La dis­cu­sión por LOS HI­JOS

Mia - - LA DISCUSIÓN POR LOS HIJOS - Por Va­le­ria Scha­pi­ra* *pa­ra Match.com

Cuan­do dos se enamo­ran, su­po­nen que con­ci­lia­rán to­das sus di­fe­ren­cias en nom­bre de esa pa­sión arro­lla­do­ra que ha­ce que vean la vida de otro co­lor. Sue­le ocu­rrir que mu­chos de esos desacuer­dos se li­man en la cons­truc­ción y que los dos lo­gran acom­pa­ñar­se en el re­co­rri­do de for­ma ar­mó­ni­ca. Has­ta que sur­ge el de­seo- o se in­ten­si­fi­ca el pre­exis­ten­te- de ser pa­dres.

Cuan­do una pa­re­ja se afian­za, es ha­bi­tual que el te­ma apa­rez­ca, al me­nos co­mo un bo­ce­to y que ca­da cual ex­pre­se su de­seo o no de traer ni­ños al mun­do, adop­tar­los o ser pa­dres de al­gu­na de las múl­ti­ples ma­ne­ras en que se pue­de ser­lo. Es ha­bi­tual, so­bre to­do en las mu­je­res, que acep­ten una ne­ga­ti­va del hombre pen­san­do que a me­di­da que trans­cu­rra el tiem­po, po­drán con­ven­cer­lo. El pro­ble­ma es cuan­do las pos­tu­ras se vuelven irre­con­ci­lia­bles.

Exis­ten múl­ti­ples ra­zo­nes por las que mi­lla­res de hom­bres y mu­je­res en el mun­do eli­gen

ser “child free” (li­bres de ni­ños): ra­zo­nes que van des­de lo pro­fe­sio­nal a no que­rer traer hi­jos al mun­do por el de­cli­ve de cier­tos valores. La mi­ra­da so­cial tam­bién cam­bia len­ta­men­te y ya no se ve a la mujer co­mo una per­so­na “no rea­li­za­da” por el he­cho de no ser ma­dre.

La gran pre­gun­ta es: ¿pue­de se­guir por buen ca­mino una pa­re­ja que no acuer­da en es­te te­ma?

Es­tos son al­gu­nos de los es­ce­na­rios po­si­bles:

“Por el mo­men­to no”: es ha­bi­tual que las pa­re­jas pos­ter­guen te­ner hi­jos, so­bre to­do si se ca­san o de­ci­den con­vi­vir cuan­do son muy jó­ve­nes. Se tra­ta de un pro­yec­to a fu­tu­ro por lo que no va­le la pe­na en­trar en de­ta­lles aho­ra. El te­ma es cuan­do el fu­tu­ro lle­ga y las pos­tu­ras son di­sí­mi­les. Cuan­do es el hombre el que no quie­re, mu­chas mu­je­res se sien­ten re­cha­za­das. Cuan­do la mujer no quie­re, mu­chos va­ro­nes se cues­tio­nan por qué ella ca­re­ce del lla­ma­do ins­tin­to ma­ter­nal. Al­gu­nos ex­per­tos coin­ci­den en que el mis­mo es más una cons­truc­ción cul­tu­ral que pu­ro ins­tin­to. Uno de los dos in­ten­tan­do con­ven­cer al otro de al­go que no desea pue­de sig­ni­fi­car el fin de la pa­re­ja.

El diá­lo­go pos­ter­ga­do: se tra­ta de eva­dir el te­ma pa­ra no dis­cu­tir. No es una bue­na idea es­ca­par al diá­lo­go por­que en al­gún mo­men­to ha­brá que abor­dar­lo. Te­ner hi­jos en es­te con­tex­to no es bue­na idea. Si uno de los dos de­ci­de re­nun­ciar a su de­seo por­que es­tar con la otra per­so­na es más im­por­tan­te que la ma­ter­ni­dad o la pa­ter­ni­dad, ha de ha­cer­lo des­de la con­vic­ción sin ali­men­tar ren­co­res ni re­sen­ti­mien­tos.

“Hay hi­jos de otras re­la­cio­nes”: es ha­bi­tual que cuan­do él o ella han te­ni­do des­cen­den­cia en re­la­cio­nes pre­vias, no es­tén tan in­tere­sa­dos en vol­ver a pro­crear o por lo me­nos de­ci­dan es­pe­rar un tiem­po. Hay quie­nes ac­ce­den a te­ner uno o más hi­jos por en­tre­ga al otro. Una vez más, se im­po­ne un diá­lo­go pro­fun­do pa­ra que lue­go no sur­jan ren­co­res ni re­cri­mi­na­cio­nes.

“Los te­mo­res rei­nan”: mu­chas per­so­nas no quie­ren ser pa­dres por te­mo­res tan úni­cos co­mo ca­da uno de esos se­res: que el ni­ño ten­ga pro­ble­mas de sa­lud, no po­der abas­te­cer­lo eco­nó­mi­ca­men­te, ver coar­ta­da la li­ber­tad in­di­vi­dual y de la pa­re­ja, etc. Pue­de que en es­tos ca­sos ha­ya que tra­ba­jar un po­co pa­ra en­con­trar la pun­ta del ovi­llo: si el de­seo es­tá ta­pa­do por el mie­do, por ejem­plo, o si de ver­dad no se quie­re con­ce­bir o adop­tar. Pe­dir ayu­da pro­fe­sio­nal pue­de qui­tar a la pa­re­ja un enor­me pe­so.

¿Y los man­da­tos? A las mu­je­res, du­ran­te si­glos, se las se­ña­ló con el de­do si no eran ma­dres. In­clu­si­ve, mu­chos las veían co­mo se­res in­com­ple­tos si no te­nían des­cen­den­cia. Ca­da vez son más las mu­je­res- y va­ro­nes, aun­que so­bre ellos no exis­te tan­ta pre­sión so­cial- que no sien­ten a la ma­ter­ni­dad co­mo un de­seo. que prio­ri­zan otros as­pec­tos de su vida. El man­da­to va ca­mino a la disolución.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.