Fran­cis­co Lu­mer­man, di­rec­tor de “No da­ré hi­jos, da­ré ver­sos”

La reivin­di­ca­ción de una mujer

Mia - - GUÍA ARTE & ESPECTÁCULOS -

-¿Por qué ele­gis­te es­ta obra? -Me lle­gó a tra­vés de Ma­tías Um­pie­rrez, cu­ra­dor del fes­ti­val de Dra­ma­tur­gia Amé­ri­ca Eu­ro­pa. Él eli­ge tex­tos de dis­tin­tos paí­ses y se los en­car­ga a un di­rec­tor que, a tra­vés de ayu­das de ins­ti­tu­cio­nes, fi­nan­cian la rea­li­za­ción de las obras. Lo leí y, en se­gui­da, me pro­du­jo in­te­rés por la po­ten­cia tea­tral que con­te­nía. Al pro­po­ner un jue­go de ac­tua­ción, me di­ver­tía cons­truir un elen­co só­li­do pa­ra po­der lle­var­lo ade­lan­te, tam­bién me atra­jo el desafío de lo mu­si­cal y la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar re­gis­tros que, co­mo di­rec­tor, no ha­bía vi­si­ta­do, co­mo lo poé­ti­co o cier­tas zo­nas de hu­mor.

-¿Có­mo de­fi­ni­rías a Del­mi­ra Agus­ti­ni, la pro­ta­go­nis­ta? -Era una mujer que tu­vo el va­lor de se­guir sus de­seos, de ani­mar­se a re­plan­tear el mun­do que la ro­dea­ba y ac­tuar en con­se­cuen­cia con lo que per­ci­bía. Una mujer de avan­za­da pa­ra su épo­ca, en ge­ne­ral, al­go que va acom­pa­ña­do de una gran in­com­pren­sión del mun­do que ro­dea a quie­nes se atre­ven a ser­lo. Tam­bién su poe­sía es mo­der­na y au­daz tan­to co­mo las de­ci­sio­nes que to­mó con Re­yes. Cuan­do co­no­cí sus poe­mas, pen­sé có­mo po­día ser que no fue­ra más co­no­ci­da. De­fi­ni­ti­va­men­te, quie­nes cuentan la historia no le brin­da­ron el lu­gar que me­re­cía. Por eso, es­tá obra es una ac­to de reivin­di­ca­ción de una mujer que su­frió lo mis­mo que su­fren mu­chas co­mo ella.

-¿Por qué la ro­ta­ción del elen­co? -Es­tá pro­pues­ta en el tex­to y es un ha­llaz­go por­que per­mi­te tra­ba­jar so­bre la idea de re­cons­truc­ción. Son ac­to­res que van a in­ten­tar, a tra­vés de dis­tin­tos gé­ne­ros, re­cons­truir a esos se­res, ac­ce­der a ellos y, al mis­mo tiem­po, en­fren­tar la im­po­si­bi­li­dad de lo­grar­lo. Es­ta­mos tra­ba­jan­do so­bre los ecos de una mujer que si­gue pro­vo­can­do, cues­tio­nan­do aún, 100 años des­pués de su ase­si­na­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.