¿SOY LÍ­DER? ¿

Mia - - MODA - Del li­bro “Li­de­ra y vi­ve”, Si­rio (Fa­ce­book.com/edi­to­rial­si­rioar­gen­ti­na)

Có­mo sa­ber si lle­vo den­tro mío lo ne­ce­sa­rio pa­ra ejer­cer el li­de­raz­go? Si ya nos es­ta­mos plan­tean­do es­ta cues­tión, quie­re de­cir que efec­ti­va­men­te lo lle­va­mos. In­clu­so aun­que no lo se­pa­mos re­co­no­cer. Con se­gu­ri­dad, lo lle­va­mos. Ge­ne­ral­men­te, asu­mir el li­de­raz­go con­lle­va acep­tar más res­pon­sa­bi­li­da­des. Nues­tras ha­bi­li­da­des se pon­drán a prue­ba y ten­dre­mos que ha­cer buen uso de ellas. Sin ese es­fuer­zo, la re­com­pen­sa no se­ría igual.

Aun­que es mu­cho lo que se ha es­cri­to acer­ca del li­de­raz­go, es­te an­te to­do lo ejer­cen in­di­vi­duos que sa­ben ma­ne­jar sus emo­cio­nes. De he­cho, uno pue­de con­tar con gran­des do­tes téc­ni­cos o es­tra­té­gi­cos, pe­ro si no mos­tra­mos ha­bi­li­dad en la ges­tión de nues­tras emo­cio­nes y en la co­ne­xión con el tono emo­cio­nal de los de­más, na­da de lo que ha­ga­mos ser­vi­rá.

Li­de­rar es so­bre to­do una ac­ti­tud. Más que un ras­go de la per­so­na­li­dad, es una ma­ne­ra de afron­tar las si­tua­cio­nes. Los pri­me­ros, los lla­ma­dos lí­de­res, tie­nen una po­si­ción de po­der o de au­to­ri­dad. Sin em­bar­go, los que li­de­ran son los que nos ins­pi­ran. En ge­ne­ral, se­gui­mos a los que li­de­ran, ya sean in­di­vi­duos u or­ga­ni­za­cio­nes, no por­que ten­ga­mos que ha­cer­lo, sino por­que que­re­mos. No lo ha­ce­mos por ellos, sino por no­so­tros mis­mos, por­que son nues­tro pun­to de par­ti­da.

Quie­nes li­de­ran se con­vier­ten en re­fe­ren­tes pa­ra no­so­tros, tan­to por su ma­ne­ra de ser, co­mo de es­tar y ac­tuar. Pre­gun­ta­te aho­ra quién que­rés ser. No es una pre­gun­ta ba­nal; es la cla­ve de to­da es­ta historia. Na­die de­ci­de li­de­rar, ¿o sí? Nor­mal­men­te, es­co­ge­mos el ca­mino que con­si­de­ra­mos ade­cua­do y en él sur­ge el li­de­raz­go, que desa­rro­lla­mos a tra­vés de nues­tra in­ter­ac­ción con los de­más. Nun­ca sur­ge del va­cío.

Pe­ter Sen­ge, di­rec­tor del Cen­tro de Apren­di­za­je Or­ga­ni­za­cio­nal del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts (MIT) y au­tor de "La quin­ta dis­ci­pli­na", sos­tie­ne que el li­de­raz­go es la ca­pa­ci­dad que tie­ne una co­mu­ni­dad de dar for­ma a su fu­tu­ro y des­ta­ca dos as­pec­tos fun­da­men­ta­les de es­ta vi­sión. El pri­me­ro es el sis­te­ma; es de­cir, el li­de­raz­go sur­ge y avan­za en re­la­ción con las per­so­nas, gra­cias a ellas, y no tan­to al lí­der. En­tien­de el li­de­raz­go co­mo un lo­gro co­lec­ti­vo. El se­gun­do as­pec­to es que va orien­ta­do al fu­tu­ro.

He cre­ci­do in­te­rior­men­te tra­ba­jan­do con mu­je­res y hom­bres, adul­tos y jó­ve­nes, que han mos­tra­do una ca­pa­ci­dad de li­de­raz­go ex­cep­cio­nal en sus cir­cuns­tan­cias y que, co­mo una hor­mi­ga fren­te a un gi­gan­te, han sa­bi­do en­fren­tar­se a si­tua­cio­nes que los su­pe­ra­ban o han to­ma­do de­ci­sio­nes que su­pu­sie­ron un gi­ro ra­di­cal en sus vi­das. Mu­je­res y hom­bres que, con su es­fuer­zo y ejem­plo, han trans­mi­ti­do a quie­nes es­tá­ba­mos a su la­do una po­de­ro­sa ener­gía ca­paz de mo­vi­li­zar cie­lo y tie­rra.Y lo más ma­ra­vi­llo­so es que, en mu­chas oca­sio­nes, se tra­ta­ba de per­so­nas por las que na­die apos­ta­ba, trau­ma­ti­za­das por ne­gli­gen­cias o agre­sio­nes, o apa­ren­te­men­te fra­ca­sa­das, que sin em­bar­go ter­mi­na­ron por mos­trar to­do su po­ten­cial y pu­re­za.

De­ci­dir quién que­rés ser su­po­ne ha­cer un via­je del pre­sen­te al fu­tu­ro, a tu fu­tu­ro. Una pro­yec­ción de quién sos aho­ra y de có­mo es­tar en el mun­do, in­clu­so de có­mo que­rés que te re­cuer­den una vez que te ha­yas mar­cha­do. Aun­que no lo di­ga­mos, desea­mos que nues­tra pro­yec­ción val­ga la pe­na por­que no es una cues­tión ma­te­rial, de di­ne­ro, sino exis­ten­cial. Bus­ca­mos el sen­ti­do. Siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.