Lle­gó TU TIEM­PO

Mia - - LLEGÓ TU TIEMPO - Por Clau­dia Luchetti* *De­co­di­fi­ca­do­ra www.clau­dia­lu­chet­ti.com www.fa­ce­book.com/clau.luchetti

Es­ta se­ma­na abre sus puer­tas al ver­da­de­ro cam­bio: ter­mi­nar con nues­tra pos­ter­ga­ción. Lle­go el mo­men­to de amar­nos lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra de­di­car­nos el tiem­po que ne­ce­si­ta­mos y así abra­zar a la vida.

Es el tiem­po de ser y de com­par­tir des­de la cohe­ren­cia. Ser aque­llo que pen­sa­mos, sen­ti­mos y ac­tua­mos, des­pren­dién­do­nos de la ne­ce­si­dad de ser ad­mi­ti­dos por los otros.

El pa­sa­do nos per­mi­te ver los he­chos y su evo­lu­ción, la trans­for­ma­ción, el pro­ce­so de co­rrec­ción vi­vi­do, el apren­di­za­je ad­qui­ri­do.

El pre­sen­te es la po­si­bi­li­dad de creer en no­so­tros y de crear ba­jo nues­tra tu­te­la y au­to­ri­dad la for­ma de ma­ni­fes­tar­nos que siem­pre desea­mos des­de que éra­mos ni­ños. Ya no hay más ex­cu­sas, he­mos al­can­za­do la adul­tez y cre­cer es, en­tre tan­tas co­sas, sol­tar la ne­ce­si­dad de que nues­tros pa­dres sean lo que no­so­tros es­pe­rá­ba­mos o ne­ce­si­tá­ba­mos que fue­ran, sim­ple­men­te fue­ron lo que de­bían ser pa­ra que pu­dié­ra­mos to­mar nues­tras de­ter­mi­na­cio­nes y así cons­truir nues­tra for­ma de vi­vir.

Hoy la vida te in­vi­ta a sol­tar lo que ya no se co­rres­pon­de a tus mo­dos. De­jar de es­tar ata­do al for­ma­to de otros, ani­mar­te a ser el au­tor de tu ver­sión.

En es­te mo­men­to no es­pe­res co­mo siem­pre que lle­gue al­go nue­vo que te mo­ti­ve a de­jar lo vie­jo o que te dis­pon­ga cier­ta se­gu­ri­dad. En es­te mo­men­to, la cla­ve es ins­pi­rar­nos en la in­cer­ti­dum­bre y li­be­rar lo que ven­ció, so­lo así se ge­ne­ra el es­pa­cio pa­ra una nue­va in­cor­po­ra­ción.

Ob­ser­va­te en tus re­la­cio­nes, en tu tra­ba­jo: ¿es real­men­te lo que deseás? ¿Po­dés com­pren­der que si nue­va­men­te te que­dás don­de no hay com­pa­ti­bi­li­dad de for­mas, creen­cias o

sin­cro­ni­ci­dad, re­gre­sa­rías al so­me­ti­mien­to, a la re­pre­sión y a la ira? ¿Otra vez a las vie­jas for­mas? ¿Re­pe­tir­te?

Es­ta se­ma­na tra­ba­já en vos, en plan­tar­te en tus asun­tos pa­ra ver có­mo es­tás plan­ta­da en es­ta eta­pa de tu vida. Ins­pi­ra­te, lle­gó tu tiem­po. El de enamo­rar­te lo su­fi­cien­te de vos tan­to co­mo pa­ra dig­ni­fi­car tu vida. Aho­ra, es­ta­ble­cé con­tac­to con tu dis­ci­pli­na y or­de­na­mien­to pa­ra al­can­zar y abra­zar tus lo­gros, re­ci­bir­te en la di­cha de tu iden­ti­dad.

El mo­men­to tan desea­do lle­gó. De­já de pos­ter­gar­te y ma­nos a la obra. Des­pe­di­te del for­ma­to que eje­cu­tas­te me­cá­ni­ca­men­te, que te tor­tu­ró du­ran­te tan­to tiem­po, ob­ser­vá pa­ra no caer en el vie­jo há­bi­to, in­co­mo­da­te por un tiem­po has­ta que in­cor­po­res las nue­vas for­mas y con­fi­gu­res un nue­vo há­bi­to, el de des­cu­brir­te vi­vien­do la aven­tu­ra de la vida, ya no el pa­de­ci­mien­to.

Ser par­tí­ci­pes ac­ti­vos de la crea­ción en ca­da pre­sen­te es a lo que he­mos si­do con­vo­ca­dos. Ca­da uno de no­so­tros so­mos pie­zas cla­ves, úni­cas e irre­pe­ti­bles, en es­ta uni­dad de sen­ti­do de­no­mi­na­da uni­ver­so. Trae­mos un da­to, un ta­len­to es­pe­cí­fi­co, que so­lo sien­do po­de­mos dar a luz pa­ra con­tri­buir con la trans­for­ma­ción y la es­truc­tu­ra que nos con­tie­ne.

Evo­lu­cio­nar es en­tre­gar­nos sin jui­cio a los su­ce­sos que se ma­ni­fies­tan. To­do es par­te y arte den­tro del sis­te­ma.

Ser fe­liz es la po­si­bi­li­dad que apa­re­ce fren­te a la acep­ta­ción de que to­do cuan­to su­ce­de es pa­ra nues­tra po­si­bi­li­dad y evo­lu­ción. El Uni­ver­so en el que ha­bi­ta­mos no es un sis­te­ma de des­car­te sino de in­te­gra­ción, mo­vi­mien­to cons­tan­te y trans­for­ma­ción. Dar pa­ra re­ci­bir, in­ha­lar y ex­ha­lar, li­be­ran­do lo tó­xi­co e in­te­gran­do lo nue­vo. Sol­tar lo vie­jo pa­ra re­ci­bir lo nue­vo.

Em­pan­ta­nar­nos en obs­ti­na­cio­nes y ca­pri­chos, en pos de ob­te­ner la ra­zón, so­lo nos en­ca­de­na al es­tan­ca­mien­to, nos res­ta, nos qui­ta po­si­bi­li­da­des de vida. So­mos crea­do­res cons­tan­tes de la reali­dad, so­lo se re­quie­re te­ner el co­ra­je de ir por lo que nun­ca he­mos ido, sa­lir­nos del pa­trón es­ta­ble­ci­do por otros, va­lo­rar­nos, dar cré­di­to a nues­tra iden­ti­dad, re­co­no­cer­nos co­mo va­lio­sas pie­zas de un rom­pe­ca­be­zas. Es­te es el tiem­po de dar fin a vie­jas for­mas o es­truc­tu­ras de so­me­ti­mien­to que con­for­man nues­tra vida y al mis­mo tiem­po nos la qui­tan. Sol­tar la vie­ja cos­tum­bre de vi­vir pa­ra mo­rir a nues­tra po­si­bi­li­dad de exis­tir.

¿Qué crees que de­bés sol­tar de­fi­ni­ti­va­men­te pa­ra evo­lu­cio­nar? ¿Qué te man­tie­ne ata­da o es­tan­ca­da? ¿Es­tás dis­pues­ta a ir a tu cen­tro y ma­ni­fes­tar­te?

Ha­cé tu vida con la su­pre­ma in­ten­ción del amor, con res­pe­to, res­pon­sa­bi­li­dad y cui­da­do pri­me­ro con vos, so­lo así po­drás ha­cer­lo con los de­más. La pre­mi­sa es es­tar aten­ta en ca­da pre­sen­te a tu cau­sa por­que el re­sul­ta­do ob­te­ni­do se­rá el efec­to de la mis­ma. To­má aho­ra tu ho­ja de ru­ta e in­ten­tá res­pon­der a es­tas pre­gun­tas: ¿quién sos? ¿Ha­cia dón­de vas? ¿A dón­de que­rés lle­gar? ¿Qué per­se­guís? ¿A quién per­se­guís?

¿Que­rés una vida me­jor? Sim­ple­men­te ¡cons­trui­la!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.