Pa­ra que crez­can me­jor

Los fer ti­li­zan­tes son muy im­por tan­tes en el cre­ci­mien­to de las plan­tas. Cuá­les po­dés ele­gir y có­mo de­bés apli­car­los

Mia - - JARDINERÍA -

Pa­ra que el de­sa­rro­llo de las plan­tas del jar­dín sea vi­go­ro­so, po­dés ayu­dar con ali­men­ta­ción adi­cio­nal; es de­cir apli­can­do un fertilizante adecuado.

Si es­tán muy jun­tas, lo me­jor es que uses un fertilizante com­ple­to o nu­trien­tes es­pe­cí­fi­cos. Al­gu­nos con­tie­nen una gran can­ti­dad de nu­trien­tes, mien­tras que otros su­mi­nis­tran una ade­cua­da se­lec­ción pa­ra de­ter­mi­na­das plan­tas, con de­fi­cien­cias o en con­di­cio­nes de cre­ci­mien­to. Se re­co­mien­da usar guan­tes cuan­do se usan fer­ti­li­zan­tes, no res­pi­rar el va­por o el pol­vo, y siem­pre leer las ins­truc­cio­nes y apli­car las can­ti­da­des re­co­men­da­das. Tam­bién es im­por­tan­te que guar­des los fer­ti­li­zan­tes en un lu­gar frío, se­co y pre­fe­ren­te­men­te os­cu­ro. Por úl­ti­mo, de­bés ve­ri­fi­car que to­dos los re­ci­pien­tes es­tén bien ce­rra­dos y le­jos del al­can­ce de los ni­ños y de los ani­ma­les. Los bá­si­cos:

✖ Abono: ge­ne­ral­men­te es­tá for­ma­do por una mez­cla de des­per­di­cios del jar­dín y de la co­ci­na, y son una im­por­tan­te fuen­te de ni­tró­geno.

✖ Es­tiér­col: apor­ta ni­tró­geno y otros ele­men­tos.

✖ Ha­ri­na de hue­sos: re­sul­ta ser una muy bue­na fuen­te de fos­fa­to.

✖ Ce­ni­za de ma­de­ra: po­see una pe­que­ña can­ti­dad de po­ta­sio.

✖ Pes­ca­do, san­gre y ha­ri­na de hue­sos: se usa co­mo fertilizante ge­ne­ral. Con­tie­nen fós­fo­ro, ni­tró­geno y po­ta­sio.

✖ Abono de hon­gos: ideal pa­ra me­jo­rar la tex­tu­ra del sue­lo. Tam­bién con­tie­ne nu­trien­tes.

✖ Ex­trac­to de al­gas ma­ri­nas lí­qui­do: se apli­ca al sue­lo o se uti­li­za co­mo ali­men­to pa­ra ho­jas. Con­tie­ne ni­tró­geno, po­ta­sio y fos­fa­to.

✖ Sul­fa­to de amo­nía­co: con­tie­ne ni­tró­geno con­cen­tra­do.

✖ Sul­fa­to de po­ta­sio: cons­ti­tu­ye una muy bue­na fuen­te de po­ta­sio.

El mo­men­to co­rrec­to pa­ra que apli­ques un fertilizante es esen­cial, ya que con una ali­men­ta­ción tar­día po­dés pro­pi­ciar un cre­ci­mien­to sua­ve y, por en­de, las plan­tas se­rán vul­ne­ra­bles a las pri­me­ras he­la­das. Tam­bién po­dés pro­vo­car el fra­ca­so de pim­po­llos en ar­bus­tos or­na­men­ta­les co­mo las ca­me­lias.

Es im­por­tan­te que evi­tes que las plan­tas se mar­chi­ten. De­bés man­te­ner to­dos los fer­ti­li­zan­tes (ex­cep­to los ali­men­tos pa­ra ho­jas) ale­ja­dos de las ho­jas, flo­res y ta­llos.

Op­tá por un fertilizante que con­ten­ga una fór­mu­la es­pe­cí­fi­ca pa­ra las ne­ce­si­da­des de la plan­ta que es­tés ali­men­tan­do, y pa­ra la épo­ca del año en la que pen­sás apli­car­lo.

Con res­pec­to al rie­go con fer­ti­li­zan­tes, lo me­jor es que uti­li­ces una re­ga­de­ra y la uses siem­pre pa­ra apli­car ali­men­tos pa­ra ho­jas y lí­qui­dos. Te­né en cuen­ta que esa mis­ma re­ga­de­ra ya no po­drás usar­la pa­ra re­gar o pa­ra apli­car pes­ti­ci­das quí­mi­cos a las plan­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.