Au­to­cons­truc­ción

Mia - - SUMARIO - Por Bruno Moio­li *

Aun­que a mu­chos les cues­ta ver su hue­lla es­pe­cí­fi­ca, to­dos la te­ne­mos. Y no me re­fie­ro a la que fi­gu­ra en nues­tro DNI, sino a nues­tra par­ti­cu­lar ma­ne­ra de ser, es­tar y ac­tuar. Aque­llos ras­gos por los que los de­más nos iden­ti­fi­can. Ser cons­cien­te de esa hue­lla nos di­fe­ren­cia del res­to. La igual­dad es nues­tro de­re­cho, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que sea­mos igua­les. Pues­to que no hay dos per­so­nas igua­les, ca­da in­di­vi­duo es úni­co. El con­jun­to de to­dos tus con­di­cio­nan­tes his­tó­ri­cos, so­cia­les, fa­mi­lia­res, fí­si­cos y psi­co­ló­gi­cos nos con­vier­te en se­res irre­pe­ti­bles.

To­dos so­mos úni­cos, es cier­to, pe­ro no sin an­tes ser lo que otros quie­ren que sea­mos. En nues­tro en­torno, in­clu­so an­tes de na­cer, ya se es­ta­ble­cen una se­rie de valores y ex­pec­ta­ti­vas pa­ra no­so­tros, y el pri­mer ele­men­to que mar­ca­rá una im­por­tan­te di­fe­ren­cia, yo di­ría que la gran di­fe­ren­cia, es el se­xo. "¿Va a ser ni­ño o ni­ña?", pre­gun­tan a tu ma­dre em­ba­ra­za­da.Y, en fun­ción de la res­pues­ta del ser­vi­cio de gi­ne­co­lo­gía, un mun­do em­pie­za a cons­truir­se pa­ra ti. Nos ha­ce­mos hom­bres o mu­je­res en nues­tra evo­lu­ción, aun­que más bien de­be­ría­mos de­cir que, an­tes que per­so­nas, nos ha­cen hom­bres o mu­je­res. Con to­dos sus pre­jui­cios, creen­cias y pau­tas de com­por­ta­mien­to.

En mi ca­so, com­pren­dí que uno no es to­tal­men­te li­bre de pen­sa­mien­to, ac­ción o reac­ción, sino que so­mos pro­duc­to del en­torno. Tu­ve con­cien­cia de ello a par­tir de los trein­ta y pi­co, po­si­ble­men­te gra­cias a mi tra­ba­jo co­mo psi­co­te­ra­peu­ta y las lar­gas se­sio­nes de es­cu­cha ac­ti­va en las que ob­ser­va­ba las creen­cias, vi­ven­cias y re­fle­xio­nes de quie­nes acu­dían a mi con­sul­ta. Co­mo si me des­do­bla­se, ana­li­za­ba en pro­fun­di­dad las raí­ces de mis creen­cias y ac­ti­tu­des a tra­vés de las creen­cias y ac­ti­tu­des de los de­más.

El re­sul­ta­do de es­tas ob­ser­va­cio­nes fue dar­me cuen­ta de que, al igual que me ha­bían he­cho y yo me ha­bía he­cho, o eso pen­sa­ba has­ta en­ton­ces, aho­ra te­nía que des­an­dar par­te del ca­mino. Te­nía que de­cons­truir­me pa­ra vol­ver a em­pe­zar de ma­ne­ra di­fe­ren­te, más cons­cien­te de quién que­ría ser y de có­mo que­ría es­tar. Ne­ce­si­ta­ba des­ha­cer­me de vie­jas creen­cias, ali­ge­rar el pe­so de las car­gas cul­tu­ra­les y de al­gu­nas ex­pe­rien­cias que me ha­bían mar­ca­do y re­es­cri­bir el sig­ni­fi­ca­do de mi historia pa­ra crear­me un pre­sen­te y un fu­tu­ro di­fe­ren­tes.

De al­gu­na ma­ne­ra, siem­pre he sa­bi­do (o sen­ti­do) que esa re­bel­día es­ta­ba en mí. Co­mo in­con­for­mis­ta que era, mis pri­me­ros desafíos fue­ron ha­cia el or­den es­ta­ble­ci­do en ca­sa, y su­pon­go que el he­cho de ha­ber te­ni­do un pa­dre de los de an­tes, de los de "yo or­deno y man­do", pre­ci­pi­tó mi ins­tin­to de in­su­rrec­ción. Tal vez por eso ter­mi­né es­tu­dian­do el ba­chi­lle­ra­to en un in­ter­na­do, don­de tam­po­co en­ca­ja­ba en el gru­po de los que pro­ve­nían de Se­vi­lla, aun­que sí con otros más pe­ri­fé­ri­cos y me­nos in­te­gra­dos. Re­vi­ví una vez más esas sen­sa­cio­nes du­ran­te mis años de for­ma­ción co­mo psi­có­lo­go en los que, al con­tra­rio que la ma­yo­ría de los es­tu­dian­tes, que sus­ten­ta­ban su sa­ber en el pa­ra­dig­ma do­mi­nan­te y to­dos sus au­to­res, yo be­bía de cual­quier fuen­te de co­no­ci­mien­to que me ins­pi­ra­ra.

Es­tés don­de es­tés en el sen­de­ro de la vida, es­toy se­gu­ro de que aún te que­dan co­sas por apren­der. A lo me­jor no se tra­ta de co­no­cer as­pec­tos nue­vos, sino de apren­der a ma­ne­jar lo que ya sa­bes. Apren­der no es una ta­rea ex­clu­si­va de los es­tu­dian­tes, sino una ne­ce­si­dad hu­ma­na. A tra­vés del apren­di­za­je, po­de­mos adap­tar­nos a los cam­bios que se pro­du­cen en nues­tro en­torno, en las per­so­nas que nos ro­dean y en nues­tra pro­fe­sión. Pen­sá por un mo­men­to: ¿qué has apren­di­do hoy?, ¿y ayer?, ¿y el mes pa­sa­do?; ¿cuál es el apren­di­za­je al que le das más va­lor en los últimos tres­cien­tos se­sen­ta y cin­co días? Es­toy se­gu­ro de que po­dés lle­gar a ser mu­cho me­jor de lo que ya eres. ¿Te has com­pro­me­ti­do ya con tu ex­ce­len­cia?

Del li­bro “Li­de­ra y vi­ve”, Si­rio (Fa­ce­book.com/edi­to­rial­si­rioar­gen­ti­na)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.