En pri­me­ra per­so­na

Gus­ta­vo Ta­rrío, Ba­sa­da la muer­te de Na­ta­lie Wood di­rec­tor de “Es­plen­dor”

Mia - - SOCIALES -

-¿Có­mo na­ce la idea de vol­car la tra­ge­dia de Na­ta­lie Wood, que pa­só ha­ce tan­to, a una reali­dad com­ple­ta­men­te dis­tin­ta? -Char­lan­do con San­tia­go Lo­za, él me di­jo que vie­ra “Es­plen­dor en la hier­ba”, de Elia Ka­zán. En la pe­lí­cu­la ella es­tá ex­tra­or­di­na­ria. Em­pe­za­mos a ver la tra­yec­to­ria de Na­ta­lie Wood y era im­pre­sio­nan­te, por­que tra­ba­jó con to­da la his­to­ria del ci­ne: con Or­son We­lles co­mo ni­ña pro­di­gio, con Ni­cho­las Ray de ado­les­cen­te, con Ro­ber­tWi­se,en la pe­lí­cu­la de Ma­zursky del cru­ce de pa­re­jas… Pa­re­cía ha­ber atra­ve­sa­do las épo­cas bas­tan­te bien has­ta po­co an­tes de su muer­te.Ahí nos co­nec­ta­mos con la le­yen­da de su muer­te du­do­sa y la mal­di­ción de una gi­ta­na que le di­jo que no se acer­ca­ra al agua cuan­do era una ne­na. Creo que en una se­gun­da reunión ha­bla­mos de en­fo­car­nos ahí. El desafío de que la ac­ción trans­cu­rrie­ra arri­ba de un bar­co tam­bién era atrac­ti­vo. La idea de mu­dar los acon­te­ci­mien­tos al co­nur­bano es de Lo­za, yo creo que na­ció con una car­ca­ja­da y lue­go le em­pe­za­mos a en­con­trar los mo­ti­vos pa­ra to­mar­la en se­rio. En to­do ca­so, el tea­tro que me gus­ta es el que cree que cual­quier co­sa es po­si­ble.

- Tu­vie­ron mu­chas reunio­nes con San­tia­go Lo­za pa­ra dar­le for­ma y có­mo lle­ga­ron a es­te re­sul­ta­do fi­nal? -Fue­ron mu­chas al comienzo, y lue­go se su­ma­ron unas lec­tu­ras a mi­tad del ca­mino. La es­cri­tu­ra es­tu­vo muy cer­ca de la pues­ta en es­ce­na.

- ¿Por qué eli­gie­ron a los ac­to­res que en­car­nan a los per­so­na­jes de “Es­plen­dor”? -Un po­co a par­tir del de­seo de vol­ver a tra­ba­jar con Va­le­ria Lois y Mo­ro Ang­hi­le­ri.Y tam­bién de unir­las en un pro­yec­to. Con Eddy Gar­cía ve­nía­mos de una muy bue­na ex­pe­rien­cia con “To­do Pio­la” y lue­go nos fal­ta­ba un Ro­bert Wag­ner na­ci­do en Mo­rón y en­ton­ces lla­ma­mos a Pa­tri­cio Aram­bu­ru, que es el úni­co con el que nun­ca ha­bía tra­ba­ja­do an­tes. Pe­ro és­ta es una de esas obras en las que los ac­to­res pre­ce­den a la idea de lo que lue­go se va a es­cri­bir. Se cons­tru­yó pa­ra ellos.

-¿Qué sig­ni­fi­ca la obra, más allá del es­pec­tácu­lo en sí y, cuál es el ba­lan­ce ar­tís­ti­co que ha­cés de ella? -Uno de los te­mas de “Es­plen­dor” es la in­mi­nen­cia de la ve­jez. La obra re­tra­ta a una es­tre­lla en el um­bral de la de­ca­den­cia; ella se aso­ma a esa reali­dad, lo que ve no le gus­ta y se dispone a tran­si­tar la que se­rá su úl­ti­ma no­che. Lo que me atrae en es­te ca­so es la usur­pa­ción de tí­tu­los de no­ble­za de es­tre­llas aje­nas pe­ro que al mis­mo tiem­po nos per­te­ne­cen ca­si por vía san­guí­nea. Y ahí co­bra sen­ti­do el apa­ren­te ca­pri­cho de

tras­po­ner la ac­ción al co­nur­bano bo­nae­ren­se y al del­ta del Pa­ra­ná y con­vo­car en un re­la­to a ese cli­ma de chis­mes leí­dos en una re­vis­ta de tu abue­la. En el pro­ce­so más de una vez tu­vi­mos la sen­sa­ción de ser oku­pas en un te­rri­to­rio ve­da­do, co­mo esos fa­ná­ti­cos de la pe­lí­cu­la The Bling Ring de So­fía Cop­po­la que re­vuel­ven los ca­jo­nes de sus es­tre­llas ama­das. Pe­ro so­bre to­do, hay al­go que nos atra­vie­sa y es la idea de un es­plen­dor que se di­lu­ye e inevi­ta­ble­men­te se aho­ga, co­mo la vi­da de Na­ta­lie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.