Es­pe­ran­do a los ca­cho­rros

Si es­tás pen­san­do en cru­zar a tu pe­rri­ta o sa­ber si que­dó pre­ña­da, te in­tere­sa­rá sa­ber qué es lo que le ocu­rre a tu mas­co­ta fí­si­ca­men­te y en su com­por­ta­mien­to, y có­mo de­bés aten­der­la du­ran­te ese pro­ce­so

Mia - - SUMARIO -

La pre­ñez de­be­rá te­ner una du­ra­ción al­re­de­dor de 63 días. Sin em­bar­go, ca­da pe­rri­ta es di­fe­ren­te y pue­de ade­lan­tar o atra­sar el día del par­to pe­ro nun­ca de ma­ne­ra ex­tra­or­di­na­ria, lo nor­mal se­rán unos cin­co días de atra­so o de ade­lan­to se­gún el ca­so. An­tes que na­da, de­bés ase­gu­rar­te de que tu mas­co­ta sea una bue­na can­di­da­ta pa­ra cru­zar­la. Pe­di­le al ve­te­ri­na­rio que la exa­mi­ne pa­ra ase­gu­rar que no co­rre el ries­go de trans­mi­tir al­gu­na en­fer­me­dad ge­né­ti­ca a los ca­cho­rros.

Te­nés que es­tar com­ple­ta­men­te se­gu­ra y cons­cien­te de que que­rés cru­zar a tu ani­mal. Los ca­cho­rros nos ro­ban el co­ra­zón, pe­ro es ne­ce­sa­rio sa­ber que re­quie­ren de mu­cho tiem­po y aten­ción an­tes, du­ran­te y des­pués del em­ba­ra­zo. Cam­bios que em­pe­za­rás a no­tar:

✖ Ali­men­ta­ción: en un prin­ci­pio vas a ir vien­do có­mo se in­cre­men­ta la pér­di­da de ape­ti­to en tu pe­rri­ta, in­clu­so es nor­mal si pier­de un po­co de pe­so. Al­gu­nos días des­pués, co­men­za­rá a re­co­brar­lo e in­clu­so au­men­ta­rá, y co­me­rá mu­chí­si­mo más que an­tes. Hay al­gu­nas ex­cep­cio­nes y mu­chas pe­rras pue­den no pre­sen­tar es­te sín­to­ma y ser tan glo­to­nas co­mo siem­pre. Si lo re­quie­re, pue­de ser una ex­ce­len­te op­ción otor­gar­le al­gún su­ple­men­to o vi­ta­mi­nas co­mo cui­da­do pre­na­tal. Con­sul­ta­lo con el ve­te­ri­na­rio.

✖ Can­san­cio: ve­rás que se can­sa­rá fá­cil­men­te y per­de­rá in­te­rés en co­sas tan sen­ci­llas co­mo su pa­seo dia­rio o el jue­go con la pe­lo­ta.

✖ Con­duc­ta: tu pe­rra pue­de ex­pe­ri­men­tar un cam­bio, tor­nar­se un po­co

más so­li­ta­ria. En las pri­me­ras se­ma­nas, pue­de es­tar ale­ja­da de vos, no que­rer que la to­quen y pre­fe­rir la so­le­dad, tam­bién pue­de pre­sen­tar un po­co de an­sie­dad. No te preo­cu­pes, no es pa­ra siem­pre, só­lo se da en las pri­me­ras se­ma­nas, des­pués vol­ve­rá a ser la mis­ma pe­rri­ta amo­ro­sa.

✖ Los pe­zo­nes au­men­tan: ca­si al fi­nal de la pre­ñez no­ta­rás que los pe­zo­nes han au­men­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te su ta­ma­ño. Es­ta es una se­ñal muy im­por­tan­te, sig­ni­fi­ca que es­tá a po­cos días de dar a luz. Po­drás ver si apre­tás le­ve­men­te una ubre, có­mo des­pren­de go­ti­tas de le­che. En­ton­ces, to­do es­tá lis­to pa­ra ini­ciar el pe­río­do de lac­tan­cia. Man­te­ne­te pre­pa­ra­da, ella y sus fu­tu­ros ca­cho­rros re­que­ri­rán de tus cui­da­dos.

✖ Flu­jo va­gi­nal: pa­sa­do el mes o un po­co an­tes del mes, co­men­za­rás a no­tar un flu­jo, ge­ne­ral­men­te trans­pa­ren­te, al­re­de­dor de su vul­va. Si ves un cam­bio ex­tra­ño en el co­lor o es li­ge­ra­men­te rojo o con san­gre, no du­des en acu­dir al ve­te­ri­na­rio, ya que pue­de ser un sín­to­ma de que las co­sas no van bien.

✖ Au­men­to de pe­so: si es­tá a pun­to de pa­rir, es­ta­rá pa­sa­da de pe­so ya que sus ca­cho­rros se alo­jan en su úte­ro a me­di­da de su de­sa­rro­llo. El ab­do­men de tu pe­rra irá des­cen­dien­do en re­la­ción con los días que lle­ve de em­ba­ra­zo.

✖ Ha­ce agu­je­ros en to­dos la­dos: es­te es un sín­to­ma muy ca­rac­te­rís­ti­co de que es­tá a pun­to de dar a luz, qui­zá en ho­ras o má­xi­mo un día. Es el signo más re­pre­sen­ta­ti­vo, es to­tal­men­te nor­mal, ya que anidan pa­ra pro­veer a sus ca­cho­rros de un lu­gar pa­ra na­cer y res­guar­dar­los del frío. Lo más re­co­men­da­ble es no de­jar­la nun­ca a la in­tem­pe­rie, por mu­cho de que sea un pe­rro que ha­ya cre­ci­do en jar­di­nes gran­des o en el cam­po. Es ne­ce­sa­rio pro­cu­rar un lu­gar en el in­te­rior es­pe­cí­fi­co, pa­ra que se sien­ta se­gu­ra y pro­te­gi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.