Cuidados de las axi­las

Man­chas, su­do­ra­ción ex­ce­si­va, mal olor, nos lle­van a tra­tar de ocul­tar las axi­las, a las que a ve­ces no pres­ta­mos mu­cha aten­ción. Có­mo cui­dar es­ta zo­na tan de­li­ca­da del cuer­po

Mia - - SUMARIO -

Mu­chas per­so­nas pa­de­cen su­do­ra­ción ex­ce­si­va de ma­nos, pies, ca­ra y axi­las. La preo­cu­pa­ción cons­tan­te so­bre có­mo las de­más per­so­nas reac­cio­na­rán al ob­ser­var la ro­pa mo­ja­da, crea pro­ble­mas en el con­tex­to so­cial, en el tra­ba­jo, con ami­gos y co­no­ci­dos. ¿De qué se tra­ta es­te fe­nó­meno? ¿Y có­mo po­de­mos cu­rar­lo?

En prin­ci­pio va­le dis­tin­guir dos va­rian­tes de es­ta molesta sin­to­ma­to­lo­gía:

✔ Hi­per­hi­dro­sis axi­lar: es la for­ma clí­ni­ca más fre­cuen­te. Al ser de ori­gen ge­né­ti­co, en ge­ne­ral son va­rios los que la pa­de­cen den­tro de una fa­mi­lia.

La su­do­ra­ción no es con­ti­nua, son epi­so­dios en los que go­tea la axi­la co­mo si se abrie­ra una ca­ni­lla. Em­pie­za des­pués de la pu­ber­tad, por lo ge­ne­ral al­re­de­dor de los 15 años y, en ge­ne­ral, no hay olor.

La su­do­ra­ción mar­ca mu­cho las axi­las e im­pi­de el uso de ro­pa de co­lor y cier­to ti­po de pren­das, sin em­bar­go no ocu­rre du­ran­te el sueño pe­ro li­mi­ta los co­lo­res de la ro­pa que se pue­den usar.

La hi­per­hi­dro­sis axi­lar tien­de a du­rar to­da la vi­da pe­ro no evo­lu­cio­na a otro tras­torno ni pre­dis­po­ne a nin­gu­na en­fer­me­dad. Por lo ge­ne­ral, la pri­me­ra lí­nea de tra­ta­mien­to son las lo­cio­nes an­ti­trans­pi­ran­tes y si el pro­ble­ma no se so­lu­cio­na, el se­gun­do pa­so es el tra­ta­mien­to axi­lar con to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca.

Por su par­te, la Dra. Gri­sel­da Se­le­me, ci­ru­ja­na plás­ti­ca y es­pe­cia­lis­ta en es­té­ti­ca, des­ta­ca que “la hi­per­hi­dro­sis es un tras­torno de las glán­du­las su­do­rí­pa­ras que se ma­ni­fies­ta a tra­vés de la li­be­ra- ción ex­ce­si­va de su­dor, y es cau­sa­da por un des­or­den a ni­vel ner­vio­so en el cual el or­ga­nis­mo pro­du­ce más su­dor del ne­ce­sa­rio, en un in­ten­to por re­gu­lar o man­te­ner la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral”.

El Dr. Sán­chez Sai­zar sub­ra­ya que “la apli­ca­ción de Bo­tox cons­ti­tu­ye una nue­va y efi­caz al­ter­na­ti­va pa­ra tra­tar la hi­per­hi­dro­sis. Se rea­li­za a tra­vés de in­yec­cio­nes in­tra­dér­mi­cas pro­fun­das y sub­cu­tá­neas su­per­fi­cia­les”.

An­tes de apli­car la to­xi­na bo­tu­li­ni­ca, el mé­di­co rea­li­za­rá un test pa­ra iden­ti­fi­car con exac­ti­tud el área afec­ta­da por la hi­per­hi­dro­sis. Es­te es sim­ple, in­do­lo­ro y se rea­li­za con yo­do y al­mi­dón. Una vez

iden­ti­fi­ca­da el área a ser tra­ta­da, el mé­di­co rea­li­za la apli­ca­ción en los pun­tos de­mar­ca­dos.

✔ Brom­hi­dro­sis: so­cial­men­te in­có­mo­do, es la pre­sen­cia de olor axi­lar a pe­sar de los bue­nos há­bi­tos hi­gié­ni­cos. Es­te tras­torno sue­le comenzar en la ado­les­cen­cia, ya que se de­be a la ac­ción de las hor­mo­nas de di­fe­ren­cia­ción se­xual se­cun­da­ria que apa­re­cen en la pu­ber­tad. Lo que ca­rac­te­ri­za a es­tos pa­cien­tes es que no pue­den qui­tar­se el mal olor con el baño, se lo tie­ne to­do el tiem­po y no en si­tua­cio­nes de­ter­mi­na­das. No tie­ne pre­fe­ren­cia de gé­ne­ro, afec­ta a am­bos se­xos por igual y el olor no de­pen­de de las bac­te­rias.

Con cier­ta fre­cuen­cia, apa­re­ce co­mo fe­nó­meno tran­si­to­rio en el post­par­to, de­bi­do a la re­vo­lu­ción hor­mo­nal que se desata y el es­ta­ble­ci­mien­to de la lac­tan­cia.

En la ac­tua­li­dad, la brom­hi­dro­sis se tra­ta con to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca y aun­que pue­de re­que­rir apli­ca­cio­nes más fre­cuen­tes que la hi­per­hi­dro­sis axi­lar fo­cal, los re­sul­ta­dos son ex­ce­len­tes con ta­sas de sa­tis­fac­ción cer­ca­nas al 97%.

Tra­ta­mien­tos efec­ti­vos

✔ Lo­cio­nes: su uso en la hi­per­hi­dro­sis axi­lar es por lo ge­ne­ral la pri­me­ra op­ción de tra­ta­mien­to. Son ba­ra­tos y fá­ci­les de con­se­guir. Hay que te­ner en cuen­ta que só­lo el 5% de los pa­cien­tes lo­gran re­sul­ta­dos sa­tis­fac­to­rios.

Los ingredientes ac­ti­vos de to­dos los pro­duc­tos pa­ra con­tro­lar la su­do­ra­ción axi­lar (los an­ti­trans­pi­ran­tes na­cio­na­les o im­por­ta­dos, las lo­cio­nes de far­ma­cia y las re­ce­tas ma­gis­tra­les) son el alu­mi­nio y el clo­ro, que ac­túan por irri­ta­ción. Por es­ta ra­zón son de uso axi­lar ex­clu­si­vo, y uti­li­za­dos en for­ma dia­ria pue­den os­cu­re­cer la piel. Es­te os­cu­re­ci­mien­to de­pen­de del ti­po de piel y se re­vier­te cuan­do de­ja­mos de usar el pro­duc­to.

Du­ran­te el día, las lo­cio­nes pue­den pa­san a la ro­pa con la pri­me­ra cri­sis su­do­ra­ti­va. Es­to da­ña las pren­das y evi­ta que la lo­ción ac­tué. Los me­jo­res re­sul­ta­dos se ob­tie­nen apli­can­do la lo­ción a la no­che jus­to des­pués del baño, an­tes de ir a dor­mir. Así ac­túa du­ran­te to­da la no­che, ya que no hay cri­sis su­do­ra­ti­vas du­ran­te el sueño. En la ma­ña­na, es im­por­tan­te ba­ñar­se o la­var las axi­las pa­ra

re­ti­rar el pro­duc­to y que no arrui­ne la ro­pa. Lue­go, apli­car un de­so­do­ran­te sin ac­ción an­ti­trans­pi­ran­te.

Al comenzar un tra­ta­mien­to, se lo uti­li­za du­ran­te 14 no­ches se­gui­das. Si dio re­sul­ta­do, se re­pi­te el uso 2 a 3 no­ches por se­ma­na, co­mo man­te­ni­mien­to. Si apa­re­cen sig­nos de irri­ta­ción, se de­be sus­pen­der in­me­dia­ta­men­te.

✔ To­xi­na bo­tu­lí­ni­ca Xeo­min: tra­ta­mien­to de 15 mi­nu­tos, en el con­sul­to­rio, en una so­la vez y con pe­que­ñas in­yec­cio­nes en la axi­la. El Dr. Die­go An­ge­li­llo, es­pe­cia­lis­ta en Cirugía To­rá­ci­ca, ex­pli­ca que la apli­ca­ción “due­le un po­co pe­ro no es dra­má­ti­co, ti­po un ta­tua­je o una me­so­te­ra­pia en una zo­na al­go más sen­si­ble. No re­quie­re pre­pa­ra­ción ni cui­da­do pos­te­rior. Na­die se da cuen­ta de que 'te hi­cis­te to­xi­na'. Pue­de que no­tes las axi­las al­go irri­ta­das un ra­to, pe­ro na­da más. Des­pués de la apli­ca­ción po­des ir­te al gim­na­sio si que­rés. El efec­to co­mien­za a no­tar­se en­tre 2 a 3 días des­pués, con efec­to má­xi­mo a las 2 se­ma­nas. Es­to se man­tie­ne en­tre 4 a 6 me­ses, se­gún ca­da paciente y cuan­do la su­do­ra­ción vuel­ve, re­pe­tís la apli­ca­ción si que­rés. Hay a quie­nes le du­ran 12 me­ses y a quie­nes le du­ran 3 me­ses, pe­ro son los me­nos. La ta­sa de pa­cien­tes que no res­pon­den es muy ba­ja, me­nos del 2%.”

Pre­cio $ 5.400 Dón­de: Dr An­ge­li­llo (www.red­hi­per­hi­dro­sis.com.ar)

✔ Ra­dio­fre­cuen­cia abla­ti­va: es lo úl­ti­mo que sa­lió en el mer­ca­do, en 3 se­sio­nes eli­mi­na la su­do­ra­ción en ca­si el 99%.

Pre­cio: des­de $12.000 Dón­de: Dra. Ma­ría Ca­ro­li­na Sch­nei­der (www.li­be­lles­te­ti­ca.com.ar)

De­pi­la­ción per­ma­nen­te

Es un tra­ta­mien­to mé­di­co no in­va­si­vo y prác­ti­ca­men­te in­do­lo­ro que se ha con­ver­ti­do rá­pi­da­men­te en uno de los más po­pu­la­res en­tre hom­bres y mu­je­res. Es ac­tual­men­te el mé­to­do más efi­caz pa­ra eli­mi­nar el ve­llo in­de­sea­ble, ya que ade- más de sus ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos me­jo­ra el as­pec­to de la piel, so­bre to­do en aque­llas zo­nas con som­bra o fo­lícu­los no­to­rios.

La Dra Ca­ro­li­na Sch­nei­der, es­pe­cia­lis­ta en cirugía es­té­ti­ca, agre­ga que cuan­do “se pa­de­ce de fo­li­cu­li­tis, la mo­les­tia cons­tan­te de pe­los en­car­na­dos, la so­lu­ción sin lu­gar a du­das es la de­pi­la­ción de­fi­ni­ti­va”.

La de­pi­la­ción con lá­ser ac­túa por des­truc­ción de los pe­los a tra­vés del ca­len­ta­mien­to gra­dual y pro­gre­si­vo de la der­mis has­ta una tem­pe­ra­tu­ra que eli­mi­na el fo­lícu­lo en for­ma per­ma­nen­te. Los lá­ser de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción se pue­den apli­car du­ran­te el ve­rano. Es un tra­ta­mien­to có­mo­do, rá­pi­do, in­do­lo­ro y com­pa­ti­ble con to­dos los fo­to­ti­pos, in­clu­so con pie­les os­cu­ras y/o bron­cea­das. El lá­ser eli­mi­na, en la ma­yo­ría de los ca­sos, has­ta el 60 por cien­to del ve­llo en la pri­me­ra se­sión, sin do­lor ni le­sio­nes en la piel.

Al­gu­nos tra­ta­mien­tos con lá­ser recomendados son:

✔ So­prano ICE: sis­te­ma in­te­gral de de­pi­la­ción mé­di­ca lá­ser. Tra­ta to­dos los ti­pos de piel y de ve­llo, en cual­quier mo­men­to del año, in­clu­so en ve­rano. Me­dian­te la combinación de múl­ti­ples lon­gi­tu­des de on­da de lá­ser, se ob­tie­nen ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos en pie­les cla­ras u os­cu­ras, in­clu­so pie­les bron­cea­das, ve­llo fino o grue­so, a ma­yor ve­lo­ci­dad y con una sen­sa­ción con­for­ta­ble. Re­du­ce a la mi­tad el tiem­po de se­sión. Dón­de: Dra. Ire­ne Bermejo

✔ So­prano XL 3 G: eli­mi­na el ve­llo, la co­lo­ra­ción os­cu­ra de axi­las pro­duc­to del ca­lor de la ce­ra y los pe­los en­car­na­dos. Se ne­ce­si­ta un pro­me­dio de 6 se­sio­nes ca­da 45 días, los re­sul­ta­dos se ven en la pri­me­ra se­sión.

Pre­cio: des­de $ 2.400, las 6 se­sio­nes, Dón­de: Dra. Ma­ría Ca­ro­li­na Sch­nei­der (www.li­be­lles­te­ti­ca.com.ar)

Axi­las os­cu­ras

Sue­len os­cu­re­cer­se du­ran­te el ve­rano, so­bre to­do en pie­les mo­re­nas, aun­que, pue­de su­ce­der­le a cual­quier per­so­na en cual­quier es­ta­ción del año.

En ve­rano, la piel es­tá más ex­pues­ta al sol, lo que agu­di­za el pro­ble­ma. Por otra par­te, es el mo­men­to de lu­cir es­ta zo­na tan fe­me­ni­na.

La Dra. Ma­ría Ro­lan­di Or­tíz, mé­di­ca der­ma­tó­lo­ga y di­rec­to­ra de Ro Me­di­cal Art ex­pli­ca que en es­tos ca­sos “rea­li­zar una de­pi­la­ción mé­di­ca per­ma­nen­te es una so­lu­ción, ya que acla­ra el co­lor de la piel co­mo efec­to se­cun­da­rio a la des­truc­ción del ve­llo.”

El pro­ble­ma de las axi­las os­cu­re­ci­das, no so­lo afec­ta la piel sino tam­bién la au­to­es­ti­ma y la se­gu­ri­dad de quie­nes lo pa­de­cen. La piel de las axi­las pue­de os­cu­re­cer­se de­bi­do a:

✔ Los des­odo­ran­tes

✔ La pro­pia trans­pi­ra­ción.

✔ El ro­ce.

✔ La de­pi­la­ción in­co­rrec­ta, lo mis­mo su­ce­de con el ca­va­do al que se le su­ma el os­cu­re­ci­mien­to pro­vo­ca­do por la ex­po­si­ción so­lar sin protección ade­cua­da.

Pa­ra tra­tar es­te pro­ble­ma lo ideal es ele­gir pro­duc­tos con bue­nas fór­mu­las blan­quea­do­ras, que po­sean ade­más de aloe vera y óleo de jo­jo­ba, ex­trac­to na­tu­ral de uva ur­si y vi­ta­mi­na C, am­bos de ac­ción der­moa­cla­ran­te que pre­vien la apa­ri­ción de man­chas os­cu­ras.

1. An­ti­trans­pi­ran­te ($ 48, Re­xo­na): lar­ga du­ra­ción, ideal pa­ra de­por­tis­tas. 2. De­so­do­ran­te Spray ($ 435, La Ro­che-Po­say): de­so­do­ran­te 24 ho­ras, en­ri­que­ci­do con ac­ti­vos es­pe­cial­men­te seleccionados pa­ra pie­les sen­si­bles y/o sen­si­bi­li­za­das a cau­sa de la de­pi­la­ción y tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos. No po­see al­cohol, sa­les de alu­mi­nio

ni pa­ra­be­nos. 3. Ni­vea In­ten­se Con­trol Cli­ni­cal Má­xi­ma Protección ($ 103, Ni­vea): con­tra la trans­pi­ra­ción ex­ce­si­va y el mal olor, con ma­yor con­cen­tra­ción de ingredientes an­ti­trans­pi­ran­tes y hu­mec­tan­tes, fór­mu­la con efec­to se­co, rá­pi­da ab­sor­ción, sin al­cohol y fra­gan­cia du­ra­de­ra. 4. Pink Fan­tasy ($ 52, Co­cot): de­so­do­ran­te per­fu­me en ae­ro­sol, con ac­ti­vos que hu­mec­tan y pro­te­gen las axi­las de man­chas. 5. Deo Shi­ne de ($ 55, Ko­siu­ko): de­so­do­ran­te Body Spray. 6. Keep Whi­te, lá­piz blan­quea­dor - co­rrec­tor ($ 299, Icono): lá­piz pa­ra tra­tar las man­chas, pro­te­ger­las de la ra­dia­ción so­lar y ma­qui­llar­las, uni­fi­ca el tono de la piel de axi­las y cu­bre man­chas e im­per­fec­cio­nes de de­pi­la­ción en el bo­zo o en las axi­las. 7. Lí­nea An­ti­tras­pi­ran­te Deo Ur­ban ($ 43, 47Street): lo­ción, evi­ta mal olor por su­do­ra­ción ex­ce­si­va. 8. Cre­ma Blan­quea­do­ra pa­ra Axi­las y Ca­va­do ($ 69,99, Gi­got). 9. Do­ve In­vi­si­ble Dry ($ 55, Do­ve): an­ti­trans­pi­ran­te pro­ba­do en 100 co­lo­res, sin man­chas blan­cas, protección 48 ho­ras, cui­da y pro­te­ge la piel de las axi­las gra­cias a su cre­ma hu­mec­tan­te. 10. Lí­nea Deo Body Spray ($ 519, De­si­de­ra­ta ): de­so­do­ran­te cor­po­ral 5 7 6

1

9

10

2

4

8

3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.