MAS­CO­TAS. El ga­to lle­gó a ca­sa

Mia - - SUMARIO -

La adop­ción de una mas­co­ta re­vo­lu­cio­na el ho­gar y cam­bia por com­ple­to la co­ti­dia­ni­dad. To­dos aque­llos que quie­ran con­tar con la pre­sen­cia de un ga­to en sus ca­sas de­be­rán ser res­pon­sa­bles de sus cui­da­dos, en­tre los que se en­cuen­tran su ali­men­ta­ción, sa­lud y re­crea­ción. Por otro la­do, de­be­rán sa­ber que un ga­to con­tri­bu­ye con nuestro bie­nes­tar, tan­to fí­si­co co­mo emo­cio­nal, y me­jo­ra la ca­li­dad de vi­da, se­gún afir­man ex­per­tos en el te­ma. Por to­das las bue­nas co­sas que trae apa­re­ja­das el víncu­lo en­tre es­ta mas­co­ta y su due­ño, es que que­re­mos ren­dir­les ho­me­na­je a los ga­tos en su mes.

Un cla­ro ejem­plo de có­mo pue­den cam­biar nues­tras vi­das es la his­to­ria de Patricia Bal­dis­se­rot­to, di­rec­to­ra de la Fun­da­ción De Ga­ti­tos. Cuan­do hace mu­chos años, es­tu­vo in­ter­na­da por una in­fec­ción ge­ne­ra­li­za­da, su úni­co con­tac­to con el ex­te­rior era una ventana don­de ob­ser­va­ba a unos ga­ti­tos aban­do­na­dos en el hos­pi­tal. Em­pe­zó a com­par­tir su co­mi­da con ellos y se pro­me­tió a sí mis­ma que cuan­do sa­lie­ra, iba a ha­cer al­go pa­ra sal­var a aque­llos ga­tos que no tu­vie­ran ho­gar. Hoy con­du­ce Fun­da- ción De Ga­ti­tos jun­to a su ma­dre, Mar­ta Va­go, con quien res­ca­tó y les en­con­tró fa­mi­lia a más de 5 mil fe­li­nos y su per­fil ofi­cial de Fa­ce­book cuen­ta con más de 18 mil se­gui­do­res.

Son nu­me­ro­sos los efec­tos be­né­fi­cos que ofre­cen los ga­tos, es por eso que de­be­mos cui­dar­los co­rrec­ta­men­te pa­ra es­ta­ble­cer un víncu­lo que sea po­si­ti­vo pa­ra am­bas par­tes. En cuan­to a ne­ce­si­da­des nu­tri­cio­na­les, hay que te­ner pre­sen­te que to­das las mar­cas cuen­tan con lí­neas es­pe­cial­men­te di­se­ña­das pa­ra ofre­cer una res­pues­ta es­pe­cí­fi­ca pa­ra ca­da fe­lino, des­de su na­ci­mien­to has­ta su ve­jez.

➜ Los ga­tos son muy sen­si­bles al es­trés, por lo que se de­be evi­tar cual­quier ti­po de cam­bio brus­co, des­de uno en la ali­men­ta­ción, has­ta la in­tro­duc­ción re­pen­ti­na de un nue­vo ani­mal o una mo­di­fi­ca­ción en su am­bien­te.

➜ Es re­co­men­da­ble des­pa­ra­si­tar­los re­gu­lar­men­te y man­te­ner al día su ré­gi­men de va­cu­na­ción.

➜ Des­de una tem­pra­na edad, se re­co­mien­da lle­var­lo re­gu­lar­men­te al ve­te­ri­na­rio. El pro­fe­sio­nal es quien me­jor pue­de ase­so­rar­nos so­bre qué te­ner en cuen­ta pa­ra cui­dar la sa­lud de nuestro ga­to.

➜ Con­vie­ne co­no­cer so­bre los be­ne­fi­cios de la cas­tra­ción: es­ta­bi­li­za el ca­rác­ter y evi­ta el su­fri­mien­to du­ran­te el ce­lo.

➜ To­dos los ga­tos de­ben rea­li­zar ac­ti­vi­dad fí­si­ca dia­ria­men­te. Eso es im­pres­cin­di­ble pa­ra con­tar con un ani­mal sa­lu­da­ble.

Cuan­do los cui­da­mos, se ge­ne­ra una re­la­ción afec­ti­va con ellos que nos cam­bia la vi­da. Los be­ne­fi­cios de te­ner un fe­lino

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.