El bo­ca­di­to FA­MO­SO

Al igual que un día nos vi­mos a to­dos co­mien­do sus­hi, es­tas bo­li­tas o trian­gu­li­tos vie­nen pi­san­do fuer­te. Son un snack an­ti­guo y po­pu­lar en Ja­pón, pe­ro re­cién aho­ra, los oni­gi­ri se es­tán co­no­cien­do en el mun­do

Mia - - COCINA TENDENCIA -

Se los co­no­ce co­mo oni­gi­ri o tam­bién co­mo omu­su­bi. Pue­den ser re­don­dos, trian­gu­la­res, cua­dran­gu­la­res, ve­ge­ta­ria­nos, ve­ga­nos o, in­clu­so, un bo­ca­di­llo ex­qui­si­to pa­ra carnívoros. En Ja­pón, son el me­jor acom­pa­ñan­te pa­ra el ata­que de ham­bre. Los ni­ños lo lle­van a la es­cue­la y los adul­tos al tra­ba­jo, es tan prác­ti­co y nu­tri­ti­vo que ya se es­tá ex­ten­dien­do ha­cia otras la­ti­tu­des, co­mo la eu­ro­pea. "En Ja­pón es­te snack es po­pu­lar des­de

ha­ce más de 1000 años", cuen­ta la blo­gue­ra Kao­ru Iri­ya­ma. Su his­tó­ri­ca fa­ma res­pon­de a que se pre­pa­ra muy fá­cil y muy rá­pi­do y, ade­más, los in­gre­dien­tes no son ca­ros. Se ne­ce­si­ta el mis­mo ti­po de arroz que se uti­li­za pa­ra el sus­hi, que es si­mi­lar al del ri­sot­to. Tra­du­ci­do, son sim­ple­men­te bo­las de arroz, con o sin re­lleno, con o sin lá­mi­nas de al­gas. Los hay sa­la­dos y dul­ces se­gún los gus­tos y las oca­sio­nes.

Có­mo se ha­cen

Pa­ra pre­pa­rar unos 3 a 4 oni­gi­ri, se pre­ci­san 120 gra­mos o una ta­za de arroz. An­tes de her­vir­lo, hay que la­var­lo co­lo­cán­do­lo en agua fría y re­vol­vién­do­lo has­ta que el agua de­je de que­dar turbia por el al­mi­dón del arroz. Lue­go, se hier­ve en agua con sal. La re­gla cen­tral es que se de­be es­pe­rar que hier­va el agua y, lue­go, rá­pi­da­men­te ba­jar la lla­ma y de­jar­lo hir­vien­do a fue­go len­to has­ta que ha­ya con­su­mi­do el lí­qui­do. Una vez lis­to, se de­ja en­friar.

Ya frío, se to­man por­cio­nes pa­ra ar­mar las bo­li­tas, trián­gu­los o cua­dra­dos. En el cen­tro de esas for­mas, se co­lo­ca­rán los de­más in­gre­dien­tes, pre­via­men­te pi­ca­dos. "En mi fa­mi­lia, la tra­di­ción es co­mer­los con sal­món gri­lla­do, ci­rue­las áci­das ma­ri­na­das (ume­bos­hi) y un po­co de ju­go de jen­gi­bre", ex­pli­ca Iri­ya­ma.

Pe­ro las va­rian­tes son ili­mi­ta­das. Pue­den co­mer­se con pes­ca­do ahu­ma­do, car­ne pi­ca­da o tro­ci­tos de fi­let; con ver­du­ras sal­tea­das, pas­ta de pal­ta o cual­quier co­sa que se ad­hie­ra al arroz, to­do que­da ex­qui­si­to. Otros le aña­den una pas­ta de ca­la­ba­za y sé­sa­mo; pas­ta de ma­ní, que­so fres­co con pe­pi­ni­llos pi­can­tes, chut­ney de man­go, curry tai­lan­dés o en­sa­la­da de al­gas ma­ri­nas. Los más oc­ci­den­ta­li­za­dos, usan po­llo al jen­gi­bre, car­ne va­cu­na do­ra­da o pa­to te­ri­ya­ke. Una vez que el re­lleno esté co­lo­ca­do con al­go de pre­sión so­bre el arroz, se cu­bre la for­ma con un al­ga do­ra­da, to­tal o par­cial­men­te. El al­ga sir­ve pa­ra que sea más có­mo­do a la ho­ra de co­mer. Por su­pues­to, se pue­de pres­cin­dir ya que, de cual­quier ma­ne­ra, que­da com­pac­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.