BE­LLE­ZA. Pier­nas a pun­to

Mia - - SUMARIO -

Sol y descanso, sin du­das la épo­ca más es­pe­ra­da del año. Sin em­bar­go, dis­fru­tar ple­na­men­te del ve­rano pue­de pa­re­cer una mi­sión im­po­si­ble pa­ra quie­nes pa­de­cen vá­ri­ces. Si sos de esas mu­je­res que, a pe­sar del ca­lor, pre­fie­ren cu­brir sus pier­nas, si te da ver­güen­za ex­hi­bir esa zo­na del cuer­po li­bre­men­te y no te ani­más a usar shorts, po­lle­ras cor­tas ni lu­cir tu bi­ki­ni sin su­fri­mien­to, no te re­sig­nes. Exis­te ac­tual­men­te di­ver­sas so­lu­cio­nes pa­ra de­cir­le chau a esos com­ple­jos.

Pe­ro no só­lo se tra­ta de una cues­tión de es­té­ti­ca, sino tam­bién de sa­lud. Se­gu­ra­men­te, tam­bién sen­tís que las mo­les­tias son mu­cho ma­yo­res en es­ta es­ta­ción. Las al­tas tem­pe­ra­tu­ras pro­vo­can que el do­lor, la pi­ca­zón y sen­sa­ción de pe­sa­dez se in­ten­si­fi­quen.

¿Có­mo tra­tar­las?

Mien­tras des­can­sa­mos y sin sa­cri­fi­cios, la pla­ya tam­bién pue­de con­ver­tir­se en un es­pa­cio per­fec­to pa­ra lle­var a ca­bo sim­ples cui­da­dos que con­tri­bu­yan a me­jo­rar la sa­lud de nues­tras pier­nas.

¿Có­mo lu­cir­las sa­nas y be­llas du­ran­te el ve­rano? Una guía de ru­ti­nas pa­ra las va­ca­cio­nes, que po­de­mos se­guir to­do el año

El doc­tor Miguel Án­gel Gra­ma­jo Booth, es­pe­cia­lis­ta en fle­bo­lo­gía, nos pro­po­ne al­gu­nas al­ter­na­ti­vas pa­ra po­ner en prác­ti­ca:

✘ Un pa­seo dia­rio por la pla­ya: ca­mi­nar a la ori­lla del mar no só­lo re­sul­ta ideal pa­ra po­der re­la­jar­nos y des­co­nec­tar de nues­tras preo­cu­pa­cio­nes, sino que tam­bién fa­vo­re­ce sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el re­torno ve­no­so.

✘ Hi­dra­tar­nos to­do el tiem­po: be­ber agua se vuel­ve un ali­vio in­me­dia­to al ca­lor so­fo­can­te, pe­ro ade­más me­jo­ra nues­tra cir­cu­la­ción. Los de­li­cio­sos ju­gos de fru­tas y el te­re­ré, co­mo cual­quier in­fu­sión, se con­vier­ten en otras re­fres­can­tes al­ter­na­ti­vas.

✘ Co­mer ri­co y nu­tri­ti­vo: el se­cre­to es man­te­ner una die­ta ba­ja en ca­lo­rías y al­ta en fi­bras. Na­da me­jor pa­ra ello que in­cor­po­rar a nuestro me­nú pla­ye­ro re­fres­can­tes e hi­dra­tan­tes fru­tas y ver­du­ras. Otras sa­bro­sas op­cio­nes re­sul­tan las nue­ces y al­men­dras que, co­mo cual­quier fru­to se­co, po­seen áci­dos gra­sos Ome­ga-3, que ade­más de co­la­bo­rar a dis­mi­nuir la vis­co­si­dad de la san­gre (lo cual fa­vo­re­ce el flu­jo san­guí­neo), pro­vo­can un in­cre­men­to del "co­les­te­rol bueno" y ha­cen que el "co­les­te­rol ma­lo" no se acu­mu­le al­re­de­dor de las ar­te­rias (evi­tan­do la for­ma­ción de pla­cas en las pa­re­des de los va­sos san­guí­neos).

✘ Dis­fru­tar del mar: el agua fres­ca es ideal pa­ra ac­ti­var la cir­cu­la­ción y ate­nuar la fas­ti­dio­sa sen­sa­ción de pier­nas can­sa­das. Pa­ra quie­nes gus­ten de na­dar, apro­ve­chen tam­bién a rea­li­zar es­ta ac­ti­vi­dad. Man­te­ner esa po­si­ción ca­si ho­ri­zon­tal re­sul­ta ex­ce­len­te pa­ra lo­grar un buen re­torno ve­no­so.

✘ Au­to­ma­sa­jes y re­lax: es una ex­pe­rien­cia per­fec­ta pa­ra la ac­ti­va­ción de la cir­cu­la­ción de las pier­nas ¿Có­mo rea­li­zar­los? De for­ma as­cen­den­te, co­men­zan­do por los pies y su­bien­do len­ta­men­te

has­ta lle­gar a los mus­los. No de­ben ser apli­ca­dos so­bre las vá­ri­ces di­rec­ta­men­te, sino en las zo­nas ale­da­ñas y los mo­vi­mien­tos de­ben ser sua­ves, uti­li­zan­do las pal­mas y los de­dos en su to­ta­li­dad (sin pre­sio­nar con las ye­mas). De es­ta ma­ne­ra, la san­gre acu­mu­la­da en las ve­nas em­pe­za­rá a mo­vi­li­zar­se y flui­rá ha­cia el co­ra­zón.

Pre­ve­nir o cu­rar

Ade­más de la in­ci­den­cia de nues­tra herencia ge­né­ti­ca y de fac­to­res des­en­ca­de­nan­tes co­mo cam­bios hor­mo­na­les (su au­men­to, por ejem­plo, en el em­ba­ra­zo), el es­ti­lo de vi­da que lle­va­mos in­flu­ye no­ta­ble­men­te en la apa­ri­ción de vá­ri­ces y ara­ñi­tas. Así, los tra­ba­jos que obli­gan a pa­sar mu­chas ho­ras de pie o sen­ta­dos, el se­den­ta­ris­mo y el so­bre­pe­so son fac­to­res que au­men­tan con­si­de­ra­ble­men­te el ries­go de pa­de­cer­las.

El doc­tor Booth se­ña­la una se­rie de con­se­jos cla­ves pa­ra in­cor­po­rar a nues­tra ru­ti­na dia­ria y así evi­tar es­ta

1. Gel efec­to fir­me­za + to­ni­fi­ca­ción ($ 234, Cart­ha­ge): con ac­ti­vos na­tu­ra­les y ex­trac­tos ve­ge­ta­les, es­ti­mu­la la cir­cu­la­ción, la pro­duc­ción de co­lá­geno e hi­dra­ta­ción de las pier­nas. 2. Lo­ción tó­ni­ca pa­ra piel ($ 190, We­lle­da): pa­ra pier­nas can­sa­das. Con ex­trac­tos de plan­tas que mejoran la cir­cu­la­ción san­guí­nea su­per­fi­cial, y ali­vian las par­tes del cuer­po con sen­sa­ción de can­san­cio

y pe­sa­dez. 3. NTG Fór­mu­la No­rue­ga Hi­dra­tan­te Cor­po­ral ($ 169, Neu­tró­ge­na): cui­da­do cor­po­ral. 4. Com­fort Legs ($ 263, Lid­her­ma): emul­sión re­fres­can­te pa­ra pies y pier­nas can­sa­das que ayuda a reac­ti­var la cir­cu­la­ción y a re­du­cir el ede­ma. Me­jo­ra la mi­cro­cir­cu­la­ción y evi­ta la for­ma­ción de ara­ñi­tas. Con ex­trac­tos ve­ge­ta­les y efec­to des­con­ges­ti­vo. 5. Crio Lift Es­pu­ma En Gel ($ 359, Icono): efec­to frío. Fle­bo­tó­ni­ca, pa­ra pier­nas can­sa­das. Dis­mi­nu­ye el ede­ma. Tra­ta­mien­to pa­ra pier­nas can­sa­das, con efec­to frío.Con­tie­ne men­tol, al­can­for, aloe vera, cas­ta­ño de in­dias y áci­do hia­lu­ró­ni­co. 6. Gel Re­vi­ta­li­zan­te pa­ra pies y pier­nas ($ 109.99, Avon): pa­ra pies y pier­nas can­sa­das, con men­tol que ali­via y com­ba­te la hin­cha­zón y pre­vie­ne la for­ma­ción de ede­mas aso­cia­dos a la pre­sen­cia de vá­ri­ces. 7. Ni­vea Q10 Pier­nas Re­la­ja­das ($ 83, Ni­vea): con Coen­zi­ma Q10, L-Car­ni­ti­na y men­tol, efec­to frío. Me­jo­ra la cir­cu­la­ción y es re­co­men­da­da pa­ra vá­ri­ces y ara­ñi­tas. 8. Emul­sión Piel Ex­tra Se­ca ($ 214, Ba­gó­vit A): pa­ra ro­di­llas y pier­nas, re­pa­ra la piel da­ña­da, ex­tra hi­dra­ta­ción, re­pa­ra­ción ce­lu­lar, lu­mi­no­si­dad y po­der an­ti­oxi­dan­te. Con man­te­ca de Ka­ri­té, vi­ta­mi­nas A y E. 9. Aqua-Ge­lée ($ 950, Biot­herm): gel hi­dra­tan­te ul­tra fres­co, hi­dra­ta­ción in­ten­sa pa­ra una re­cu­pe­ra­ción de la piel. afec­ción:

✘ Ali­men­tar­nos de ma­ne­ra nu­tri­ti­va y equi­li­bra­da: re­sul­ta in­dis­pen­sa­ble evi­tar el es­tre­ñi­mien­to y con­ser­var nuestro pe­so ideal. Pa­ra ello es ne­ce­sa­rio man­te­ner una die­ta ba­ja en ca­lo­rías y abun­dan­te en fi­bra.

✘ Rea­li­zar me­dia ho­ra dia­ria de ejer­ci­cios (co­mo gim­na­sia, ca­mi­na­ta, bi­ci­cle­ta, na­ta­ción) que for­ta­lez­can la mus­cu­la­tu­ra y fa­vo­rez­can la cir­cu­la­ción.

✘ Usar me­dias elás­ti­cas que ofrez­can una com­pre­sión apro­pia­da.

✘ Dor­mir con las pier­nas li­ge­ra­men­te ele­va­das pa­ra fa­vo­re­cer así el re­torno ve­no­so.

✘ Apli­car­se au­to­ma­sa­jes, con mo­vi­mien­tos sua­ves de for­ma as­cen­den­te des­de los pies has­ta los mus­los.

✘ No per­ma­ne­cer de pie o sen­ta­do más de una ho­ra se­gui­da.

✘ Evi­tar me­di­ca­men­tos que em­peo­ren la cir­cu­la­ción ve­no­sa, co­mo los an­ti­con­cep­ti­vos ora­les.

Tra­ta­mien­tos

El doc­tor Ro­ber­to Sim­kin, fle­bó­lo­go y ci­ru­jano vas­cu­lar, sub­ra­ya la im­por­tan­cia de acu­dir a la con­sul­ta con el es­pe­cia­lis­ta pa­ra des­car­tar po­si­bles en­fer­me­da­des aso­cia­das “y pa­ra ini­ciar un tra­ta­mien­to ade­cua­do a la me­di­da de la ne­ce­si­dad. Un eco­do­pler de pier­nas es un buen pun­to de par­ti­da.Ya sea pa­ra tra­tar las ara­ñi­tas que son las afec­cio­nes más co­mu­nes o pa­ra las vá­ri­ces de me­nor o ma­yor ca­li­bre. Co­no­cer los tra­ta­mien­tos que se pue­den rea­li­zar du­ran­te el ve­rano y cuá­les re­ser­var pa­ra épo­cas del año don­de la ra­dia­ción so­lar es más ba­ja. Así no se co­rre­rá ries­go de que­dar con man­chas que lue­go se­rán muy di­fí­ci­les de bo­rrar.” Exis­ten dis­tin­tos pro­ce­di­mien­tos que ayu­dan a com­ba­tir el ede-

7 8

2

5

9

3

1

4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.