Res­pi­rar y cen­trar­se

Mia - - SUMARIO - Por Mar­ga­ret Cu­llen y Gon­za­lo Bri­to * Del li­bro “Mind­ful­ness y equi­li­brio emo­cio­nal”, Si­rio (Fa­ce­book.com/edi­to­rial­si­rioar­gen­ti­na)

La ma­yo­ría de las per­so­nas coin­ci­den en que po­co se pue­de con­se­guir en la vi­da, y me­nos aún du­ran­te la me­di­ta­ción, sin la ca­pa­ci­dad de pres­tar aten­ción. En un in­ten­to trá­gi­ca­men­te equi­vo­ca­do de que­rer ha­cer lo má­xi­mo que sea po­si­ble, mu­chas ve­ces nos enor­gu­lle­ce­mos de la mul­ti­pli­ci­dad de ta­reas que po­de­mos lle­var a ca­bo al mis­mo tiem­po. Re­cien­te­men­te, es­tu­dios cien­tí­fi­cos han em­pe­za­do a su­ge­rir lo que los maes­tros de la me­di­ta­ción ha­ce mi­les de años ya sa­ben: la mul­ti­ta­rea es un mi­to. So­lo po­de­mos pres­tar aten­ción de ver­dad a una co­sa a la vez (Wang yT­cher­nev, 2012).

¿Si­quie­ra te ex­pli­ca­ron qué es la aten­ción? In­tu­yo la res­pues­ta. A la ma­yo­ría de las per­so­nas nun­ca se nos ha da­do orien­ta­cio­nes prácticas pa­ra pres­tar aten­ción. In­clu­so en es­te tiem­po de tu­to­rías, ta­lle­res y au­to­ayu­da, nun­ca he­mos vis­to un cur­so so­bre "pres­tar aten­ción". Aquí es exac­ta­men­te don­de la me­di­ta­ción en­tra en es­ce­na.

La me­jor for­ma de em­pe­zar el en­tre­na­mien­to de la aten­ción es cen­trán­do­nos en las sen­sa­cio­nes que la res­pi­ra­ción pro­du­ce en nues­tro cuer­po. En el bu­dis­mo, la aten­ción ple­na del cuer­po es el pri­me­ro de sus "cua­tro fun­da­men­tos", los otros tres son la aten­ción ple­na de las sen­sa­cio­nes, la de la men­te y la de los dhar­mas (fac­to­res men­ta­les).

Hay va­rias ra­zo­nes prácticas pa­ra es­co­ger la res­pi­ra­ción co­mo la fa­se ini­cial de la for­ma­ción de la aten­ción. En pri­mer lu­gar, las sen­sa­cio­nes de la res­pi­ra­ción son re­la­ti­va­men­te más con­cre­tas y tan­gi­bles que el res­to de las sen­sa­cio­nes, los pen­sa­mien­tos y las emo­cio­nes, lo cual fa­ci­li­ta que se pue­dan uti­li­zar co­mo an­cla pa­ra traer de vuel­ta la aten­ción una y otra vez. Al pres­tar aten­ción a la res­pi­ra­ción, ade­más, la des­via­mos de la ca­be­za, per­mi­tien­do así el ac­ce­so a una pers­pec­ti­va dis­tin­ta, más fí­si­ca y ex­pe­rien­cial.

En se­gun­do lu­gar, la res­pi­ra­ción, que es­tá pre­sen­te mien­tras es­tés vi­vo, sue­le ser al­go bas­tan­te neu­tro, que no pro­vo­ca fuer­tes sen­ti­mien­tos de pla­cer ni de re­cha­zo, lo cual ha­ce más fá­cil es­ta­bi­li­zar la men­te. Aun­que sean más o me­nos su­ti­les, siem­pre hay sen­sa­cio­nes aso­cia­das a la expansión de la in­ha­la­ción y la con­trac­ción de la ex­ha­la­ción. En ter­cer lu­gar, la ma­yo­ría de las ve­ces, res­pi­rar no re­quie­re nin­gún es­fuer­zo. En cuarto lu­gar, tien­de un su­til puen­te de in­te­gra­ción y equi­li­brio en­tre di­ver­sos pa­res de opues­tos: la ac­ti­vi­dad men­tal y los es­ta­dos cor­po­ra­les, las fun­cio­nes vo­lun­ta­rias e in­vo­lun­ta­rias del cuer­po y las ra­mas sim­pá­ti­ca (lu­char o huir) y pa­ra­sim­pá­ti­ca (des­can­sar y di­ge­rir) del sis­te­ma ner­vio­so au­tó­no­mo.

Por úl­ti­mo, aun­que igual­men­te im­por­tan­te, la res­pi­ra­ción es la es­tra­te­gia más sim­ple, rá­pi­da y a me­nu­do ac­ce­si­ble pa­ra re­gu­lar la emo­ción. Re­sul­ta bas­tan­te ob­vio que la res­pi­ra­ción se ace­le­ra y se ha­ce más su­per­fi­cial an­te emo­cio­nes fuer­tes, co­mo el mie­do o la ira. A to­dos nos han di­cho al­gu­na vez que nos de­ten­ga­mos y res­pi­re­mos pro­fun­da­men­te pa­ra re­cu­pe­rar la com­pos­tu­ra cuan­do so­mos pre­sa de al­gu­na de esas emo­cio­nes. Y no hay du­da de que dos o tres res­pi­ra­cio­nes lar­gas, len­tas y pro­fun­das sue­len ser úti­les pa­ra na­ve­gar por un sen­ti­mien­to in­ten­so.

Así pues, sa­be­mos lo que hay que ha­cer y sa­be­mos que fun­cio­na: ¿dón­de es­tá, en­ton­ces, el pro­ble­ma? Tal vez el pro­ble­ma ra­di­que en que es di­fí­cil acor­dar­se de ha­cer­lo, por­que la men­te y el cuer­po es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra per­pe­tuar la emo­ción.Tam­bién pu­die­ra ser que la sim­pli­ci­dad de la es­tra­te­gia nos con­fun­da y la re­cha­ce­mos por ser de­ma­sia­do ob­via o por no pa­re­cer lo su­fi­cien­te­men­te po­ten­te pa­ra afron­tar el desafío del es­ta­do en que nos en­con­tre­mos. Cual­quie­ra que sea la ra­zón, prac­ti­car mind­ful­ness de la res­pi­ra­ción no so­lo nos ayu­da a ejer­ci­tar la aten­ción, sino que for­ta­le­ce las vías neu­ro­na­les que nos re­cor­da­rán en­fo­car­nos en la res­pi­ra­ción, fa­ci­li­tan­do así el ac­ce­so a esa es­tra­te­gia cuan­do nos sen­ti­mos ato­si­ga­dos o des­con­tro­la­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.