Agen­da an­ti­es­trés pa­ra la vuel­ta a cla­ses

El re­gre­so de las cla­ses ha­ce que to­da la fa­mi­lia de­je atrás el re­lax y la di­ver­sión y se des­li­ce por un to­bo­gán de emo­cio­nes y es­trés.To­dos tie­nen que en­con­trar los nue­vos tiem­pos y rit­mos, pe­ro en los pa­dres re­cae la res­pon­sa­bi­li­dad de lle­var el ti­món

Mia - - SUMARIO - Por las Lic. Mo­ra Ma­ren­go y Ju­lie­ta To­jei­ro* *Del Ins­ti­tu­to Sin­cro­nía, es­pe­cia­lis­tas en Es­trés, An­sie­dad y Emo­cio­nes (4544 0391/ 4735 4611. in­fo@ins­ti­tu­to­sin­cro­nia.com.ar)

Las pri­me­ras se­ma­nas tras el ini­cio de las cla­ses mar­ca el co­mien­zo de un nue­vo rit­mo dia­rio que sue­le es­tre­sar a to­da la fa­mi­lia. Los pa­dres en­fren­tas trá­mi­tes co­mo ap­tos mé­di­cos, com­pra de úti­les e in­du­men­ta­rias, nue­vos ho­ra­rios de ac­ti­vi­da­des es­co­la­res y ex­tra­es­co­la­res, ci­tas pa­ra reunio­nes, ac­tos de ini­cio, adap­ta­ciop­nes, so­lo por men­cio­nar al­gu­nos, que les exi­gen mu­cha or­ga­ni­za­ción pa­ra no co­lap­sar. Dos cla­ves fun­da­men­ta­les pa­ra evi­tar es­to son or­ga­ni­zar­se y no per­der de vis­ta el pro­ce­so de adap­ta­ción de ellos y sus hi­jos.

De ca­ra a los cam­bios

Los cam­bios sue­len ge­ne­rar di­fi­cul­ta­des pa­ra adap­tar­se, por lo cual se re­co­mien­da que sean de ma­ne­ra gra­dual y no brus­ca. Al­gu­nos con­se­jos:

Vol­ver a re­or­ga­ni­zar y es­ta­ble­cer po­co a po­co los ho­ra­rios y ru­ti­nas.

An­ti­ci­par a los ni­ños sus nue­vos ho­ra­rios del co­le­gio, pue­de ser con ayu­da de un ca­len­da­rio.

Rea­li­zar las com­pras de los úti­les y el uni­for­me jun­tos, que sea una ac­ti­vi­dad de dis­fru­te el pre­pa­rar su mo­chi­la, etc.

Re­ser­var­se mo­men­tos en­tre una ac­ti­vi­dad y otra pa­ra dis­fru­tar con los más pe­que­ños.

Bus­car tiem­po den­tro de los ho­ra­rios se­ma­na­les pa­ra que pue­da ha­cer al­gu­na ac­ti­vi­dad li­bre y ju­gar.

Ir gra­duan­do los ho­ra­rios de des­can­so pau­la­ti­na­men­te. Sa­be­mos que cues­ta ma­dru­gar, por lo que se re­co­mien­da a los pa­dres ir des­per­tan­do an­tes a los chi­cos pa­ra que se va­yan acos­tum­bran­do a la nue­va ru­ti­na. No dor­mir su­fi­cien­te ha­ce más di­fí­cil man­te­ner el ni­vel de aten­ción ne­ce­sa­rio pa­ra apren­der y el buen hu­mor.

Con­ver­sar con los ni­ños acer­ca de las ac­ti­vi­da­des que qui­sie­ran rea­li­zar es­te año. Si son va­rias, se po­drían prio­ri­zar y co­men­zar con las que más les en­tu­sias­man y lue­go de un pe­rio­do de tiem­po, eva­luar si se su­man otras ac­ti­vi­da­des o se re­em­pla­zan.

¿Qué ha­cer con el ocio?

Ese tiem­po tan va­lo­ra­do en las va­ca­cio­nes co­mo es el del no ha­cer na­da, en cuan­to los chi­cos vuelven a las au­las, se con­vier­te en un tiem­po per­di­do. Sin em­bar­go, si­gue sien­do im­por­tan­te pa­ra los chi­cos ju­gar, com­par­tir con sus pa­dres y her­ma­nos,o sim­ple­men­te es­tar en ca­sa dis­fru­tan­do de su lu­gar. Es un tiem­po cuan­do al chi­co se le per­mi­te crear, ex­pe­ri­men­tar co­sas nue­vas y has­ta au­to­mo­ti­var­se si es­tá abu­rri­do. Pue­de ser vis­to, tam­bién, co­mo un pre­mio lue­go de ha­ber cum­pli­do con las obli­ga­cio­nes es­co­la­res y fa­mi­lia­res.

Ar­mar la agen­da

Te­nien­do en cuen­ta que uno edu­ca más con el ejem­plo que con la pa­la­bra, las si­guien­tes son al­gu­nas es­tra­te­gia pa­ra no vi­vir a las co­rri­das:

Hablemos con nues­tros hi­jos so­bre

las ac­ti­vi­da­des que real­men­te quie­ren rea­li­zar. Si son va­rias, una op­ción se­ría prio­ri­zar y po­der ha­cer al­gu­nas la pri­me­ra par­te del año y otras la se­gun­da. De es­ta for­ma, no so­lo nos es­ta­mos ga­ran­ti­zan­do po­der te­ner una se­ma­na más tran­qui­la, sino que es­ta­mos mo­de­lan­do a nues­tros hi­jos en có­mo re­sol­ver una si­tua­ción pro­ble­má­ti­ca, to­mar de­ci­sio­nes y apren­der a es­pe­rar.

Los ho­ra­rios: pri­me­ro se de­ben te­ner en cla­ro los de los adul­tos. Si hay días que son más tran­qui­los, apro­ve­che­mos pa­ra com­par­tir­los con ellos. Una bue­na es­tra­te­gia si los chi­cos tie­nen ac­ti­vi­da­des, es usar el tiem­po an­tes del ho­ra­rio pau­ta­do pa­ra ha­cer un pro­gra­ma co­mo to­mar la me­rien­da o pa­sar por el par­que. A ve­ces sir­ve, si te­ne­mos va­rios hi­jos, co­mo pa­ra de­di­cár­se­lo a uno en par­ti­cu­lar.

Ru­ti­nas: crear há­bi­tos en los ni­ños es de su­ma im­por­tan­cia. En­se­ñan a los chi­cos a or­ga­ni­zar su día y a sa­ber qué es­pe­rar de él. Por ejem­plo: a la tar­de se ha­cen los de­be­res, se res­pe­ta el ho­ra­rio del ba­ño y la co­mi­da, de­ben cum­plir al­gu­na ta­rea en­car­ga­da co­mo po­ner la me­sa o sa­car la ba­su­ra, etc. Pue­de ser útil tam­bién que ca­da ca­sa cuen­te con una agen­da u or­ga­ni­za­dor don­de apa­rez­can las dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des de ca­da miem­bro de la fa­mi­lia: sa­ber que al­gún día ma­má o pa­pá lle­gan más tar­de a la ca­sa pue­de cal­mar la an­sie­dad del chi­co, ya que se pue­de an­ti­ci­par.

Tiem­po per­so­nal: si bien cuan­do uno es pa­dre la prio­ri­dad es la fa­mi­lia, es im­por­tan­te po­der ha­cer co­sas que a los adul­tos los ha­gan sen­tir bien, ya que cuan­do es­tán sa­tis­fe­chos y se­gu­ros de sí mis­mos, se lo trans­mi­ten a los hi­jos. Pue­de ser di­fí­cil en­con­trar tiem­po pa­ra uno, pe­ro se pue­de en­con­trar el ba­che mien­tras en que los chi­cos es­tán en el co­le­gio o com­par­tir el ho­ra­rio de ellos del club pa­ra ha­cer gim­na­sia con ami­gas.

¡Es­tán co­mo lo­cos!

No so­lo los que em­pie­zan pri­mer gra­do, el jar­dín o la se­cun­da­ria es­tán tras­pa­sa­dos por la an­sie­dad, en reali­dad, el ini­cio de cla­ses sue­le ac­ti­var en los ni­ños di­fe­ren­tes emo­cio­nes. Ale­gría por re­en­con­trar­se con sus com­pa­ñe­ros y maes­tros, tris­te­za por­que se aca­ba­ron las va­ca­cio­nes y to­do el tiem­po li­bre pa­ra ju­gar y dis­fru­tar con sus pa­pás, enojo por vol­ver a acos­tar­se y des­per­tar­se tem­prano, mie­do a co­men­zar un año nue­vo y a se­pa­rar­se de sus pa­pás.

De acuer­do a ca­da edad, van a ir va­rian­do las emo­cio­nes y su in­ten­si­dad. No es lo mis­mo un ni­ño de 3 años que re­cién va a es­co­la­ri­zar­se que otro de 8 años que ya es­tá en pri­ma­ria o de 16 años en se­cun­da­ria.

Los pri­me­ros días de vuel­ta al co­le­gio pue­de tor­nar­se an­gus­tio­so, so­bre to­do en aque­llos ni­ños que co­mien­zan en un co­le­gio nue­vo o tie­nen que vol­ver a un lu­gar en el que lo han pa­sa­do mal el año an­te­rior. Pa­ra otros, que ya co­no­cen su co­le­gio y han te­ni­do ex­pe­rien­cias po­si­ti­vas y agra­da­bles, vi­vi­rán ese día con más ilu­sión y en­tu­sias­mo que con mie­do, pe­ro igual­men­te pue­den pre­sen­tar ner­vios e in­quie­tud.

Es im­por­tan­te po­der ha­blar con los hi­jos so­bre aque­llo que los preo­cu­pa e in­quie­ta y acom­pa­ñar­los y con­te­ner­los pa­ra trans­mi­tir­les se­gu­ri­dad. Fre­cuen­te­men­te, los ni­ños lo­gran en po­cos días adap­tar­se exi­to­sa­men­te al co­le­gio.

Cuan­do se pre­sen­ta una si­tua­ción nue­va, al co­men­zar las cla­ses sue­len apa­re­cer mie­dos y ner­vios nor­ma­les que van a ir de­cre­cien­do a me­di­da que el ni­ño vi­ve la ex­pe­rien­cia. Sin em­bar­go, un nú­me­ro re­du­ci­do desa­rro­lla sín­to­mas fí­si­cos de an­sie­dad fren­te a es­ta si­tua­ción, sien­do los más fre­cuen­tes, do­lor de ca­be­za y es­tó­ma­go, ra­bie­tas con­ti­nuas, po­co ape­ti­to, di­fi­cul­ta­des pa­ra dor­mir, fal­ta de con­cen­tra­ción. Es­ta si­tua­ción de an­sie­dad se da cuan­do el en­torno se vuel­ve ame­na­zan­te y no se per­ci­ben los re­cur­sos de uno pa­ra afron­tar­lo, sin­tién­do­se en pe­li­gro y vul­ne­ra­ble. Los pa­dres se en­cuen­tran preo­cu­pa­dos y no sa­ben qué ha­cer cuan­do es­tos cam­bios de con­duc­ta no ce­san con el tiem­po. An­te es­to, se acon­se­ja con­sul­tar con un es­pe­cia­lis­ta pa­ra eva­luar a qué se de­ben di­chos sín­to­mas y po­der tra­tar­los a tiem­po.

Co­mo pa­dres, es fun­da­men­tal ser la ba­se de se­gu­ri­dad, brin­dán­do­les una res­pues­ta con­te­ne­do­ra. No­so­tros con­ta­mos con com­pe­ten­cias y ha­bi­li­da­des pa­ra ayu­dar a nues­tros hi­jos, bus­can­do res­pues­tas, re­du­cien­do el me­ca­nis­mo de evi­tar la si­tua­ción ame­na­zan­te.

Man­te­ner las ru­ti­nas, fa­vo­re­cer la au­to­no­mía, no brin­dar asis­ten­cia in­ne­ce­sa­ria, es­ta­ble­cer lí­mi­tes cla­ros y fir­mes, fa­vo­re­cer la ex­pre­sión emo­cio­nal, re­for­zar las con­duc­tas po­si­ti­vas, trans­mi­tir se­gu­ri­dad y con­fian­za en los chi­cos son al­gu­nas de las es­tra­te­gias pa­ra ayu­dar­los a dis­mi­nuir el ni­vel de es­trés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.