$BMNBS MB UPT

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN - Por Pa­blo de la Igle­sia*

El co­que­lu­che, tos con­vul­sa o fe­ri­na pue­de ser muy gra­ve, so­bre to­do en be­bés y ni­ños y la me­di­ci­na na­tu­ral pue­de ser de gran uti­li­dad pa­ra el mé­di­co co­mo com­ple­men­to de las he­rra­mien­tas con las que cuen­ta con­ven­cio­nal­men­te co­mo los an­ti­obió­ti­cos. Co­mo to­dos sa­be­mos, de­bi­do al mal uso de los an­ti­bió­ti­cos, las bac­te­rias se han for­ta­le­ci­do y vuel­to re­sis­ten­tes a ellos. Ade­más, da­ñan la flo­ra bac­te­ria­na in­tes­ti­nal y eso de­bi­li­ta la in­mu­ni­dad de­ján­do­nos ex­pues­tos a nue­vas in­fec­cio­nes.

En­tre las hier­bas me­di­ci­na­les que pue­den ser de ayu­da es­tán am­bay, anís ver­de, anís es­tre­lla­do, equi­ná­cea, eu­ca­lip­to, gra­vio­la, la­pa­cho, llan­tén, oré­gano, pul­mo­na­ria, ro­me­ro, té ver­de, to­mi­llo o uña de ga­to.

Lue­go, se su­man ali­men­tos de­ri­va­dos de la col­me­na co­mo miel (pu­ra, or­gá­ni­ca y sin pas­teu­ri­zar), po­len, ja­lea real y, es­pe­cial­men­te, pro­pó­leo.

En­tre los ali­men­tos con pro­pie­da­des in­mu­noes­ti­mu­lan­tes y an­ti­bac­te­ria­nos es­tán los cí­tri­cos -en es­pe­cial el li­món-, ajo, ce­bo­lla, co­co, gra­na­da, hon­gos, jen­gi­bre, re­mo­la­cha, to­ma­te, en­tre otros. Pa­ra no ha­cer­le fá­cil la co­lo­ni­za­ción a los vi­rus, bac­te­rias, hon­gos y pa­rá­si­tos, se de­be­rían in­cor­po­rar de ma­ne­ra re­gu­lar, dia­ria y ra­cio­nal es­tos ali­men­tos en el di­se­ño de una die­ta don­de pre­do­mi­nen los ali­men­tos fres­cos y vi­vos en al me­nos un 50% y el res­to de ali­men­tos in­te­gra­les, sin pro­ce­sar.

En pro­ce­sos in­fec­cio­sos, la hi­dra­ta­ción de­be po­ten­ciar­se y la re­co­men­da­ción es be­ber cua­tro li­tros de agua a tra­vés de in­fu­sio­nes, cal­dos ca­se­ros, ju­gos o li­cua­dos.

Con los ni­ños

La man­za­ni­lla, la me­li­sa, las se­mi­llas de hi­no­jo, el sau­co, el ti­lo, el anís, en­tre otras, per­fec­ta­men­te pue­den ser uti­li­za­das en­los más pe­que­ños. Se pue­den pre­pa­rar dos o tres in­fu­sio­nes dia­rias o agua sa­bo­ri­za­da con miel o azú­car mas­ca­bo que ayudarán a crear un es­ce­na­rio in­terno más fa­vo­ra­ble a la pre­ven­ción o la re­cu­pe­ra­ción.

En el ca­so de equi­na­cea, am­bay, llan­tén, en­tre otros, en ni­ños, las me­jo­res in­di­ca­cio­nes se­rían la in­fu­sión, la tin­tu­ra al­cohó­li­ca o un ja­ra­be na­tu­ral, en do­sis a la mi­tad de las in­di­ca­das pa­ra los adul­tos.

Tam­bién se pue­de re­cu­rrir a los acei­tes esen­cia­les de tea tree o eu­ca­lip­to pa­ra la at­mós­fe­ra del ho­gar y evi­tar la pro­pa­ga­ción de agen­tes in­fec­cio­sos. Tam­bién vie­nen en cre­mas o acei­tes de apli­ca­ción lo­ca­li­za­da que de­ben uti­li­zar­se de acuer­do a la in­di­ca­ción pro­vis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.