La hu­mil­de man­da­ri­na

Mia - - SALUD -

Se cree que la man­da­ri­na es de ori­gen es chino y que su nom­bre vie­ne del co­lor de los tra­jes de los man­da­ri­nes, al­tos fun­cio­na­rios del go­bierno de la an­ti­gua Chi­na. En­tre las mu­chas va­rie­da­des, la cle­men­ti­na, tal vez la más co­no­ci­da, de­be su nom­bre al cu­ra Pie­rre Clé­ment, pro­pie­ta­rio de un hos­pi­cio en Ar­ge­lia, en cu­yo jar­dín fue des­cu­bier­ta es­ta fru­ta.

Cien­tí­fi­ca­men­te, la man­da­ri­na co­mún y la cle­men­ti­na son con­si­de­ra­das na­ran­jas pe­que­ñas, del gé­ne­ro ci­trus re­ti­cu­la­ta, y se di­fe­ren­cias por­que las pri­me­ras tie­nen se­mi­llas y las otras no, las cle­men­ti­nas tam­bién son más dul­ces.

Co­mo los otros cí­tri­cos, es ri­ca en vi­ta­mi­nas C –un po­co me­nos que los de­másy áci­do fó­li­co; el be­ta­ca­ro­teno es­tá pre­sen­te en ma­yor can­ti­dad que en otros fru­tos del mis­mo gé­ne­ro. Ade­más, tie­ne bue­nas re­ser­vas de áci­do cí­tri­co, po­ta­sio, mag­ne­sio y bio­fla­vo­noi­des. Pro­pie­da­des me­di­ci­na­les En la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na, la man­da­ri­na es con­si­de­ra­da una ma­te­ria pri­ma de ex­ce­len­cia pa­ra la ela­bo­ra­ción de nu­me­ro­sos pre­pa­ra­dos me­di­ci­na­les. Se re­co­mien­da su con­su­mo re­gu­lar en to­do ti­po de en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas y con com­pro­mi­so in­mu­no­ló­gi­co, co­mo el Si­da; en con­di­cio­nes reu­má­ti­cas o pa­ra el cán­cer y tam­bién hay que te­ner en cuen­ta es­te uso en al­coho­lis­mo, ta­ba­quis­mo, em­ba­ra­zo, lac­tan­cia y es­trés.

Por sus pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes y rehi­dra­tan­tes, es­tá in­di­ca­da en el de­por­te de al­ta com­pe­ti­ción y se sue­le con­su­mir su ju­go di­lui­do en agua, con bi­car­bo­na­to y azú­ca­res.

La pre­sen­cia de áci­do cí­tri­co, po­ta­sio y agua le con­fie­ren pro­pie­da­des diu­ré­ti­cas que la ha­cen in­di­ca­da en ca­sos de hi­per­uri­ce­mia y com­ple­men­to de die­tas des­in­to­xi­can­tes.

Por la pre­sen­cia de po­ta­sio, tam­bién es­tá in­di­ca­da en hi­per­ten­sión ar­te­rial y en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res en ge­ne­ral, tam­bién es vi­tal pa­ra la ca­li­dad del im­pul­so ner­vio­so y la per­fo­man­ce mus­cu­lar.

Su oli­go­ele­men­to bro­mo es un se­dan­te del sis­te­ma ner­vio­so que ayuda a con­ci­liar el sue­ño, por eso, es ideal pa­ra ser con­su­mi­da de no­che.

Su al­to con­te­ni­do en áci­do fó­li­co o vi­ta­mi­na B9, vi­tal pa­ra el cre­ci­mien­to, pue­de ser de gran ayuda pa­ra pre­ve­nir de­fec­tos de na­ci­mien­to en el ce­re­bro y la mé­du­la es­pi­nal, los es­tu­dios su­gie­ren que tam­bién pue­de ayu­dar a pre­ve­nir el la­bio le­po­rino y la fi­su­ra pa­la­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.