Vuel­ve la va­ji­lla de la abue­la mul­ti­fun­ción

Aque­llos jue­gos que las abue­las guar­da­ban y so­lo usa­ban pa­ra oca­sio­nes pun­tua­les vol­vió a ser ten­den­cia pe­ro aho­ra, a los ma­te­ria­les de lu­jo, su­ma el di­se­ño

Mia - - SUMARIO -

Las abue­las te­nían una va­ji­lla, ge­ne­ral­men­te re­ga­lo de bo­das o com­pra­da en lar­gas cuo­tas, que so­lo sa­lía a re­lu­cir los do­min­gos, en fes­te­jos o si re­ci­bían vi­si­tas. El res­to del tiem­po, se guar­da­ba im­pe­ca­ble en el ar­ma­rio del co­me­dor, le­jos del al­can­ce de los ni­ños. Nues­tras ma­dres ya per­die­ron esa cos­tum­bre y la va­ji­lla mo­der­na es mul­ti­fun­ción. Sin em­bar­go, los di­se­ña­do­res es­tán vol­vien­do a apos­tar por la va­ji­lla especial.

"Pa­ra no­so­tros, has­ta 2015, fue im­por­tan­te ofre­cer­les a los clien­tes al­go que no que­da­ra en una vi­tri­na. Pe­ro aho­ra, se ha vuel­to a pro­du­cir un gi­ro y la ten­den­cia va ha­cia una va­ji­lla de mayor va­lor", ex­pli­ca Niels Bas­trup, di­rec­tor crea­ti­vo de la mar­ca Ro­yal Co­pen­ha­gen. Los más jó­ve­nes si­guen que­rien­do prac­ti­ci­dad, fa­ci­li­dad de lim­pie­za y ma­te­ria­les có­mo­dos pa­ra sus va­ji­llas pe­ro tam­bién su­ma­ron el que­rer pre­pa­rar una me­sa especial cuan­do re­ci­ben a al­guien o ce­le­bran una co­mi­da especial. "No­so­tros no­ta­mos que la gen­te quie­re in­cor­po­rar nue­va­men­te la por­ce­la­na a sus me­sas", ob­ser­va Bas­trup.

Por eso, la nue­va va­ji­lla especial no só­lo con­sis­te en di­ver­sos sets de pla­tos y sus res­pec­ti­vas for­mas, sino tam­bién en las ser­vi­lle­tas a jue­go, los ani- llos pa­ra las ser­vi­lle­tas y, por qué no, in­di­ca­do­res de los lu­ga­res en la me­sa.

De to­dos mo­dos, en Ale­ma­nia par­ti­cu­lar­men­te la ten­den­cia no es del to­do nue­va. La Aso­cia­ción del Co­mer­cio hi­zo un se­gui­mien­to en el que no­tó que el vo­lu­men de fac­tu­ra­ción del seg­men­to va en au­men­to. En 2016, las ven­tas de por­ce­la­na cre­cie­ron un 4,6%. Las ex­pli­ca­cio­nes no son del to­do li­nea­les: el vi­ce­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción, Mi­chael Berz, cree que la ten­den­cia qui­zás se

da "por una in­se­gu­ri­dad ge­ne­ra­li­za­da en los con­su­mi­do­res", que apun­tan a ad­qui­rir bie­nes de mayor ca­li­dad y va­lor en mo­men­tos de in­cer­ti­dum­bre.

Sea ese u otro el mo­ti­vo, lo lla­ma­ti­vo es que el de­co­ra­do con lí­neas do­ra­das en pla­tos y ta­zas se man­tie­ne vi­gen­te des­de ha­ce va­rias tem­po­ra­das. "Yo di­ría que se es­tá dan­do un up­tra­ding (cre­ci­mien­to de la de­man­da de

pro­duc­to)", co­men­ta la di­rec­to­ra de la fe­ria Am­bien­te de Frank­furt, Ni­co­let­te Nau­mann, que ob­ser­va que al­gu­nas com­pa­ñías in­ten­tan abrir­se pa­so en los seg­men­tos pre­mium o en el mer­ca­do de ob­je­tos de lu­jo an­te la ex­pec­ta­ti­va de lo­grar me­jo­res be­ne­fi­cios. Sin em­bar­go, con­si­de­ra que la ver­da­de­ra ga­nan­cia no es­tá en la de­man­da eu­ro­pea sino en la que sur­ge de mer­ca­dos en Cer­cano Orien­te y Asia.

En Eu­ro­pa, en cam­bio, pa­re­ce es­tar más mar­ca­da la bús­que­da de ob­je­tos di­se­ña­dos es­pe­cial­men­te co­mo pla­tos pa­ra pa­pas fri­tas o piz­za. Tam­bién hay pla­tos pro­fun­dos pen­sa­dos pa­ra dis­tin­tos ti­pos de pas­ta. Por su­pues­to, es­ta ofer­ta apun­ta a los con­su­mi­do­res que pue­den dar­se el gus­to de te­ner más de una va­ji­lla.

"Igual­men­te, las for­mas po­co con­ven­cio­na­les se dan más bien co­mo par­te de una ofer­ta al sec­tor gas­tro­nó­mi­co. Las em­pre­sas quie­ren in­vi­tar a in­cor­po­rar ob­je­tos es­pe­cia­les", sos­tie­ne Nau­mann. Esos pro­duc­tos, a su vez, en­cuen­tran re­per­cu­sión en mu­chos ni­ve­les por­que más de uno de no­so­tros o de nues­tros ami­gos es un apa­sio­na­do co­ci­ne­ro en ca­sa y le en­can­ta ser­vir sus pla­tos con ori­gi­na­li­dad y es­me­ro por el de­ta­lle.

Así es co­mo no hu­bo prác­ti­ca­men­te nin­gún fa­bri­can­te de va­ji­llas que no ofre­cie­ra al­gún jue­go especial en la fe­ria de Frank­furt. ASA Se­lec­tion mos­tró un set pa­ra ser­vir que­sos lla- ma­do "à ta­ble", con pla­ti­tos blan­cos de­co­ra­dos con ani­ma­les pro­duc­to­res de le­che y, por en­de, de que­so. Tam­bién pue­den leer­se los nom­bres de dis­tin­tas va­rie­da­des.

Vi­lle­roy & Bosch am­plió su co­lec­ción Pas­sion, que aho­ra in­clu­ye un pla­to pa­ra fi­deos con una pe­que­ña ca­vi­dad adi­cio­nal pa­ra en­ro­llar la pas­ta y otro pla­to pa­ra ser­vir ham­bur­gue­sas que cuen­ta con tres ca­vi­da­des pa­ra co­lo­car sal­sas y guarniciones.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.