Li­be­rar­se de las to­xi­nas

Mia - - ALIMENTACIÓN CONCIENTE - Por Pa­blo de la Igle­sia*

El oc­ci­den­tal pro­me­dio in­gie­re ex­ce­sos de gra­sa ani­mal (car­ne, em­bu­ti­dos, man­te­ca, huevos in­dus­tria­li­za­do), azú­ca­res re­fi­na­dos (azú­car, pan blan­co, ga­seo­sa), ex­ci­tan­tes (al­cohol, ca­fé) o sal, to­dos fac­to­res con­di­cio­nan­tes pa­ra que las ar­te­rias se atas­quen, ha­ya so­bre­pe­so, de­bi­li­dad fí­si­ca e in­mu­no­ló­gi­ca, re­ten­ción de lí­qui­dos, etc. Ade­más, se con­su­men po­cas fru­tas, ver­du­ras, pes­ca­do, azú­ca­res len­tos y agua, de­fi­cien­cia que pro­vo­ca ca­ren­cias nu­tri­ti­vas y si­tua­cio­nes de es­tre­ñi­mien­to, des­hi­dra­ta­ción y ma­les­tar ge­ne­ral.

Otra de las ten­den­cias preo­cu­pan­tes es el cons­tan­te cre­ci­mien­to del con­su­mo de pla­tos pre­pa­ra­dos, ali­men­tos in­dus­tria­li­za­dos y lis­tos pa­ra con­su­mir, con­ge­la­dos y re­fri­ge­ra­dos, co­ci­na­dos y es­te­ri­li­za­dos y des­hi­dra­ta­dos.

Los ali­men­tos light tam­bién ha­ce su apor­te a la so­bre­car­ga to­xé­mi­ca que tie­nen que so­por­tar los cas­ti­ga­dos or­ga­nis­mos, ade­más de ser de­fi­cien­tes en tér­mi­nos nu­tri­cio­na­les, tam­po­co sue­len ser apro­pia­dos pa­ra uno de sus fi­nes más pro­mo­cio­na­dos co­mo lo es la su­pues­ta ayu­da que brin­dan pa­ra ba­jar de pe­so. La Dra. Ju­dith Ros­sett, miem­bro de la Aso­van­tes, cia­ción Ame­ri­ca­na del Co­ra­zón, ase­gu­ra que si bien mu­chos de es­tos ali­men­tos light son ba­jos en gra­sas, en oca­sio­nes tie­nen más ca­lo­rías y ter­mi­nan en­gor­dan­do más que los ali­men­tos con­ven­cio­na­les, otra ra­zón por la cual pue­den ge­ne­rar so­bre­pe­so es de­bi­do a que la gen­te pien­sa que no en­gor­dan y co­men can­ti­da­des ma­yo­res. En ellos sue­len uti­li­zar­se edul­co­ran­tes ar­ti­fi­cia­les que pro­vo­can alteraciones en la glu­ce­mia y la ma­yo­ría han si­do aso­cia­dos con una mayor in­ci­den­cia de cán­cer y en­fer­me­da­des neu­ro­ló­gi­cas. Con to­do, es­tas ne­fas­tas sus­tan­cias con­ti­núan uti­li­zán­do­se en for­ma in­dis­cri­mi­na­da.

Mu­chas em­pre­sas, a sa­bien­das de que la ali­men­ta­ción sa­na cons­ti­tu­ye un ne­go­cio ca­da vez más in­tere­san­te, pro­mue­ven sus pro­duc­tos co­mo na­tu­ra­les cuan­do no lo son. Por ejem­plo, en Es­pa­ña, la em­pre­sa Da­no­ne so­lía pro­mo­ver una va­rie­dad de yo­gur ba­jo la de­no­mi­na­ción BioDa­no­ne, in­du­cien­do ven­tas en­tre las per­so­nas que creen que es un ali­men­to bio­ló­gi­co cuan­do en reali­dad es una ar­gu­cia co­mer­cial apro­ve­chan­do una au­sen­cia en la le­gis­la­ción. En EE. UU., Mc Do­nald’s so­lía pu­bli­ci­tar unas pa­pas fri­tas ve­ge­ta­ria­nas cuan­do, en reali­dad, es­ta­ban uti­li­zan­do con­di­men­tos con ex­trac­tos de car­ne.

Con la ex­cu­sa de que mu­chos adio­ti­vos ali­men­ta­rios se mues­tran ino­cuos en el la­bo­ra­to­rio, he­mos co­men­za­do a in­ge­rir in­vo­lun­ta­ria­men­te una can­ti­dad de sus­tan­cias con las cua­les ya he­mos co­men­za­do a fa­mi­lia­ri­zar­nos: co­lo­ran­tes, aro­ma­ti­zan­tes, edul­co­ran­tes, es­ta­bi­li­zan­tes, emul­sio­nan­tes, ge­li­fi­can­tes, es­pe­san­tes, con­ser-

aci­du­lan­tes, neu­tra­li­zan­tes, ga­si­fi­can­tes. Lle­gan a no­so­tros a tra­vés de los ali­men­tos, me­di­ca­men­tos, el ta­ba­co, la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal, la cos­mé­ti­ca, los tin­tes quí­mi­cos. Re­co­no­ce­mos que el uso de adi­ti­vos es muy im­por­tan­te pa­ra po­der ali­men­tar a las ma­sas de po­bla­ción de las gran­des ciu­da­des, pe­ro lo que se cues­tio­na es el cri­te­rio con el cual son uti­li­za­dos.

Qué ha­cer

Es vir­tual­men­te im­po­si­ble evi­tar tó­xi­cos en los ali­men­tos, pe­ro, si co­mo pri­me­ra me­di­da, nos fo­ca­li­za­mos en fru­tas, ver­du­ras, se­mi­llas, ce­rea­les in­te­gra­les y le­gum­bres co­mo eje de nues­tra ali­men­ta­ción, ya ha­bre­mos da­do un gran pa­so.

Lue­go, en la me­di­da que nos sea po­si­ble, pro­cu­ra­re­mos ali­men­tos or­gá­ni­cos, en especial los que sean de ori­gen ani­mal. Por ejem­plo, hay una gran di­fe­ren­cia en­tre un hue­vo de gran­ja in­dus­trial y uno pro­du­ci­do por ga­lli­nas cu­yo es­ti­lo de vida se ase­me­ja al na­tu­ral y, si bus­ca­mos, se consiguen aún en las gran­des ciu­da­des. No es ne­ce­sa­rio con­su­mir mu­chos y hay que fo­ca­li­zar en la ca­li­dad.

En cuan­to a las car­nes, la me­jor op­ción es el pes­ca­do de mar, co­mo el atún, el sal­món o las sar­di­nas. ¡Y pro­cu­ra­re­mos que nues­tro pro­vee­dor nos ase­gu­re que son de mar y no de pis­ci­fac­to­ría! Si con­su­mi­mos car­nes ro­jas, que sean po­cas, en nues­tro país, ya hay ca­de­nas de car­ni­ce­rías que co­mer­cia­li­zan car­nes de pas­to­reo y no de feed­lot; ele­gir car­ne de pas­to­reo po­ten­cia los be­ne­fi­cios de su con­su­mo, re­du­ce los pre­jui­cios y ayu­da­mos a cui­dar el me­dio am­bien­te.

Por su­pues­to, be­ber abun­dan­te agua, to­mar con­tac­to con la na­tu­ra­le­za fre­cuen­te­men­te y con­tro­lar el es­trés, ayu­da­rá a man­te­ner con­tro­la­das las to­xi­nas exó­ge­nas y las ge­ne­ra­das en­dó­ge­na­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.