Co­mer bien pa­ra pre­ve­nir en­fer­me­da­des

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN - Por An­to­ne­lla Ron­co­la­to*

Re­cien­te­men­te, un es­tu­dio re­ve­ló que una ali­men­ta­ción po­co sa­lu­da­ble pue­de in­du­cir a una tem­pra­na pre­sen­ta­ción de Alz­hei­mer. Por eso, es na­tu­ral in­fe­rir que una die­ta equi­li­bra­da pue­de lle­gar a ser pre­ven­ti­va.

La en­fer­me­dad de Alz­hei­mer es un tras­torno neu­ro­ló­gi­co pro­gre­si­vo, de­ge­ne­ra­ti­vo e irre­ver­si­ble que oca­sio­na pro­fun­das con­se­cuen­cias mé­di­cas, fa­mi­lia­res y so­cia­les. De­bi­do a la gra­ve­dad y el avan­ce de la en­fer­me­dad, sue­le apa­re­cer un ele­va­do ries­go de pa­de­cer desnutrición.

La in­ves­ti­ga­ción fue pu­bli­ca­da en la re­vis­ta Bio­chi­mi­ca et Biophy­si­ca Ac­ta-Mo­le­cu­lar Ba­sis of Di­sea­se y fi­nan­cia­da por el Co­ni­cet, la cual com­pro­bó que con­su­mir en ex­ce­so gra­sas y azú­ca­res tie­ne una co­ne­xión di­rec­ta con la tem­pra­na apa­ri­ción del Alz­hei­mer en per­so­nas con pro­pen­sión a pa­de­cer el tras­torno.

Es por eso que siem­pre se re­co­mien­da re­du­cir el con­su­mo de hi­dra­tos de car­bono sim­ples, so­bre to­do los re­fi­na­dos y tam­bién de las gra­sas de ma­la ca­li­dad co­mo las sa­tu­ra­das y trans. Pa­ra pre­ve­nir es­ta en­fer­me­dad es im­por­tan­te man­te­ner una die­ta equi­li­bra­da con ni­ve­les nor­ma­les de hi­dra­tos de car­bono (50 a 60 % de los ali­men­tos con­su­mi­dos al día) que sean en un al­to con­te­ni­do de hi­dra­tos de car­bono com­ple­jos (fru­tas, ver­du­ras y ce­rea­les) y me­nos can­ti­dad de los hi­dra­tos sim­ples (be­bi­das azu­ca­ra­das, mer­me­la­das, azú­car de me­sa, pro­duc­tos ma­nu­fac­tu­ra­dos); y un 30% de gra­sas de bue­na ca­li­dad.

Ade­más el con­su­mo de azú­ca­res sim­ples y gra­sas de ma­la ca­li­dad lle­va a pa­de­cer otras en­fer­me­da­des co­mo la re­sis­ten­cia a la in­su­li­na, la obe­si­dad, hi­per­ten­sión ar­te­rial y dis­li­pe­mia, en­tre otras.

Un pun­to cla­ve es la necesidad de in­ge­rir áci­dos gra­sos esen­cia­les, lla­ma­dos así por­que el cuer­po no los pro­du­ce, por lo tan­to es im­por­tar­te in­ge­rir­los en la die­ta. Son los re­nom­bra­dos ome­ga 3, ome­ga 6 y ome­ga 9 que se en­cuen­tran en acei­tes co­mo el de oli­va y gi­ra­sol, en pes­ca­dos y en se­mi­llas (chía o sé­sa­mo).

Tam­bién es im­por­tan­te el con­su­mo de ali­men­tos ri­cos en an­ti­oxi­dan­tes. Es­tos tie­nen la pro­pie­dad de re­tra­sar el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to com­ba­tien­do la de­ge­ne­ra­ción y muer­te tem­pra­na de las cé­lu­las. En es­ta cla­si­fi­ca­ción se en­cuen­tran: las fru­tas (fru­ti­llas, fram­bue­sa, arán­da­nos), fru­tos se­cos (nue­ces, al­men­dras, pa­sas de uva), y ver­du­ras (to­ma­te, za­naho­ria, le­chu­ga, es­pi­na­cas, ce­bo­lla, pue­rro). Se ha com­pro­ba­do que el té ver­de y el ca­cao po­seen al­to con­te­ni­do de an­ti­oxi­dan­tes.

La ali­men­ta­ción, ade­más de fun­cio­nar co­mo mé­to­do pre­ven­ti­vo, tam­bién es su­ma­men­te im­por­tan­te cuan­do la en­fer­me­dad se en­cuen­tra en es­ta­dos avan­za­dos. Pa­ra un paciente con in­ter­na­ción do­mi­ci­lia­ria, una die­ta nu­tri­cio­nal ade­cua­da en ca­da una de las fases de pro­gre­sión me­jo­ra el es­ta­do ge­ne­ral y la ca­li­dad de vi­da. La pér­di­da de pe­so y de ma­sa mus­cu­lar sue­len ser ha­bi­tua­les, por lo que es acon­se­ja­ble va­lo­rar el es­ta­do nu­tri­cio­nal des­de el mo­men­to del diag­nós­ti­co.

Re­glas pa­ra cum­plir

✘ Re­par­tí los ali­men­tos en 6 co­mi­das dia­rias: 4 co­mi­das prin­ci­pa­les y 2 co­la­cio­nes.

✘ Con­su­mí lác­teos des­cre­ma­dos (que­so light, le­che y yo­gur des­cre­ma­dos)

✘ Por día pre­fe­rí al me­nos dos fru­tas y tres por­cio­nes de hor­ta­li­zas (me­jor cru­das y con cás­ca­ra).

✘ La mi­tad del pla­to de co­mi­da que sean ver­du­ras de dis­tin­tos co­lo­res.

✘ In­cor­po­rá car­nes ro­jas ma­gras, po­llo y pes­ca­do. Co­ci­na­los sin gra­sa vi­si­ble. La porción de­be ser del ta­ma­ño de la pal­ma de la mano.

✘ Co­mé con po­ca sal, la po­dés re­em­pla­zar con hier­bas aro­má­ti­cas o con­di­men­tos.

✘ Pre­fe­rí ali­men­tos con ba­jo con­te­ni­do en gra­sas y evi­tá re­pe­tir por­cio­nes.

✘ Es bueno que au­men­tes el con­su­mo de fi­bra. La po­dés en­con­trar en fru­tas, ver­du­ras, ce­rea­les in­te­gra­les y le­gum­bres.

✘ Reem­pla­zá azú­car por edul­co­ran­te na­tu­ral (ste­via)

✘ Co­ci­ná al va­por, a la plan­cha o al horno y evi­tá las fri­tu­ras.

✘ Rea­li­zá ac­ti­vi­dad fí­si­ca al me­nos 3 ve­ces por se­ma­na.

✘ Co­mé des­pa­cio, mas­ti­cá bien la co­mi­da.

✘ Bebé 2 li­tros de agua por día.

*Nu­tri­cio­nis­ta de Gru­po Me­diho­me

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.