No­ta a la mi­nis­tra de Edu­ca­ción de la Ciu­dad de Bs As

El re­torno a las au­las po­ne nue­va­men­te en dis­cu­sión de­ba­tes his­tó­ri­cos so­bre la es­co­la­ri­za­ción de los chi­cos: ac­tua­li­za­ción do­cen­te, días de cla­se ver­sus días de paros, ni­vel aca­dé­mi­co, va­can­tes li­mi­ta­das, edu­ca­ción gratuita o pri­va­da . La Li­cen­cia­da So­le

Mia - - SUMARIO - Tex­to: Gen­ti­le­za Re­vis­ta Luz Fo­tos: CEDOC Per­fil

Es tiem­po de pa­ri­ta­rias y mu­cho se ha­bla so­bre el sa­la­rio do­cen­te, los -ya fa­mo­sos- 180 días de cla­se, po­si­bles paros, va­can­tes li­bres en los co­le­gios y alum­nos que no pue­den in­gre­sar a la es­cue­la desea­da. “Es­te año em­pie­za más tar­de”, di­cen al­gu­nos padres preo­cu­pa­dos y has­ta se atre­ven a es­pe­cu­lar con las cau­sas. “Tu­ve pro­ble­mas con la ins­crip­ción on­li­ne”o “El nue­vo sis­te­ma me re­sul­tó prác­ti­co”, son co­men­ta­rios a fa­vor y en con­tra que se re­pli­can en mi­les de ho­ga­res en la Ciu­dad de Bue­nos Aires. Es­pe­cial­men­te des­de que, en 2013, el go­bierno lo­cal lan­zó -con al­gu­nos tro­pe­zo­nes- el sis­te­ma de ins­crip­ción en lí­nea que hoy, se­gún ex­pli­can des­de la mis­ma ofi­ci­na, per­mi­te co­no­cer más a fon­do a la po­bla­ción es­co­lar: sa­ber en qué dis­tri­tos la ma­trí­cu­la es más al­ta, qué co­le­gios tie­nen más o me­nos ins­crip­tos, dón­de vi­ven los alum­nos y cuál es el gra­do de es­co­la­ri­za­ción de los padres, en­tre otros as­pec­tos. La preo­cu­pa­ción de los pa­pás por brin­dar a sus hi­jos la me­jor edu­ca­ción po­si­ble, es tam­bién un pilar pa­ra el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción de la Ciu­dad de Bue­nos Aires en­ca­be­za­do por So­le­dad Acu­ña.Tras ha­ber for­ma­do par­te del equi­po de Es­te­ban Bull­rich (hoy a car­go del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción de la Na- ción), la li­cen­cia­da en Cien­cias po­lí­ti­cas asu­mió el car­go en di­ciem­bre de 2015 y aún la ob­se­sio­na un te­ma que ocu­pa­ba su tiem­po y su men­te cuan­do era sub­se­cre­ta­ria de Equi­dad: la edu­ca­ción de adul­tos. “Es fun­da­men­tal el ni­vel edu­ca­ti­vo de las ma­más y es­to es lo que a mí me des­ve­la por có­mo im­pac­ta en el desem­pe­ño de los ni­ños en la es­cue­la”, en­fa­ti­za al ha­blar de los ob­je­ti­vos de su ges­tión en­tre los que se en­cuen­tran la crea­ción de va­can­tes en sa­las de tres años (aún no for­man par­te de la edu­ca­ción obli­ga­to­ria, pe­ro Acu­ña es­pe­ra que pron­to se aprue­be la ley de obli­ga­to­rie­dad ya que con­si­de­ra con­ve­nien­te que los ni­ños co­mien­cen a esa edad su re­co­rri­do es­co­lar); la ex­ten­sión de jor­na­da pa­ra los años de tran­si­ción en­tre la primaria y la se­cun­da­ria y la for­ma­ción do­cen­te, un área en la que hay cier­ta ur­gen­cia de­bi­do a la fal­ta de pro­fe­sio­na­les y a la necesidad de in­no­va­ción cons­tan­te pa­ra sa­tis­fa­cer las nue­vas de­man­das edu­ca­ti­vas.

Lo­gros cum­pli­dos

Te­ner va­can­tes pa­ra el 100% de la ma­trí­cu­la des­de sa­la de 4 has­ta 5to año del se­cun­da­rio -cu­brien­do así los 14 años de edu­ca­ción obli­ga­to­ria-, ha­ber crea­do sa­las pa­ra el 85% de los ni­ños que so­li­ci­tan in­gre­sar a sa­la de 3 años, que en los úl­ti­mos 6 años las cla­ses ha­yan co­men­za­do en tiem­po y for­ma son al­gu­nas de las ban­de­ras que le­van­ta la ac­tual ges­tión en la Ciu­dad. Sin em­bar­go, aun­que reconoce que en los úl­ti­mos nue­ve años se ha avan­za­do mu­cho en ma­te­ria edu­ca­ti­va, la mi­nis­tra ad­mi­te que to­da­vía hay un im­por­tan­te tre­cho por re­co­rrer. “Te­ne­mos mu­chos desafíos por­que cree­mos que to­do el tiem­po se pue­de se­guir me­jo­ran­do. Nos com­pro­me­ti­mos a for­mar a los chi­cos pa­ra el fu­tu­ro, que pue­dan ele­gir lo que quie­ran ser y no que ter­mi­nen ha­cien­do lo que la vi­da les fue ha­bi­li­tan­do. ¡Qué pue­dan cum­plir sus sue­ños!”, en­fa­ti­za.

Una de las ri­que­zas del dis­tri­to es su

amplia ofer­ta edu­ca­ti­va que in­clu­ye tan­to a las es­cue­las pú­bli­cas co­mo a las ins­ti­tu­cio­nes de di­ver­sos cre­dos, per­te­ne­cien­tes a co­lec­ti­vi­da­des o con mo­da­li­da­des pe­da­gó­gi­cas no tra­di­cio­na­les. Acer­ca de la dis­tri­bu­ción pre­su­pues­ta­ria, la li­cen­cia­da Acu­ña se­ña­la: “El Es­ta­do de­be ga­ran­ti­zar la elec­ción de los padres en cuan­to a la edu­ca­ción de sus hi­jos. No fi­nan­cia­mos a la es­cue­la pri­va­da sino que apun­ta­mos a que los padres pue­dan ele­gir qué ti­po de ins­ti­tu­ción quie­ren pa­ra sus ni­ños. No hu­bo un in­cre­men­to del sub­si­dio a la edu­ca­ción pri­va­da en de­tri­men­to de la pú­bli­ca sino que ha au­men­ta­do en pro­por­ción al sa­la­rio do­cen­te”, re­ma­ta.

En es­te sen­ti­do, si bien en lí­neas ge­ne­ra­les los nú­me­ros in­di­can que la mi­tad de las fa­mi­lias por­te­ñas eli­ge en­viar a sus hi­jos a es­cue­las pri­va­das, es­ta pro­por­ción es­tá cam­bian­do en el ni­vel ini­cial. El cre­ci­mien­to de la ofer­ta de­ri­va en que ca­da vez sean más las fa­mi­lias que op­tan por en­viar a los pe­que­ños a es­cue­las es­ta­ta­les. “Co­rre­mos un po­co atrás de la de­man­da. Cuan­do abri­mos jar­di­nes se tra­ta de edi­fi­cios lin­dos, con una bue­na can­ti­dad de do­cen­tes y una atrac­ti­va ofer­ta pe­da­gó­gi­ca, en­ton­ces ca­da vez son más los padres que eli­gen la es­cue­la pú­bli­ca pa­ra sus hi­jos”, afir­ma Acu­ña al tiem­po que in­di­ca que la ten­den­cia se re­pi­te en primaria de­bi­do a la ca­li­dad de las ins­ti­tu­cio­nes. “En 2015 egre­só la pri­me­ra ca­ma­da de ni­ños que tu­vo in­glés des­de pri­mer gra­do, y a par­tir de es­te año, los ni­ños de prees­co­lar tam­bién re­ci­bi­rán compu­tado­ras pa­ra comenzar la for­ma­ción di­gi­tal. Gra­dual­men­te va­mos a ir en­tre­gan­do los equi­pos y se da­rá la capacitación es­pe­cí­fi­ca a los do­cen­tes pa­ra que pue­dan apro­ve­char es­tas he­rra­mien­tas en el pro­ce­so de en­se­ñan­za”, co­men­ta la mi­nis­tra.

Apar­te de es­to, la mi­tad de los es­ta­ble­ci­mien­tos de edu­ca­ción primaria en la ciu­dad de Bue­nos Aires fun­cio­na con do­ble es­co­la­ri­dad o jor­na­da ex­ten­di­da, una mo­da­li­dad que co­men­zó a apli­car­se en 2016. Se tra­ta de ex­ten­der el ho­ra­rio es­co­lar pa­ra los alum­nos de 6º y 7º gra­do, brin­dan­do ho­ras de ajedrez, tea­tro o in­for­má­ti­ca que se dic­tan en clu­bes de ba­rrio o en la es­cue­la, pe­ro fue­ra del au­la y con el ob­je­ti­vo de que es­tos sir­van co­mo fa­ci­li­ta­dor es pa­ra aprehen­der los con­te­ni­dos cu­rri­cu­la­res. “La idea es que la es­cue­la sal­ga al ba­rrio y no só­lo se en­se­ñe den­tro del au­la.To­dos te­ne­mos una gran res­pon­sa­bi­li­dad en la edu­ca­ción de ni­ños y jó­ve­nes”, sub­ra­ya. En es­te sen­ti­do, des­de el área de edu­ca­ción re­mar­can la im­por­tan­cia de que los padres se in­vo­lu­cren en el pro­ce­so de es­co­la­ri­za­ción de sus hi­jos. “En la ciu­dad te­ne­mos una ta­sa de aban­dono muy ba­ja tan­to en la se­cun­da­ria, don­de el 85% de los alum­nos ter­mi­na el co­le­gio co­mo en la primaria don­de es ca­si nu­lo el por­cen­ta­je. Sin em­bar­go, una de nues­tras prin­ci­pa­les preocupaciones en los úl­ti­mos 5 años tie­ne que ver con el au­sen­tis­mo cró­ni­co en primaria, -ex­pli- ca- En ge­ne­ral se tra­ta de fa­mi­lias que es­tán ho­te­la­das, son iti­ne­ran­tes o mi­gran­tes que es­tán un tiem­po acá y otro en sus pro­vin­cias o paí­ses de ori­gen, o son ni­ños que vie­nen de ho­ga­res con mu­chas irre­gu­la­ri­da­des don­de los adul­tos no en­tien­den la im­por­tan­cia de los há­bi­tos en la edu­ca­ción de los ni­ños”. Un equi­po in­ter­dis­ci­pli­na­rio de psi­có­lo­gos, tra­ba­ja­do­res so­cia­les y coun­se­llors, en­tre otros, si­gue los ca­sos en los que se de­tec­tan irre­gu­la­ri­da­des, ya sea por au­sen­tis­mo o si­tua­cio­nes de vio­len­cia. “Es fun­da­men­tal en­ten­der que fa­mi­lia y es­cue­la for­man una so­cie­dad fun­da­men­tal. Se ne­ce­si­ta de am­bas pa­ra que es­to fun­cio­ne. El maes­tro no tie­ne que ser tra­ba­ja­dor so­cial, re­em­pla­zo de los padres o po­li­cía sino ocu­par­se de que el ni­ño apren­da y acom­pa­ñar­lo en ese pro­ce­so”, sos­tie­ne Acu­ña. A par­tir de es­te se­gui­mien­to y en diá­lo­go con las fa­mi­lias, de­tec­tó mu­chos ca­sos en los que las ma­dres ha­bían aban­do­na­do la edu­ca­ción por cues­tio­nes eco­nó­mi­cas o so­cia­les. “Nos en­se­ña­ron que re­sig­nar nos ha­ce me­jo­res mu­je­res, me­jo­res es­po­sas y me­jo­res ma­dres. Hay mu­chas ma­más que jus­ti­fi­can ha­ber de­ja­do de es­tu­diar pa­ra sa­lir a tra­ba­jar o por­que en su ca­sa los padres pre­fe­rían que es­tu­dia­ran los va­ro­nes. No­so­tros pen­sa­mos que es al re­vés y tra­ta­mos de con­ven­cer­las que ca­da ho­ra que ellas de­di­can al es­tu­dio es un tiem­po que en reali­dad me­jo­ra la ca­li­dad es­co­lar de sus hi­jos. Te­ne­mos que trans­for­mar­nos en mi­li­tan­tes de la edu­ca­ción, sa­lir to­dos los días a la ca­lle pen­san­do que nos va­mos a en­con­trar con al­guien que no ter­mi­nó la es­cue­la y po­de­mos ayu­dar­lo a que lo ha­ga”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.