Si­re­nas en el Par­que de Flo­ri­da, EE.UU

En un par­que de Flo­ri­da, her­mo­sas mu­je­res en­sa­yan y pro­ta­go­ni­zan shows con los gran­des ma­na­tíes y son una ver­da­de­ra atrac­ción pa­ra los chi­cos

Mia - - SUMARIO -

Los ni­ños es­pe­ran su turno pa­ra de­jar­se fo­to­gra­fiar con las si­re­nas con co­la y bi­ki­ni del mis­mo tono, que res­pon­den pa­cien­te­men­te a sus pre­gun­tas. Es­tán fe­li­ces de que es­tos se­res fan­tás­ti­cos no só­lo es­tén en los cuentos de hadas.

Ser si­re­na no es un tra­ba­jo fá­cil: hay que na­dar, ac­tuar y bai­lar ba­jo el agua du­ran­te va­rios mi­nu­tos y ha­ce fal­ta mu­cha prác­ti­ca, pe­ro pa­ra eso se pre­pa­ran las jó­ve­nes que tra­ba­jan en el par­que Wee­ki Wa­chee, en el nor­te deTam­pa, Flo­ri­da. Se­gún cuen­tan, lle­va un año el do­mi­nar los pro­gra­mas y los tru­cos de es­tos se­res fa­bu­lo­sos. Los en­sa­yos se lle­van a ca­bo a po­ca dis­tan­cia de la fuen­te del río Wee­ki Wa­chee, cu­ya cuen­ca na­tu­ral tie­ne un diá­me­tro de unos 30 me­tros y las si­re­nas se mue­ven en unos cin­co a seis me­tros de pro­fun­di­dad. Es­te ma­nan­tial de aguas cris­ta­li­nas si­gue sien­do un mis­te­rio a día de hoy. "Mu­chos bu­cea­do­res han in­ten­ta­do ave­ri­guar­lo en nu­me­ro­sas oca­sio­nes. Pe­ro a unos 150 me­tros de pro­fun­di­dad siem­pre te­nían que in­te­rrum­pir sus in­mer­sio­nes por­que ba­jar más era de­ma­sia­do pe­li­gro­so. La pre­sión es tan al­ta que arran­ca­ba las más­ca­ras de los bu­cea­do­res", di­ce John At­ha- na­son, por­ta­voz del ve­cino Par­que Es­ta­tal. Se­gún sus da­tos, ca­da día bor­bo­tean más de 400 mi­llo­nes de li­tros de agua des­de las cue­vas sub­te­rrá­neas.

Las si­re­nas na­dan en es­tas aguas des­de 1947, cuan­do a Newt Perry se le ocu­rrió mon­tar un es­pec­tácu­lo en es­te cris­ta­lino ma­nan­tial que, por aquel en­ton­ces, es­ta­ba lleno de re­fri­ge­ra­do­res y au­to­mó­vi­les oxi­da­dos. "An­ti­gua­men­te aquí ha­bía más cai­ma­nes y osos que per­so­nas", di­ce. Pe­ro Perry, na­da­dor y bu­cea­dor, tu­vo una idea: ex­pe­ri­men­tó con tu­bos de oxí­geno ba­jo el agua has­ta los que na­da­ban las si­re­nas pa­ra res­pi­rar. "Así no te­nían que car­gar con bo­te­llas" y los es­pec­ta­do­res te­nían la sen­sa­ción de que bu­cea­ban sin necesidad de res­pi­rar.

Tam­bién del mar­ke­ting se en­car­ga­ron en se­gui­da las si­re­nas: siem­pre que un au­to­mó­vil se per­día cer­ca de Wee­ki Wa­chee, se apre­su­ra­ban a sa­lir a la ca-

rre­te­ra con es­ca­sa ro­pa de baño y atraían a los in­vi­ta­dos has­ta la pis­ci­na pa­ra mos­trar­les su es­pec­tácu­lo. Así, es­ta pe­que­ña lo­ca­li­dad se con­vir­tió en un imán pa­ra el pú­bli­co. Se lle­ga­ron a fil­mar pe­lí­cu­las y es­tre­llas co­mo El­vis Pres­ley fue­ron de vi­si­ta.

A fi­na­les de la dé­ca­da del '50, una ca­de­na de te­le­vi­sión com­pró el par­que y cons­tru­yó una sa­la de es­pec­ta­do­res sub­ma­ri­na pa­ra 500 per­so­nas. En los me­jo­res años, Wee­ki Wa­chee re­ci­bió más de 500.000 vi­si­tan­tes que acu­dían a ver a las 35 si­re­nas que re­pre­sen­ta­ban has­ta ocho shows al día.

Des­de en­ton­ces, po­co ha cam­bia­do en el par­que. Sim­ple­men­te, tie­ne me­nos vi­si­tan­tes ya que ha­ce tiem­po que Dis­ney­world y Sea­world han su­pe­ra­do en tu­ris­tas a la pe­que­ña lo­ca­li­dad. El te­rreno que ro­dea al ma­nan­tial es­tá pro­te­gi­do an­te fu­tu­ras edi­fi­ca­cio­nes por ser par­que es­ta­tal, por lo que "un tea­tro co­mo el que te­ne­mos aquí di­fí­cil­men­te po­drá vol­ver a cons­truir­se", di­ce At­ha­na­son. Jus­to al la­do, en la Bahía de los Bu­ca­ne­ros, los na­da­do­res pue­den com­pro­bar que, aún con mu­cho ca­lor, los 22 gra­dos del agua re­sul­tan fríos. "El ma­nan­tial tie­ne la mis­ma tem­pe­ra­tu­ra du­ran­te to­do el año", di­ce la si­re­na Katy Wag­ner. En in­vierno los ma­na­tíes, es­pe­cie de va­cas ma­ri­nas de la re­gión, lle­gan al ma­nan­tial y al río. En ve­rano, es­tán en el mar pues­to que ahí la tem­pe­ra­tu­ra del agua es más ele­va­da. Du­ran­te to­do el año, los vi­si­tan­tes pue­den na­dar con ma­na­tíes en los nu­me­ro­sos ma­nan­tia­les y ríos en Wee­ki Wa­chee y sus al­re­de­do­res y de es­ta ma­ne­ra con­tem­plar de cer­ca a es­tos ma­mí­fe­ros que pue­den lle­gar a me­dir cua­tro me­tros de lar­go. "El año pa­sa­do tu­vi­mos 1.047 ma­na­tíes", di­ce el ca­pi­tán Ross, que sale des­de el ho­tel Plan­ta­tiom Inn, en Crys­tal Springs, a na­ve­gar por los ríos en su bar­ca. Al tra­tar­se de una es­pe­cie pro­te­gi­da, los na­da­do­res de­ben res­pe­tar una se­rie de nor­mas co­mo no to­car ni asus­tar a los ani­ma­les. Tam­bién es obli­ga­to­rio po­ner­se un tra­je de neo­preno, pe­ro no por la ba­ja tem­pe­ra­tu­ra del agua sino por­que con él uno se man­tie­ne me­jor en la su­per­fi­cie.

De he­cho, a ve­ces es com­pli­ca­do re­co­no­cer a es­tas va­cas ma­ri­nas de co­lor ma­rrón-gri­sá­ceo ya que cuan­do el agua es­tá tur­bia y el ma­na­tí se en­cuen­tra co­mien­do tran­qui­la­men­te, es fá­cil con­fun­dir­lo con una pie­dra. Las crías pri­me­ro tie­nen que acos­tum­brar­se a re­co­ger y co­mer ki­los de ver­du­ra ca­da día, por lo que bus­can lugares más bien tran­qui­los y des­apa­re­cen al ins­tan­te cuan­do se acer­can per­so­nas con más­ca­ras de bu­ceo.

Las si­re­nas de Wee­ki Wa­chee son ob­via­men­te más bo­ni­tas de ob­ser­var, más fle­xi­bles y siem­pre tie­nen pre­pa­ra­das nue­vas co­reo­gra­fías. Ade­más, se en­cuen­tran to­do el año en el fres­co ma­nan­tial y no es­ca­pan en ve­rano a las cá­li­das aguas del gol­fo de Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.