla­cen­te­ros pre­vios. La pre­sen­ta­ción clí­ni­ca, eco­car­dio­grá­fi­ca, bio­mar­ca­do­res y evo­lu­ción ale­ja­da de los “co­ra­zo­nes fe­li­ces” fue en un to­do si­mi­lar a los que te­nían el ro­to. La úni­ca di­fe­ren­cia en­con­tra­da en un aná­li­sis pos­te­rior fue una ma­yor pre­va­len­cia de com­pro­mi­so me­dio ven­tri­cu­lar en los fe­li­ces. Los in­ves­ti­ga­do­res con­clu­ye­ron que aun­que la fe­li­ci­dad y la tris­te­za son sen­ti­mien­tos opues­tos, pue­den com­par­tir una vía emo­cio­nal co­mún en el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral.

No es un ata­que car­día­co

Aun­que los sín­to­mas se pa­re­cen, el sín­dro­me de Ta­kot­su­bo no es un ata­que car­día­co. La di­fe­ren­cia es­tá en que las prue­bas mé­di­cas con­fir­man que no hay obs­truc­cio­nes en las ar­te­rias co­ro­na­rias sino un es­tre­cha­mien­to re­pen­tino y pa­sa­je­ro de las ar­te­rias co­ro­na­rias. De­bi­do a eso, se su­fren es­pas­mos que ha­cen que una par­te del co­ra­zón au­men­te tem­po­ral­men­te de ta­ma­ño y bom­bee de ma­ne­ra in­efi­cien­te.

Aun­que nor­mal­men­te es una do­len­cia pa­sa­je­ra, pue­de cau­sar com­pli­ca­cio­nes per­ma­nen­tes.To­das las per­so­nas que su­fren es­te sín­dro­me ne­ce­si­tan tra­ta­mien­to y hay que es­ta­ble­cer un plan pre­ven­ti­vo. Lo acon­se­ja­ble es no res­tar­le im­por­tan­cia y con­cu­rrir al mé­di­co aun cuan­do los sín­to­mas sean le­ves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.