¿Có­mo se ba­ja el es­trés?

Mia - - BIENESTAR - Fuen­te: CEETA (0230 4664772)

No preo­cu­pán­do­se por aque­llo que no se pue­de con­tro­lar.

Ha­cien­do al­go con re­la­ción a lo que sí se pue­de con­tro­lar.

Pre­pa­rán­do­se lo me­jor po­si­ble pa­ra po­si­bles si­tua­cio­nes a en­fren­tar que son agen­tes de es­trés, co­mo exá­me­nes, en­tre­vis­tas la­bo­ra­les, even­tos so­cia­les y otras. Pi­dien­do ayu­da. Apren­dien­do a de­le­gar. Fi­jan­do me­tas cor­tas y rea­lis­tas. Lle­van­do un re­gis­tro es­cri­to de las ta­reas a rea­li­zar pa­ra que no ocu­pen lu­gar en la men­te. Je­rar­qui­zar las ta­reas se­gún el gra­do de im­por­tan­cia Ha­cien­do ac­ti­vi­dad fí­si­ca, ca­mi­nan­do. Si­guien­do una die­ta ba­lan­cea­da de acuer­do a las ne­ce­si­da­des ca­ló­ri­cas de ex­pli­ca la li­cen­cia­da Ga­brie­la Martínez Castro, di­rec­to­ra del CEETA.

Lle­ga­mos a las va­ca­cio­nes ago­ta­dos y du­ran­te el pe­río­do de des­can­so cam­bia nues­tra ru­ti­na, nues­tra ali­men­ta­ción, nos le­van­ta­mos más tar­de, nos acos­ta­mos lue­go de la ho­ra acos­tum­bra­da, etc. Des­pués, cues­ta re­to­mar el rit­mo ha­bi­tual del res­to del año. Pa­ra mi­ti­gar o evi­tar de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble el es­trés post va­ca­cio­nal se pue­den usar al­gu­na de es­tas es­tra­te­gias: equi­li­brar en la agen­da las ho­ras de sueño, vol­ver a una ali­men­ta­ción ba­lan­cea­da, man­te­ner tiem­po de ocio y re­crea­ción, fi­jar pe­río­dos de tiem­po de­di­ca­do al tra­ba­jo, es­tu­dio o de­más obli­ga­cio­nes y ha­cer ejer­ci­cio ca­da uno.

Co­rri­gien­do pen­sa­mien­tos ca­tas­tró­fi­cos.

Pro­cu­ran­do pe­que­ñas sa­tis­fac­cio­nes co­ti­dia­nas.

Eva­luan­do realís­ti­ca­men­te el tiem­po que nos va a lle­var ca­da ta­rea pa­ra rea­li­zar una ade­cua­da pla­ni­fi­ca­ción. Ello evi­ta­rá co­rri­das in­ne­ce­sa­rias.

Re­ser­van­do mo­men­tos del día pa­ra el des­can­so, ac­ti­vi­da­des so­cia­les y re­crea­ti­vas.

To­mán­do­se un tiem­po pa­ra los in­tere­ses y pa­sa­tiem­pos per­so­na­les.

Res­ca­tan­do los as­pec­tos po­si­ti­vos de las si­tua­cio­nes y no só­lo cen­trán­do­se en los ne­ga­ti­vos. Pla­nean­do ac­ti­vi­da­des di­ver­ti­das. Dur­mien­do lo su­fi­cien­te. Los bue­nos há­bi­tos de sueño son una de las me­jo­res ma­ne­ras de ma­ne­jar el es­trés.

Adop­tan­do un es­ti­lo de vida que res­pe­te nues­tras ne­ce­si­da­des bio­ló­gi­cas, psi­co­ló­gi­cas y so­cia­les.

Evi­tan­do la que­ja da­do que no nos per­mi­te de­fi­nir el pro­ble­ma ni en­con­trar una so­lu­ción o cam­bio a lo que nos preo­cu­pa. Sien­do rea­lis­tas. Dis­fru­tan­do sin pe­ni­ten­cias. Es­cu­chan­do al cuer­po cuan­do nos pi­da que dis­mi­nu­ya­mos la velocidad o que to­me­mos un des­can­so. al me­nos 3 ve­ces a la se­ma­na.

Tam­bién es re­co­men­da­ble ir re­sol­vien­do los pro­ble­mas de a uno, di­vi­dién­do­los en ór­de­nes de com­ple­ji­dad, pro­po­nien­do una al­ter­na­ti­va de so­lu­ción pa­ra ca­da uno, eli­gien­do la op­ción más rea­lis­ta po­si­ble o apren­dien­do a acep­tar que el pro­ble­ma no tie­ne so­lu­ción.

Es ne­ce­sa­rio cam­biar la vi­sión ne­ga­ti­va o ca­tas­tró­fi­ca so­bre los acon­te­ci­mien­tos por su­ce­der, re­em­pla­zan­do esa mi­ra­da por otra más rea­lis­ta y me­su­ra­da a la ho­ra de eva­luar la reali­dad. Siem­pre re­cor­dar que no hay que in­ten­tar con­tro­lar­lo to­do, de he­cho, es una ta­rea utó­pi­ca.

“En el ca­so no lo­grar ma­ne­jar ade­cua­da­men­te la si­tua­ción de es­trés, es acon­se­ja­ble no per­der tiem­po y evi­tar que el cua­dro avan­ce, ya que pue- de re­sul­tar in­ca­pa­ci­tan­te pa­ra quien lo pa­de­ce. Es acon­se­ja­ble con­sul­tar a un es­pe­cia­lis­ta”, re­co­mien­da Martínez Castro.

Los tras­tor­nos de an­sie­dad son va­ria­dos, pe­ro en lo que al es­trés post­va­ca­cio­nal se re­fie­re, dos de ellos son los que se des­ta­can:

Tras­torno de Pá­ni­co, una cri­sis ines­pe­ra­da y re­pen­ti­na, que al­can­za su má­xi­ma in­ten­si­dad a los 10 mi­nu­tos de ha­ber co­men­za­do, acom­pa­ña­da de al­gu­nos sín­to­mas fí­si­cos co­mo ta­qui­car­dia, tem­blo­res, su­do­ra­ción, vi­sión bo­rro­sa ma­reos o sen­sa­ción de ines­ta­bi­li­dad, di­fi­cul­ta­des gas­tro­in­tes­ti­na­les, sen­sa­ción de aho­go y de un in­ten­so te­rror a mo­rir, per­der el con­trol o vol­ver­se lo­co. “En ge­ne­ral, la per­so­na te­me vol­ver a pa­de­cer otra cri­sis y por eso va res­trin­gien­do las ac­ti­vi­da­des de su vida co­ti­dia­na has­ta que­dar in­ca­pa­ci­ta­do por el mie­do, ba­jo la de­pen­den­cia de otros, por te­mor a ne­ce­si­tar re­ci­bir ayu­da en ca­so de una nue­va cri­sis”, ex­pli­ca Martínez Castro.

An­sie­dad ge­ne­ra­li­za­da, se tra­ta de una preo­cu­pa­ción ex­ce­si­va, por di­fe­ren­tes te­má­ti­cas que pue­den ser o no gra­ves, re­co­no­cien­do que la mag­ni­tud de la preo­cu­pa­ción so­bre­pa­sa los mo­ti­vos que la sus­ci­tan, sin lo­grar con­tro­lar­la., ade­más de no po­der je­rar­qui­zar ade­cua­da­men­te el or­den de im­por­tan­cia de los pro­ble­mas que preo­cu­pan. Quien lo pa­de­ce, vi­ve so­bre­sal­ta­do, irri­ta­ble, fa­ti­ga­do, con di­fi­cul­ta­des en el sueño, tem­blo­res, su­do­ra­ción, sen­sa­ción de aho­go o atra­gan­ta­mien­to, pal­pi­ta­cio­nes pro­ble­mas gas­tro­in­tes­ti­na­les y has­ta pue­de pa­de­cer una cri­sis de pá­ni­co. “Es al­ta­men­te pro­ba­ble des­en­ca­de­nar un tras­torno de an­sie­dad ge­ne­ra­li­za­da lue­go de un pe­río­do de des­can­so co­mo las va­ca­cio­nes, cuan­do el in­di­vi­duo vuel­ve a to­mar con­tac­to con las obli­ga­cio­nes co­ti­dia­nas, pues­to que la preo­cu­pa­ción in­dis­cri­mi­na­da por to­das las te­má­ti­cas, es­tá al ace­cho. Es­te ti­po de tras­torno po­dría ser el que mayor me­re­ce el nom­bre de es­trés post-va­ca­cio­nal”, ase­gu­ra Martínez Castro.

Ca­be des­ta­car que no cual­quier per­so­na pue­de su­frir de An­sie­dad ge­ne­ra­li­za­da, sino aque­llas que tie­nen pre­dis­po­si­ción ge­né­ti­ca, ade­más de ha­ber cre­ci­do den­tro de un en­torno te­me­ro­so, so­bre­pro­tec­tor y an­sio­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.